Miércoles, 28 de Febrero del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  5798,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
CAMINO, VERDAD Y VIDA
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=1095&web=homilias-mensajes

V Domingo de Pascua (ciclo A): 18 de mayo del 2014

Hch 6,1-7  -  1Pe 2,4-9  -  Jn 14,1-12

 

CAMINO, VERDAD Y VIDA

   Hoy, ante tanta corrupción y mentira, violencia y muerte injusta…

en vez de lamentarnos o permanecer indiferentes, escuchemos a Jesús 

que nos sigue diciendo: Yo soy el camino, la verdad y la vida.

Fieles a sus enseñanzas, mantengámonos firmes en su seguimiento,

porque solo Él es el camino que nos conduce al Padre, la verdad que

nos hace libres, la vida que nos colma de alegría (Plegaria Euc. V/b).

 

Jesús es el CAMINO que nos conduce al Padre

   Un día, Andrés y Juan preguntan a Jesús: Maestro ¿dónde vives?

Jesús les dice: Vengan y vean. Ellos fueron, vieron dónde vivía,  

y se quedaron con Él (Jn 1). Así empezó el grupo de los Doce.

Gracias a este encuentro personal, todos ellos caminan con Jesús,

y al oír sus enseñanzas y ver sus obras, van descubriendo el verdadero

rostro de Dios: un Padre compasivo y misericordioso que ama la vida.

   Sabiendo Jesús que llegaba la hora de pasar de este mundo al Padre,

se dirige a sus discípulos y para animarlos les dice: No se angustien…

En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones… Cuando haya ido

y les tenga preparado un lugar, volveré para llevarlos conmigo.

Cuando Tomás le pregunta: Señor, no sabemos adónde vas, ¿cómo

podemos conocer el camino? Jesús le contesta: Yo soy el Camino

   Para experimentar que Dios es nuestro Padre, Jesús es el Camino

pues Él es: el rostro humano de Dios y el rostro divino del hombre.

Jamás debemos olvidar que el gran regalo que Dios nos hace es Jesús,

su Hijo único, que vino al mundo para salvar, no para condenar (Jn 3).

Y para llegar al Padre hay un camino: amar como Jesús nos ama,

preferentemente, ayudando a sus hermanos que tienen hambre y sed…

   Jesús envía a sus discípulos, como ovejas entre lobos, diciéndoles:

El camino que lleva a la perdición es ancho y espacioso, y muchos

van por ahí. ¡Y qué angosto y estrecho es el camino que lleva a la

salvación!, y son pocos los que lo encuentran (Mt 7). Ciertamente,

los caminos de Dios no son como los caminos del hombre (Is 55).

 

Jesús es la VERDAD que nos hace libres

   ¿Hasta cuándo ciertos medios de comunicación seguirán mintiendo,

en vez de informar objetivamente y formar la opinión de la gente?

¿Por qué muchos candidatos prometen una cosa durante la campaña

electoral, y cuando llegan al poder hacen todo lo contrario?

¿Tiene sentido jurar por los Santos Evangelios para decir la verdad,

nada más que la verdad y solamente la verdad; sabiendo de antemano

que el juicio ya está ganado por quienes han sobornado al juez?

   Hace falta que en nuestra sociedad,  mayoritariamente cristiana,

nos comprometamos a decir la verdad, como lo hizo Jesús de Nazaret.

Él es la Verdad… En Él no hay mentira, por eso nos sigue diciendo:

Si permanecen fieles a mi palabra, serán realmente discípulos míos,

Entonces conocerán la verdad y la verdad los hará libres (Jn 8).

Más adelante, mientras ora por sus discípulos, Jesús exclama:

Padre, conságralos por medio de la verdad, tu palabra es verdad.

Como tú me enviaste al mundo, también yo los envío al mundo. Por

ellos me consagro, para que sean consagrados con la verdad (Jn 17).

Cuando Pilato le dice: Entonces, ¿tú eres rey?; Jesús le contesta:

Yo soy rey, para eso he nacido y vine al mundo, para dar testimonio

de la verdad. Quien está de parte de la verdad escucha mi voz (Jn 18).

 

Jesús es la VIDA que nos colma de alegría

   ¿Es posible que un cristiano pisotee los derechos más elementales,

como es el derecho a tener una vida: digna, humana, fraterna?

¿Por qué ciertos sectores organizan la sociedad según sus intereses,

dejando en la miseria a una inmensa mayoría de nuestra población?

¿Hasta cuándo, en vez de la compasión, misericordia y solidaridad,

seguirá reinando el egoísmo y la más absoluta indiferencia?

¿Para qué consolar a un pobre con programas sociales paliativos,

si se crea cien pobres más con el actual sistema neocolonialista?

   Frente a éstas y otras interrogantes, Jesús anuncia: Yo soy la vida

En el discurso sobre el pan de vida, Jesús dice: Yo soy el pan vivo

bajado del cielo. Quien come de este pan vivirá para siempre (Jn 6).

Jesús, el Buen Pastor, vino para que tengamos vida en abundancia;

Él nos conoce y entrega su vida por nosotros sus ovejas (Jn 10).

Y, en el discurso de despedida, Jesús dice: Éste es mi mandamiento:

ámense unos a otros como yo les he amado. El amor más grande que

uno puede tener es dar su vida por sus amigos (Jn 15).

J. Castillo A.

 

EL CAMINO

            Al final de la última cena, los discípulos comienzan a intuir que Jesús ya no estará mucho tiempo con ellos. La salida precipitada de Judas, el anuncio de que Pedro lo negará muy pronto, las palabras de Jesús hablando de su próxima partida, han dejado a todos desconcertado y abatidos. ¿Qué va ser de ellos?

            Jesús capta su tristeza y su turbación. Su corazón se conmueve. Olvidándose de sí mismo y de lo que le espera, Jesús trata de animarlos: Que no se turbe vuestro corazón; creed en Dios y creed también en mí. Más tarde, en el curso de la conversación, Jesús les hace esta confesión: Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí. No lo han de olvidar nunca.

            Yo soy el camino. El problema de no pocos no es que viven extraviados o descaminados. Sencillamente, viven sin camino, perdidos en una especie de laberinto: andando y desandando los mil caminos que, desde fuera, les van indicando las consignas y modas del momento.

            Y, ¿qué puede hacer un hombre o una mujer cuando se encuentra sin camino? ¿A quién se puede dirigir? ¿Adónde puede acudir? Si se acerca a Jesús, lo que encontrará no es una religión, sino un camino. A veces, avanzará con fe; otras veces, encontrará dificultades; incluso podrá retroceder, pero está en el camino acertado que conduce al Padre. Esta es la promesa de Jesús.

            Yo soy la verdad. Estas palabras encierran una invitación escandalosa a los oídos modernos. No todo se reduce a la razón. La teoría científica no contiene toda la verdad. El misterio último de la realidad no se deja atrapar por los análisis más sofisticados. El ser humano ha de vivir ante el misterio último de la realidad.

            Jesús se presenta como camino que conduce y acerca a ese Misterio último. Dios no se impone. No fuerza a nadie con pruebas ni evidencias. El Misterio último es silencio y atracción respetuosa. Jesús es el camino que nos puede abrir a su Bondad.

            Yo soy la vida. Jesús puede ir transformando nuestra vida. No como el maestro lejano que ha dejado un legado de sabiduría admirable a la humanidad, sino como alguien vivo que, desde el mismo fondo de nuestro ser, nos infunde un germen de vida nueva.

            Esta acción de Jesús en nosotros se produce casi siempre de forma discreta y callada. El creyente mismo solo intuye una presencia imperceptible. A veces, sin embargo, nos invade la certeza, la alegría incontenible, la confianza total: Dios existe, nos ama, todo es posible, incluso la vida eterna. Nunca entenderemos la fe cristiana si no acogemos a Jesús como el camino, la verdad y la vida. 

José Antonio Pagola (2014)

 

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Febrero 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones