Miércoles, 28 de Febrero del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  5645,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
ES JESÚS, EL PROFETA DE NAZARET
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=1040&web=homilias-mensajes

Domingo de Ramos (ciclo A): 13 de abril del 2014

Is 50,4-7 - Fil 2,6-11 - Mt 21,1-11 - Mt 26,14-27,66

 

ES JESÚS, EL PROFETA DE NAZARET

   Durante la Semana Santa, muchas personas aprovechan para viajar,

descansar, hacer turismo y, luego, mostrar a sus familiares y amigos

las fotografías de las ‘procesiones masivas’ que han presenciado…

Sin embargo, tengamos presente que Jesús, el Profeta de Nazaret,

por dar vida a las personas pobres, débiles, indefensas, excluidas…

fue ejecutado como un delincuente, por los poderosos de siempre.

 

Tu rey, humilde, viene montado sobre un asno

   Los judíos, año tras año, celebran la fiesta de la Pascua (Ex 12), 

recordando la liberación de su pueblo de la esclavitud de Egipto.

Siglos después, Egipto es reemplazado por Roma y, desde entonces,

celebran la Pascua pero como extranjeros en su propia tierra.

   Jesús, después de haber cumplido su misión en la región de Galilea,

va a Jerusalén para la fiesta pascual, enseñando y sanando enfermos.

Al salir de Jericó, dos ciegos sentados en el camino le suplican:

Señor, que se nos abran los ojos. Jesús se compadece, toca sus ojos 

y, al instante, ambos recobran la vista y siguen a Jesús (Mt 20).

   Con los ciegos que ven, los mudos que hablan, los sordos que oyen; 

con sus discípulos y los pobres que le siguen, Jesús se dirige a Judea.

Serán días de: silencio y vivas… rechazo y amor… duelo y alegría… 

violencia y esperanza… humillación y victoria… muerte y vida…

   Jesús ingresa a la ciudad de Jerusalén, no como el gobernador Pilato

que lo hace montado en un caballo de guerra y en olor de multitud;

sino humildemente sobre un asno prestado, el animal de los pobres.

   Ya en Jerusalén, Jesús va al templo y echa fuera a los negociantes

y cambistas que han hecho de la casa de Dios una cueva de ladrones.

Como no se puede servir a Dios y al dinero, uno de los Doce, llamado

Judas Iscariote traiciona a su Maestro por treinta monedas de plata.

Lamentablemente, en nuestros días, muchas veces se usa el dinero

para derramar sangre inocente que desde la tierra clama justicia…

 

Bendito el que viene en nombre del Señor

   En varias ocasiones, Jesús anunció que en la ciudad de Jerusalén,

las autoridades religiosas lo iban a condenar a muerte, y entregar

a los paganos para que lo crucifiquen; pero Él resucitaría al tercer día.

Justamente, antes de padecer y mientras ingresa a Jerusalén,

la multitud exclama: Bendito el que viene en nombre del Señor.

La gente sencilla bendice y alaba a Jesús, el Profeta de Nazaret,

porque ha caminado por las carreteras polvorientas de Palestina,

anunciando la Buena Noticia del Reino y dando vida a los que sufren.

   Por eso, debemos ver el rostro sufriente de Cristo que nos interpela,

en los hermanos que llevan la cruz de la pobreza y miseria.

Ante esta situación sobran los discursos teóricos y tantas promesas…

Hacen falta obras concretas, como lo dirá Jesús en el juicio final:

Vengan, benditos de mi Padre, porque estuve hambriento y sediento,

emigrante y desnudo, enfermo y encarcelado, y ustedes me ayudaron.

También debemos denunciar las causas que generan tantas injusticias.

   En el siglo IV, después de tantas persecuciones y martirios,

los cristianos comenzaban a tener una vida instalada y mediocre,

y la Iglesia oficial se iba haciendo cada vez más rica y poderosa.

En este contexto, S. Hilario de Poitiers (315-367) escribe lo siguiente:

Oh Dios, ojalá me hubieses concedido vivir en los tiempos de Nerón,

me habría considerado feliz luchar contra tus enemigos declarados.

Pero ahora tenemos que combatir contra un perseguidor engañoso.

Éste no nos apuñala por la espalda, pero nos acaricia el vientre.

No confisca nuestros bienes, pero nos enriquece para la muerte.

No nos mete en la cárcel, pero nos honra y esclaviza en su palacio.

No desgarra nuestras carnes, pero destroza nuestra alma con su oro.

No nos amenaza con la hoguera, pero nos prepara para el infierno.

No lucha contra nosotros, pues tiene miedo de ser vencido.

Nos adula para poder reinar. Confiesa a Cristo para negarlo.

Trabaja por la unidad para sabotear la paz. Reprime las herejías

para destruir a los cristianos. Construye templos para demoler la fe.

Lleva tu nombre a flor de labios y en sus discursos, pero hace todo

lo que puede para que nadie crea que Tú eres Dios.

Consigue ser perseguidor sin hacer mártires.

   Entonces Jesús dijo: Yo los envío como ovejas en medio de lobos,

sean astutos como serpientes y sencillos como palomas.

J. Castillo A

 

NADA LO PUDO DETENER

               

            La ejecución del Bautista no fue algo casual. Según una idea muy extendida en el pueblo judío, el destino que espera al profeta es la incomprensión, el rechazo y, en muchos casos, la muerte. Probablemente, Jesús contó desde muy pronto con la posibilidad de un final violento.

            Jesús no fue un suicida ni buscaba el martirio. Nunca quiso el sufrimiento ni para Él ni para nadie. Dedicó su vida a combatirlo en la enfermedad, las injusticias, la marginación o la desesperanza. Vivió entregado a buscar el reino de Dios y su justicia: ese mundo más digno y dichoso para todos, que busca su Padre.

            Si acepta la persecución y el martirio es por fidelidad a ese proyecto de Dios que no quiere ver sufrir a sus hijos e hijas. Por eso, no corre hacia la muerte, pero tampoco se echa atrás. No huye ante las amenazas, tampoco modifica ni suaviza su mensaje.

            Le habría sido fácil evitar la ejecución. Habría bastado con callarse y no insistir en lo que podía irritar en el templo o en el palacio del prefecto romano. No lo hizo. Siguió su camino. Prefirió ser ejecutado antes que traicionar su conciencia y ser infiel al proyecto de Dios, su Padre.

            Aprendió a vivir en un clima de inseguridad, conflictos y acusaciones. Día a día se fue reafirmando en su misión y siguió anunciando con claridad su mensaje. Se atrevió a difundirlo no solo en las aldeas retiradas de Galilea, sino en el entorno peligroso del templo. Nada lo detuvo.

            Morirá fiel al Dios en el que ha confiado siempre. Seguirá acogiendo a todos, incluso a pecadores e indeseables. Si terminan rechazándolo, morirá como un ‘excluido’ pero con su muerte confirmará lo que ha sido su vida entera: confianza total en un Dios que no rechaza ni excluye a nadie de su perdón.

            Seguirá buscando el Reino de Dios y su justicia, identificándose con los más pobres y despreciados. Si un día lo ejecutan en el suplicio de la cruz, reservado para esclavos, morirá como el más pobre y despreciado, pero con su muerte sellará para siempre su fe en un Dios que quiere la salvación del ser humano de todo lo que lo esclaviza.

            Los seguidores de Jesús descubrimos el Misterio último de la realidad, encarnado en su amor y entrega extrema al ser humano. En el amor de ese crucificado está Dios mismo identificado con todos los que sufren, gritando contra todas las injusticias y perdonando a los verdugos de todos los tiempos. En este Dios se puede creer o no creer, pero no es posible burlarse de Él. En Él confiamos los cristianos. Nada lo detendrá en su empeño de salvar a sus hijos.

José Antonio Pagola (2014)

 

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Febrero 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones