Viernes, 14 de Junio del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  6089,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
HACER LA VOLUNTAD DE DIOS
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=1261&web=homilias-mensajes

XXVI Domingo, Tiempo Ordinario, ciclo A: 28 septiembre 2014

Ez 18,25-28  -  Flp 2,1-11  -  Mt 21,28-32

 

HACER LA VOLUNTAD DE DIOS

   Los que tenemos la boca llena de palabras y promesas incumplidas,

bueno sería escuchar las enseñanzas de Jesús en el sermón del monte:

No los que dicen: Señor, Señor, entrarán en el Reino de los cielos,

sino los que hacen la voluntad de mi Padre que está en el cielo.

Aquel día muchos me dirán: Señor, en tu nombre hemos profetizado…

hemos arrojado demonios…  hemos hecho muchos milagros…

Yo les diré: No los conozco, aléjense de mí, malhechores (Mt 7,21ss).

 

¿Quién de los dos hizo la voluntad del padre?

   Jesús, después de cumplir su misión en Galilea, ingresa a Jerusalén.

El templo, que domina la ciudad y es orgullo de los judíos (Lc 21,5),

fue construido por Herodes que tenía las manos manchadas de sangre.

Ahora bien, aquel templo: ¿Es casa de oración o cueva de ladrones?

¿Es lugar de perdón y reconciliación o símbolo de injusticias?

¿Acoge a publicanos y prostitutas o solo a los que se creen justos?

   Allí, en la capital, están: -los sumos sacerdotes (personas sagradas),

-los ancianos (los más ricos económicamente), -los escribas (sabios

en el conocimiento de la escritura), -los fariseos (que se creen puros).

A estas autoridades Jesús les narra una breve y cuestionante parábola.

   Un padre llama a sus dos hijos y les pide trabajar en la viña familiar.

El primero le responde: No quiero. Pero después reflexiona y va.

Con sus palabras dice no, pero con sus gestos termina diciendo .

El segundo, en cambio, le dice: Ya voy, señor; pero no va a trabajar.

Éste último es un hipócrita: dice una cosa y hace lo contrario.

   Esta parábola es una fuerte crítica a los profesionales de la religión,

que de tanto repetir el nombre de Dios, terminan siendo insensibles;

como el sacerdote que ve a un herido abandonado en el camino, pero

no hace nada… Muy diferente las obras del buen samaritano (Lc 10).

De nada sirven las palabras y promesas sin el testimonio de las obras:

Este pueblo me honra con la boca, pero su corazón está lejos de mí.

Ofrecen un culto inútil y enseñan preceptos humanos (Mt 15,7ss).

 

Los publicanos y las prostitutas

   A continuación, Jesús hace una aplicación de la parábola.

Los publicanos y las prostitutas, por la vida que llevan, han dicho no;

pero al escuchar la predicación de Juan, se han convertido y dijeron .

En cambio, las autoridades religiosas que andan diciendo: Sí, señor;

no han creído en la predicación del Bautista ni se han arrepentido.

Les aseguro -añade Jesús- que los publicanos y las prostitutas

les llevan la delantera en el camino del Reino de Dios.

   Los dirigentes religiosos (sacerdotes, ancianos, escribas, fariseos):

-Si dan limosna, lo hacen al son de las trompetas…

como ciertas personas que dan con una mano lo que roban con la otra.

-Cuando rezan, van a las plazas y calles para ser visto por la gente…

o realizan ciertas ceremonias para devorar los bienes de las viudas.

-Si ayunan, ponen cara triste o desfiguran su rostro… sin embargo,

no hacen nada por las personas excluidas por la sociedad y la religión.

Estas autoridades tuvieron la oportunidad de escuchar a Juan Bautista

que predicaba el camino de la justicia… y no le creyeron.

Ahora está entre ellos Jesús de Nazaret y, en vez de escucharle, lo van

a condenar a muerte y entregarlo a los paganos para ser crucificado.

   Los publicanos (cobradores de impuestos)  y las prostitutas

son pecadores y no pueden participar en el culto del templo;

pero son ellos quienes han escuchado al profeta Juan y le creyeron.

   Mientras Jesús recorre pueblos y ciudades anunciando el Reino,

los publicanos y pecadores se acercan para escucharle. Por su parte,

el Profeta de la misericordia los acoge y come con ellos (Lc 15).

¿Actuamos como Jesús que vino a salvar lo que estaba perdido?

*En casa del fariseo Simón, Jesús deja que una mujer pecadora:

le lave los pies con sus lágrimas, los bese, los seque y los perfume.

A Simón que había pensado mal, Jesús le dice: ¿Ves a esta mujer?...

Yo te digo, que sus numerosos pecados le han sido perdonados,

porque ha demostrado mucho amor. Luego le dice a ella: Tus pecados

te son perdonados. Tu fe te ha salvado. Vete en paz (Lc 7,36-50).

*Zaqueo, jefe de los cobradores de impuestos, es muy rico

con el dinero mal habido y, por eso, es despreciado… Sin embargo,

gracias al encuentro personal con Jesús, se convierte, da la mitad

de sus bienes a los pobres, y a quienes ha robado les devuelve cuatro

veces más. Solo así la salvación llega a su casa (Lc 19,1-10).   

J. Castillo A.

 

POR DELANTE DE NOSOTROS

   Un día Jesús pronunció estas duras palabras contra los dirigentes religiosos de su pueblo: Os aseguro que los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el camino del Reino de Dios. Hace unos años pude comprobar que la afirmación de Jesús no es una exageración.

   Un grupo de prostitutas de diferentes países, acompañadas por algunas Hermanas Oblatas, reflexionaron sobre Jesús con la ayuda del libro: Jesús. Aproximación histórica. Todavía me conmueve la fuerza y el atractivo que tiene Jesús para estas mujeres de alma sencilla y corazón bueno. Rescato algunos de sus testimonios.

   “Me sentía sucia, vacía y poca cosa, todo el mundo me usaba. Ahora me siento con ganas de seguir viviendo porque Dios sabe mucho de mi sufrimiento... Dios está dentro de mí. Dios está dentro de mí. Dios está dentro de mí. ¡Este Jesús me entiende!...”

   “Ahora, cuando llego a casa después del trabajo, me lavo con agua muy caliente para arrancar de mi piel la suciedad y después le rezo a este Jesús porque Él sí me entiende y sabe mucho de mi sufrimiento... Jesús, quiero cambiar de vida, guíame porque tú solo conoces mi futuro...”

   “Yo pido a Jesús todo el día que me aparte de este modo de vida. Siempre que me ocurre algo, yo le llamo y Él me ayuda. Él está cerca de mí, es maravilloso... Él me lleva en sus manos, Él me carga, siento la presencia de Él...”

   “En la madrugada es cuando más hablo con Él. Él me escucha mejor porque en este horario la gente duerme. Él está aquí, no duerme. Él siempre está aquí. A puerta cerrada, me arrodillo y le pido que merezca su ayuda, que me perdone, que yo lucharé por Él…”

   “Un día yo estaba apoyada en la plaza y dije: Oh, Dios mío, ¿será que yo solo sirvo para esto? ¿Solo para la prostitución?... Entonces es el momento en que más sentí a Dios cargándome, ¿entendiste?, transformándome. Fue en aquel momento. Tanto que yo no me olvido. ¿Entendiste?...”

   “Yo ahora hablo con Jesús y le digo: aquí estoy, acompáñame. Tú viste lo que le sucedió a mi compañera (se refiere a una compañera asesinada en un hotel). Te ruego por ella y pido que nada malo suceda a mis compañeras, Yo no hablo, pero pido por ellas pues ellas son personas como yo...”

   “Estoy furiosa, triste, dolida, rechazada, nadie me quiere, no sé a quién culpar, o sería mejor odiar a la gente y a mí, o al mundo. Fíjate, desde que era niña yo creí en Ti y has permitido que esto me pasara... Te doy otra oportunidad para protegerme ahora. Bien, yo te perdono, pero por favor no me dejes de nuevo...”.

José Antonio Pagola (2014)

 

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Junio 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones