Miércoles, 28 de Febrero del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  8621,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
EXPERIENCIA Y ESPERANZA
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=1374&web=homilias-mensajes

La Sagrada Familia, ciclo B: 28 de diciembre del 2014

Eclo 3,2-14  -  Col 3,12-21  -  Lc 2,22-40

 

EXPERIENCIA Y ESPERANZA

   Así como la justicia y la paz se abrazan (Sal 85), bueno sería

que la experiencia de los mayores y la esperanza de jóvenes y niños,

caminen siempre juntos y se complementen, desde nuestras familias.

En efecto: La juventud no es solo la falta de arrugas y de canas…

La vejez no es solo la edad avanzada… Ser joven es tener una causa

a la que consagrar la propia vida (Mons. Helder Cámara).

 

Simeón y Ana, personas mayores

   En el diálogo con la samaritana, Jesús dice a sus discípulos:

Yo les he enviado a cosechar donde otros han trabajado,

ahora ustedes recogen el fruto del esfuerzo de ellos (Jn 4,35ss).

¿Qué valores ofrecen nuestras familias a las próximas generaciones?

   Simeón no es funcionario del templo. Es un hombre justo, piadoso,

y siendo de edad avanzada, espera la liberación de su pueblo.

Por eso, cuando José y María llegan al templo llevando al niño Jesús,

Simeón conducido por el Espíritu Santo, va al encuentro de ellos,

toma al niño Jesús en sus brazos y bendice a Dios diciendo:

Ahora, Señor, puedes dejar que tu servidor muera en paz, porque

mis ojos han visto la salvación… la luz que ilumina a las naciones.

Luego, Simeón se dirige a María para decirle: Este niño será signo

de contradicción, pues será acogido por unos y rechazado por otros;

y añade: en cuanto a ti, una espada de dolor atravesará tu corazón.

Años después, María estará junto a la cruz de su hijo Jesús (Jn 19,25).

   Ana es viuda, anciana de ochenta y cuatro años,  y profetisa.

Ella también va al templo y, desde que ve al niño Jesús, alaba a Dios

y habla del niño a todos los que esperan la liberación de Jerusalén.

Más adelante, Jesús acogerá a muchas mujeres como discípulas,

y les confiará la misión de anunciar el Reino de Dios.

Hoy, hace falta rescatar este servicio profético, como dice San Pablo:

Dios ha querido que en la Iglesia haya en primer lugar apóstoles,

en segundo lugar profetas, en tercer lugar maestros… (1Cor 12,28).

 

José y María, jóvenes esposos

   Después que María de Nazaret acepta ser la madre de Jesús,

va de prisa a las montañas de Judea para visitar a su prima Isabel.

Desde aquel humilde hogar, ambas mujeres gestantes alzan su voz:

-Para defender la dignidad de la mujer, frecuentemente pisoteada

 por una sociedad machista: Bendita eres entre las mujeres

-Para valorar el don de la vida de los más indefensos, a saber,

 los que están en el seno materno: Bendito es el fruto de tu vientre

-Para anunciar la actuación de Dios en una sociedad injusta:

Dios derriba del trono a los poderosos y eleva a los humildes,

colma de bienes a los hambrientos y despide vacíos a los ricos

   Más tarde, Jesús retomará estas palabras de María su madre,

y anunciará un mensaje liberador a los pobres y hambrientos,

a los que lloran y son odiados, a los excluidos y despreciados (Lc 6).

   Meses después, José y María -jóvenes esposos- van a Belén.

Allí, en un establo, María da a luz a Jesús su hijo primogénito, porque

no había sitio para ellos en la ciudad. Sin embargo, en aquel establo

hay lugar para recibir la visita de unos pastores pobres y marginados.

   Cuarenta días después José y María, fieles a la tradición (Lev 12),

van al templo de Jerusalén para el rito de la purificación de la madre;

y para la presentación del niño Jesús, el hijo primogénito de María,

ofreciendo un par de tórtolas por ser una familia pobre.

Hoy, ante una sociedad consumista, ¿somos austeros desde el hogar?

 

El niño Jesús crece en edad, sabiduría y gracia

   Tratándose de la infancia de Jesús, el tercer Evangelio termina

con estas palabras: El niño Jesús crece en edad, sabiduría y gracia.

Jesús, que ha recorrido las etapas de vida de toda persona humana,

es el Camino, la Verdad y la Vida para niños, jóvenes y adultos.

   Al respecto, escuchemos el mensaje a los jóvenes del Vaticano II:

Ustedes jóvenes van a recibir la antorcha de manos de sus mayores

y van a vivir en el mundo en el momento de sus más gigantescas

transformaciones de su historia. Ustedes, recogiendo lo mejor

del ejemplo y de las enseñanzas de sus padres y maestros, van

a formar la sociedad de mañana; se salvarán o perecerán con ella…

Miren el rostro de Jesús, el héroe verdadero, humano y sabio,

el Profeta de la verdad, del amor, el amigo de los jóvenes.

J. Castillo A.

 

FE SENCILLA

   El relato del nacimiento de Jesús es desconcertante. Según Lucas, Jesús nace en un pueblo en el que no hay sitio para acogerlo. Los pastores lo han tenido que buscar por todo Belén hasta que lo han encontrado en un lugar apartado, recostado en un pesebre, sin más testigos que sus padres. Al parecer, Lucas siente necesidad de construir un segundo relato en el que el niño sea rescatado del anonimato para ser presentado públicamente. ¿Qué lugar más apropiado que el Templo de Jerusalén para que Jesús sea acogido solemnemente como el Mesías enviado por Dios a su pueblo?

   Pero, de nuevo, el relato de Lucas va a ser desconcertante. Cuando los padres se acercan al Templo con el niño, no salen a su encuentro los sumos sacerdotes ni los demás dirigentes religiosos. Dentro de unos años, ellos serán quienes lo entregarán para ser crucificado. Jesús no encuentra acogida en esa religión segura de sí misma y olvidada del sufrimiento de los pobres.

   Tampoco vienen a recibirlo los maestros de la Ley que predican sus “tradiciones humanas” en los atrios de aquel Templo. Años más tarde, rechazarán a Jesús por curar enfermos rompiendo la ley del sábado. Jesús no encuentra acogida en doctrinas y tradiciones religiosas que no ayudan a vivir una vida más digna y más sana.

   Quienes acogen a Jesús y lo reconocen como Enviado de Dios son dos ancianos de fe sencilla y corazón abierto que han vivido su larga vida esperando la salvación de Dios. Sus nombres parecen sugerir que son personajes simbólicos. El anciano se llama Simeón (“El Señor ha escuchado”), la anciana se llama Ana (“Regalo”). Ellos representan a tanta gente de fe sencilla que, en todos los pueblos de todas los tiempos, viven con su confianza puesta en Dios.

   Los dos pertenecen a los ambientes más sanos de Israel. Son conocidos como el “Grupo de los Pobres de Yahvé”. Son gentes que no tienen nada, solo su fe en Dios. No piensan en su fortuna ni en su bienestar. Solo esperan de Dios la “consolación” que necesita su pueblo, la “liberación” que llevan buscando generación tras generación, la “luz” que ilumine las tinieblas en que viven los pueblos de la tierra. Ahora sienten que sus esperanzas se cumplen en Jesús.

   Esta fe sencilla que espera de Dios la salvación definitiva es la fe de la mayoría. Una fe poco cultivada, que se concreta casi siempre en oraciones torpes y distraídas, que se formula en expresiones poco ortodoxas, que se despierta sobre todo en momentos difíciles de apuro. Una fe que Dios no tiene ningún problema en entender y acoger. 

José Antonio Pagola (2014)

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Febrero 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones