Sábado, 6 de Marzo del 2021
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  7025,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
LAS MANOS Y LOS PIES DE JES┌S
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=1477&web=homilias-mensajes

III Domingo de Pascua (ciclo B): 19 de abril del 2015

Hch 3,13-19  -  1Jn 2,1-5  -  Lc 24,35-48

 

LAS MANOS Y LOS PIES DE JESÚS

   Los discípulos de Jesús viven aterrorizados, pues el mismo castigo

que llevó a Jesús a ser crucificado, pesa sobre ellos si son detenidos.

   Además, están abatidos y preocupados pues por salvar sus vidas,

todos ellos abandonaron a Jesús en el huerto de Getsemaní. 

   Sin embargo, Jesús se presenta en medio de ellos para reconciliarlos

con un mensaje: de paz… de alimento… de conversión y perdón

 

La paz esté con ustedes

   Jesús que ha sufrido en profundidad torturas y muerte en una cruz,

al resucitar, puede hablar de la paz que reconcilia, sana, da vida.

Jesús resucitado -víctima reconciliada y reconciliadora- se presenta

en medio de sus discípulos para anunciarles: La paz esté con ustedes.

Sin embargo, ellos tienen miedo, dudan, creen ver un fantasma.

Pero Jesús que busca reconciliar a sus discípulos apenados, añade:

Miren mis manos… Miren mis pies… Soy yo mismo...

Es el mismo Jesús de Nazaret que fue crucificado pero ha resucitado,

ahora tiene un cuerpo incorruptible, pero es la misma persona.

Sus discípulos, poco a poco, quedan admirados, se alegran y creen.

   Jesús, Profeta itinerante, caminó: -anunciando Buena Noticia

a los pobres, -liberando a los oprimidos, -sanando a los enfermos,

-alimentando a los hambrientos, -perdonando a los pecadores…

Este mismo Jesús, ahora resucitado, quiere que todos sus discípulos

no se queden paralizados por el egoísmo, la indiferencia, la rutina.

   Hoy, ante el incremento de la violencia -ya sea social o familiar-

Jesús quiere que seamos mensajeros de la paz, y nos sigue diciendo:

Cuando entren en una casa, digan primero: Paz a esta casa (Lc 10).

   A las personas y grupos de poder político y económico: -que buscan

amontonar oro y cobre, -que despojan a los campesinos e indígenas

de sus tierras, -que destruyen el medio ambiente… Jesús les dice:

Ojalá en este día comprendas los caminos de la paz (Lc 19,41ss).

¿Hasta cuándo seremos pobres, gracias a las riquezas que tenemos?

 

¿Tienen aquí algo para comer?

   Jesús, después de mostrarles sus manos y pies, pide a sus discípulos

algo para comer. Ellos le ofrecen un trozo de pescado asado.

Para Jesús la comida es signo de: vida… acogida… reconciliación…

*Ante cinco mil personas que le siguen, Jesús pide a sus discípulos

compartir el pan de cada día: Denles ustedes de comer  (Lc 9,10ss).

*El Profeta Jesús acoge a publicanos y pecadores, y come con ellos:

-No vine a llamar a justos sino a pecadores, dice a los fariseos (Lc 5).

-Acoge a pecadores y come con ellos, critican sus enemigos (Lc 15).

-Ha ido a hospedarse en casa de un pecador, murmuran todos (Lc 19)

*En las comidas con los fariseos, Jesús anuncia compasión y perdón,

denuncia sus hipocresías, pide acoger y comer con los pobres:

-En la casa del fariseo Simón, Jesús perdona a una pecadora (Lc 7).

-El interior de ustedes fariseos está lleno de robos y malicias (Lc 11).

-Cuando ofrezcas una comida invita a pobres, cojos y ciegos (Lc 14).

*Las comidas con sus discípulos hablan de muerte y resurrección:

 -Jesús se sienta a la mesa con sus discípulos y les dice: Cuánto

  he deseado comer esta Pascua con ustedes antes de padecer (Lc 22).

-Los de Emaús reconocen a Jesús resucitado al partir el pan (Lc 24).

-Jesús resucitado les dice: ¿Tienen aquí algo para comer? (Lc 24).

¿Imitamos a Jesús que acoge a todos…  y a todos  invita a su mesa?

 

Anunciar la conversión y el perdón de los pecados

   A continuación, Jesús pide a sus discípulos, ya reconciliados:

-ser testigos de su resurrección de entre los muertos, y

-anunciar la conversión y el perdón de los pecados.

   Hoy en día, cuando tantos pueblos son privados de tierra y agua,

cuando tantos trabajadores escupen sangre para que otros vivan mejor,

cuando tantas personas buscan en la basura algo que tenga valor…

los testigos de Jesús, muerto y resucitado, debemos comprometernos

para que todos ellos tengan vida, sean sujetos de su propia liberación,

y no simples objetos de caridad y de proyectos sociales paliativos.

   Debemos también, unidos a las víctimas reconciliadas, trabajar para

que el opresor reconozca el mal que ha hecho y, con la ayuda de Dios,

se convierta, pida perdón, repare todo el mal que ha ocasionado. Pues,

si alguien dice que conoce a Dios y no cumple sus mandamientos,

es un mentiroso y la Verdad no está en él (segunda lectura).      

J. Castillo A.

 

TESTIGOS

   Lucas describe el encuentro del Resucitado con sus discípulos como una experiencia fundante. El deseo de Jesús es claro. Su tarea no ha terminado en la cruz. Resucitado por Dios después de su ejecución, toma contacto con los suyos para poner en marcha un movimiento de “testigos” capaces de contagiar a todos los pueblos su Buena Noticia: Vosotros sois mis testigos.

   No es fácil convertir en testigos a aquellos hombres hundidos en el desconcierto y el miedo. A lo largo de toda la escena, los discípulos permanecen callados, en silencio total. El narrador solo describe su mundo interior: están llenos de terror; solo sienten turbación e incredulidad; todo aquello les parece demasiado hermoso para ser verdad.

   Es Jesús quien va a regenerar su fe. Lo más importante es que no se sientan solos. Lo han de sentir lleno de vida en medio de ellos. Estas son las primeras palabras que han de escuchar del Resucitado: Paz a vosotros... ¿Por qué surgen dudas en vuestro interior?

   Cuando olvidamos la presencia viva de Jesús en medio de nosotros; cuando lo hacemos opaco e invisible con nuestros protagonismos y conflictos; cuando la tristeza nos impide sentir todo menos su paz; cuando nos contagiamos unos a otros pesimismo e incredulidad... estamos pecando contra el Resucitado. No es posible una Iglesia de testigos.

   Para despertar su fe, Jesús no les pide que miren su rostro, sino sus manos y sus pies. Que vean sus heridas de crucificado. Que tengan siempre ante sus ojos su amor entregado hasta la muerte. No es un fantasma: Soy yo en persona. El mismo que han conocido y amado por los caminos de Galilea.

   Siempre que pretendemos fundamentar la fe en el Resucitado con nuestras elucubraciones, lo convertimos en un fantasma. Para encontrarnos con Él, hemos de recorrer el relato de los evangelios: descubrir esas manos que bendecían a los enfermos y acariciaban a los niños, esos pies cansados de caminar al encuentro de los más olvidados; descubrir sus heridas y su pasión. Es ese Jesús el que ahora vive resucitado por el Padre.

   A pesar de verlos llenos de miedo y de dudas, Jesús confía en sus discípulos. Él mismo les enviará el Espíritu que los sostendrá. Por eso les encomienda que prolonguen su presencia en el mundo: Vosotros sois testigos de esto. No han de enseñar doctrinas sublimes, sino contagiar su experiencia. No han de predicar grandes teorías sobre Cristo sino irradiar su Espíritu. Han de hacerlo creíble con la vida, no solo con palabras. Este es siempre el verdadero problema de la Iglesia: la falta de testigos.

José Antonio Pagola (2012)

 

 

 

 

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Marzo 2021
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2021
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones