Miércoles, 28 de Febrero del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  6506,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
ACUÉRDENSE QUE SON PASTORES
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=1086&web=homilias-mensajes

IV Domingo de Pascua (ciclo A): 11 de mayo del 2014

Hch 2,14.36-41  -  1Pedro 2,20-25  -  Jn 10,1-10

 

ACUÉRDENSE QUE SON PASTORES

   Jesús de Nazaret que conoce muy bien el trabajo de los campesinos,

se dirige a los fariseos, guías ciegos del pueblo, para decirles:

hay pastores que asaltan el corral de las ovejas para robar y matar;

pero también, hay pastores que conocen, aman y sirven al rebaño.

 

¡Ay de los pastores que se apacientan a sí mismos!

   En la época de Jesús y, lamentablemente, también en nuestros días, 

hay malos pastores, es decir, malas autoridades que son: ladrones,

asaltantes, entran al redil por otra parte para robar, matar, destruir.

Por estas maldades, las ovejas huyen, no los siguen ni los escuchan

  Al respecto, recordemos la denuncia del profeta Ezequiel (cap.34):

¡Ay de los pastores de Israel que se apacientan a sí mismos!

¿Acaso los pastores no deberían cuidar a las ovejas?

Pero ustedes se alimentan con su leche y se visten con su lana,

matan a las más gordas pero no apacientan el rebaño.

No fortalecen a las débiles, ni sanan a las enfermas y heridas.

No reúnen a las débiles, ni buscan a las perdidas.

Por falta de pastor mis ovejas fueron presa de fieras salvajes

   Al revisar nuestra historia, encontramos denuncias similares:

   Una sola cosa quiero, acerca de lo pasado decir, para que los que

allá lo sintieran, como se debe sentir, lo lloren con nosotros…

Desde que esta tierra se descubrió, no se ha tenido a esta miserable 

gente más respeto, ni aún tanto que a animales brutos, en quitarles 

sus haciendas, robarles, matarles… Y que los indios eran animales 

baldíos, que el primero que los tomaba como cosa sin dueño,

los podría tomar para sí (fray Domingo de Santo Tomás, en1550).

   El III Concilio de Lima (1582-1583) presidido por Santo Toribio,

hablando sobre la defensa y cuidado de los indios, dice lo siguiente:

Y a los curas y otros ministros eclesiásticos manda muy de veras

que se acuerden que son pastores y no carniceros… porque es cosa

muy fea que los ministros de Dios se hagan verdugos de los indios

 

He venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia

   Muy diferente las características del buen pastor que da vida:

El pastor de las ovejas entra por la puerta y el cuidador le abre…

Las ovejas oyen su voz, él las llama por su nombre y las saca…

Camina delante de ellas y ellas le siguen porque conocen su voz

  Como los fariseos no entendían a qué se refería, Jesús les dice:

Les aseguro que Yo soy la puerta de las ovejas…

Quién entra por mí se salva, puede entrar y salir, y encuentra pasto…

Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia

   Sobre Jesús, el amigo de la vida, el documento de Aparecida dice:

Jesús, el Buen Pastor, quiere comunicarnos su vida y ponerse

al servicio de la vida. Lo vemos cuando se acerca al ciego del camino

(Mc 10), cuando dignifica a la samaritana (Jn 4), cuando sana a los

enfermos (Mt 11), cuando alimenta al pueblo hambriento (Mc 6),

cuando libera a los endemoniados (Mc 5). En su Reino de vida, Jesús

incluye a todos: come y bebe con pecadores (Mc 2), sin importarle

que lo traten de comilón y borracho (Mt 11); toca leprosos (Lc 5),

deja que una mujer prostituta unja sus pies (Lc 7) y, de noche, recibe

a Nicodemo para invitarle a nacer de nuevo (Jn 3). Igualmente, invita

a sus discípulos a la reconciliación (Mt 5), al amor a los enemigos

(Mt 5), a optar por los más pobres (Lc 14). (DA, n.353).

¿Qué nos impide oír la voz de Jesús y seguir su ejemplo?

¿Por qué muchos de nosotros permanecemos en nuestro egoísmo,

sin preocuparnos por los pobres que buscan: vida, verdad, justicia?

   Para entrar en el Reino de la vida no basta decir: ¡Señor, Señor!, 

sino hacer la voluntad del Padre celestial (Mt 7). Con estas palabras,

Jesús cuestiona nuestra indiferencia frente a la destrucción de la vida:

la vida de nuestra madre tierra… y la vida de los pobres indefensos…

   Ante los abusos de los esclavos del consumo y del becerro de oro,

Jesús nos sigue interpelando desde sus hermanos pobres… (Mt 25).

Por este motivo, si cerramos los ojos ante esta dolorosa realidad,

entonces ya no somos defensores de la vida plena que Jesús nos da. 

Todo lo contrario, nos situamos en el camino de la muerte: Nosotros 

sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida porque amamos

a los hermanos. Quien no ama permanece en la muerte. Quien odia

a su hermano es homicida… Hijitos, que nuestro amor no sea

solamente de palabras, sino que se demuestre con obras (1Jn 3).

J. Castillo A.   

    

NUEVA RELACIÓN CON JESÚS

             En las comunidades cristianas necesitamos vivir una experiencia nueva de Jesús reavivando nuestra relación con Él. Ponerlo decididamente en el centro de nuestra vida. Pasar de un Jesús confesado de manera rutinaria a un Jesús acogido vitalmente. El Evangelio de Juan hace algunas sugerencias importantes al hablar de la relación de las ovejas con su Pastor.

            Lo primero es ‘escuchar su voz’ en toda su frescura y originalidad. No con fundirla con el respeto a las tradiciones ni con la novedad de las modas. No dejarnos distraer ni aturdir por otras voces extrañas que, aunque se escuchen en el interior de la Iglesia, no comunican su Buena Noticia.

            Es importante sentirnos llamados por Jesús ‘por nuestro nombre’. Dejarnos atraer por Él, personalmente. Descubrir poco a poco, y cada vez con más alegría, que nadie responde como Él a nuestras preguntas más decisivas, nuestros anhelos más profundos y nuestras necesidades últimas.

            Es decisivo ‘seguir’ a Jesús. La fe cristiana no consiste en creer cosas sobre Jesús, sino en creerle a Él: vivir confiando en su persona. Inspirarnos en su estilo de vida para orientar nuestra propia existencia con lucidez y responsabilidad.

            Es vital caminar teniendo a Jesús ‘delante de nosotros’. No hacer el recorrido de nuestra vida en solitario. Experimentar en algún momento, aunque sea de manera torpe, que es posible vivir la vida desde su raíz: desde ese Dios que se nos ofrece en Jesús, más humano, más amigo, más cercano y salvador que todas nuestras teorías.

            Esta relación viva con Jesús no nace en nosotros de manera automática. Se va despertando en nuestro interior de forma frágil y humilde. Al comienzo, es casi solo un deseo. Por lo general, crece rodeada de dudas, interrogantes y resistencias. Pero, no sé cómo, llega un momento en el que el contacto con Jesús empieza a marcar decisivamente nuestra vida.

            Estoy convencido de que el futuro de la fe entre nosotros se está decidiendo, en buena parte, en la conciencia de quienes en estos momentos nos sentimos cristianos. Ahora mismo, la fe se está reavivando o se va extinguiendo en nuestras parroquias y comunidades, en el corazón de los sacerdotes y fieles que las formamos.

            La increencia empieza a penetrar en nosotros desde el mismo momento en que nuestra relación con Jesús pierde fuerza, o queda adormecida por la rutina, la indiferencia y la despreocupación. Por eso, el Papa Francisco ha reconocido que: necesitamos crear espacios motivadores y sanadores... lugares donde regenerar la fe en Jesús. Hemos de escuchar su llamada.

 

José Antonio Pagola (2014)

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Febrero 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones