Miércoles, 28 de Febrero del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  4712,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
YO ESTOY CON USTEDES
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=1101&web=homilias-mensajes

VI Domingo de Pascua (ciclo A): 25 de mayo del 2014

Hch 8,5-8.14-17  -  1Pe 3,15-18  -  Jn 14,15-21

 

YO ESTOY CON USTEDES

   Mientras Jesús se despide  de sus discípulos les dice: Si ustedes

me aman, cumplirán mis mandamientos. También les promete:

Pediré al Padre que les dé otro Defensor, el Espíritu de la verdad.

Y añade: No les dejaré huérfanos, volveré para estar con ustedes.

Esto nos recuerda lo dicho por Isaías sobre el rostro materno de Dios:

¿Puede una madre olvidar o dejar de amar al hijo de sus entrañas?

Pues aunque ella se olvide, yo tu Dios no te olvidaré (Is 49).

 

Si me aman, cumplirán mis mandamientos

   Durante el tiempo que Jesús anunció el Reino de Dios en Palestina,

caminó por ciudades y pueblos acompañado de sus discípulos.

A todos ellos les amó con el mismo amor con que el Padre le ama.

Han pasado tres años… y entre ellos hay egoísmo, no saben amarse,

discuten y ambicionan ocupar los primeros puestos (Mc 10).

¿Qué será de ellos ahora que Jesús -traicionado por uno de ellos-

será encarcelado, torturado y morirá injustamente crucificado?

   Fue entonces cuando Jesús, insistiendo una y otra vez, les dice:

Si ustedes me aman, cumplirán mis mandamientos… El que conoce

mis mandamientos y los cumple, ése es el que me ama.

Jamás debemos olvidar que su mandamiento nuevo es: amarnos

mutuamente como Él nos ama. Si de veras nos amamos unos a otros,

todos reconocerán que somos sus discípulos. No hay otro camino.

   Si amamos a Jesús, escuchemos y practiquemos sus enseñanzas,

preocupándonos -sobre todo- de los insignificantes y necesitados:

que no tienen pan para saciar su hambre… agua para calmar su sed…

techo donde vivir dignamente… vestidos que cubran su desnudez…

Desde todos ellos, el mismo Jesús nos sigue diciendo: si me aman

nos llama a convertirnos… nos invita a un amor comprometido…

Desde ellos, Jesús desenmascara nuestras costumbres religiosas…

rompe nuestra rutina, tranquilidad, egoísmo, indiferencia…

Los pobres nos evangelizan, ellos son los hermanos de Jesús.

 

El Defensor, el Espíritu de la verdad

   Refiriéndose a la verdad que nos hace libres, Jesús dice a los judíos:

El padre de ustedes es el diablo… Él es asesino desde el principio.

No se mantiene en la verdad, y nunca dice la verdad. Cuando dice

mentiras, habla su lenguaje, él es mentiroso y padre de la mentira.

Pero como yo digo la verdad, ustedes no me creen (Jn 8).

   Esta denuncia de Jesús se aplica, hoy, a ciertas autoridades quienes,

desde el poder, han institucionalizado: corrupción, robo, asesinato.

-Hoy… el poderoso se come al más débil (EG, n.53).

-La adoración del antiguo becerro de oro ha encontrado una versión

nueva y despiadada en la dictadura de la economía sin rostro (ib.55).

-Los excluidos ven crecer ese cáncer social que es la corrupción (60).

   Frente a estos problemas, volvamos nuestra mirada a Jesús.

Él jamás se deja engañar por el poder y bienestar del imperio romano,

tampoco se deja seducir por las ceremonias y las riquezas del templo,

ni por las enseñanzas religiosas de los fariseos y maestros de la ley.

Con palabras y obras, busca el Reino del Padre Dios y su justicia.

Por eso, en el discurso de despedida, anima a sus discípulos diciendo:

Pediré al Padre que les envíe otro Defensor, el Espíritu de la verdad,

que estará siempre con ustedes. Los del mundo no lo pueden recibir.

 

No les dejaré huérfanos

   Es muy triste ver, sobre todo en nuestras calles, niños huérfanos;

y, lo que es más doloroso, ver niños huérfanos de padres vivos.

Lo mismo sucede en la sociedad, donde hay autoridades que en lugar

de servir, amontonan dinero y, para ello, hacen callar o desaparecer...

   Qué diferente el ejemplo de personas sencillas que acogen al pobre:

*Allí está la inocencia de ese niño que al ver a un mendigo descalzo

y mal vestido, levanta sus gorditas manos y le dice: -¡Hola amigo!

Luego, se desprende de su madre y corre para abrazar al mendigo…

Al final, el mendigo le dice: -Señora, Ud. me dio un hermoso regalo.

Los que reciben el Reino de Dios como un niño, entrarán en él.

*También está el joven generoso que da sus cinco panes de cebada

y dos pescados, dando inicio a la multiplicación de los panes (Jn 6).

En lugar de despedir a los hambrientos, debemos darles de comer.

*No olvidemos el ejemplo del buen samaritano, que salva al herido

abandonado en el camino, no así los funcionarios del templo (Lc 10).

Lo que hacemos con los pobres, lo hacemos con Jesús.  

J. Castillo A.

 

EL ESPÍRITU DE LA VERDAD

            Jesús se está despidiendo de sus discípulos. Los ve tristes y abatidos. Pronto no lo tendrán con Él. ¿Quién podrá llenar su vacío? Hasta ahora ha sido Él quien ha cuidado de ellos, los ha defendido de los escribas y fariseos, ha sostenido su fe débil y vacilante, les ha ido descubriendo la verdad de Dios y los ha iniciado en su proyecto humanizador.

            Jesús les habla apasionadamente del Espíritu. No los quiere dejar huérfanos. Él mismo pedirá al Padre que no los abandone, que les dé ‘otro defensor’ para que ‘esté siempre con ellos’. Jesús lo llama ‘el Espíritu de la verdad’. ¿Qué se esconde en estas palabras de Jesús?

            Este ‘Espíritu de la verdad’ no hay que confundirlo con una doctrina. Esta verdad no hay que buscarla en los libros de los teólogos ni en los documentos de la jerarquía. Es algo mucho más profundo. Jesús dice que ‘vive con nosotros y está en nosotros’. Es aliento, fuerza, luz, amor... que nos llega del misterio último de Dios. Lo hemos de acoger con corazón sencillo y confiado.

            Este ‘Espíritu de la verdad’ no nos convierte en ‘propietarios’ de la verdad. No viene para que impongamos a otros nuestra fe ni para que controlemos su ortodoxia. Viene para no dejarnos huérfanos de Jesús, y nos invita a abrirnos a su verdad, escuchando, acogiendo y viviendo su Evangelio.

            Este ‘Espíritu de la verdad’ no nos hace tampoco ‘guardianes’ de la verdad, sino testigos. Nuestro quehacer no es disputar, combatir ni derrotar adversarios, sino vivir la verdad del Evangelio y ‘amar a Jesús guardando sus mandatos’.

            Este ‘Espíritu de la verdad’ está en el interior de cada uno de nosotros defendiéndonos de todo lo que nos puede apartar de Jesús. Nos invita abrirnos con sencillez al misterio de un Dios, Amigo de la vida. Quien busca a este Dios con honradez y verdad no está lejos de Él. Jesús dijo en cierta ocasión: ‘Todo el que es de la verdad, escucha mi voz’. Es cierto.

            Este ‘Espíritu de la verdad’ nos invita a vivir en la verdad de Jesús en medio de una sociedad donde con frecuencia a la mentira se le llama estrategia; a la explotación, negocio; a la irresponsabilidad, tolerancia; a la injusticia, orden establecido; a la arbitrariedad, libertad; a la falta de respeto, sinceridad...

            ¿Qué sentido puede tener la Iglesia de Jesús si dejamos que se pierda en nuestras comunidades el ‘Espíritu de la verdad’? ¿Quién podrá salvarla del autoengaño, las desviaciones y la mediocridad generalizada? ¿Quién anunciará la Buena Noticia de Jesús en una sociedad tan necesitada de aliento y esperanza?

 

José Antonio Pagola (2014)

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Febrero 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones