Sábado, 6 de Marzo del 2021
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  8815,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
RECIBAN EL ESP═RITU SANTO
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=1515&web=homilias-mensajes

Domingo de Pentecostés (ciclo B): 24 mayo 2015

Hch 2,1-11  -  1Cor 12,3-13  -  Jn 20,19-23

 

RECIBAN EL ESPÍRITU SANTO

   Mientras los discípulos están en una casa, con las puertas cerradas

por miedo a los judíos, Jesús resucitado se presenta en medio de ellos

y les dice: La paz esté con ustedes. Luego, para enviarlos a anunciar

el Reino de Dios, sopla sobre ellos y dice: Reciban el Espíritu Santo.

   Sigamos reflexionando en estas palabras de Jesús, teniendo presente

el testimonio de Oscar Romero, arzobispo de San Salvador, asesinado

el 24 de marzo de 1980 y beatificado el 23 de mayo del 2015.

 

La paz esté con ustedes

   Habiendo sido crucificado injustamente, Jesús resucitado anuncia

a sus discípulos la paz que genera alegría, esperanza, vida plena

   Con relación al “diálogo” utilizado con frecuencia para mantener

la extrema riqueza y la extrema pobreza, Mons. Romero denunció:

Pero ni siquiera este diálogo servirá para restablecer la paz deseada

si no se da la firme voluntad de transformar las estructuras injustas

de la sociedad. Solo esa transformación será capaz de eliminar las

violencias concretas, opresivas, represivas o espontáneas…La Iglesia

cree en la paz, pero sabe muy bien que la paz no es ni la ausencia de

violencia, ni se consigue con la violencia represiva. La verdadera paz

solo se logra como fruto de la justicia (Homilía, 1 abril 1978).

   Muy diferente la paz del poderoso que genera violencia y muerte

En 1980, en la Universidad de Lovaina (Bélgica) Mons. Romero dijo:

Creemos en Jesús que vino a traer vida en plenitud y creemos en un

Dios viviente que da vida a los hombres y quiere que todos ellos vivan.

Luego, siendo testigo de tanta represión y miseria, pide que la Iglesia

haga una opción: Estar a favor de la vida o de la muerte. Con gran

claridad vemos que en esto no hay neutralidad posible. O servimos

a la vida de los salvadoreños o somos cómplices de su muerte…

O creemos en un Dios de vida o servimos a los ídolos de la muerte.

   La paz de Jesús es imposible, mientras persista el lujo y despilfarro

de grupos privilegiados a costa del hambre y miseria de las mayorías.

 

Como el Padre me envió, así yo los envío a ustedes

   Después de haberlos llamado para que vean dónde vive, Jesús dice 

a sus discípulos: Como el Padre  me envió, así yo los envío a ustedes.

La tarea que Jesús les confía es la misma que Él ha recibido del Padre:

anunciar, con palabras y obras, la Buena Noticia del Reino de Dios;

es decir, anunciar: vida donde hay muerte, paz donde hay violencia,

libertad donde hay represión, verdad donde hay mentira y corrupción.

   Sin embargo, no siempre somos fieles a esta misión. Mons. Romero

-discípulo, profeta y mártir- lo dice claramente en una homilía:

Una iglesia que no provoca crisis, un Evangelio que no inquieta, una

Palabra de Dios que no levanta roncha como decimos vulgarmente,

una Palabra de Dios que no toca el pecado concreto de la sociedad

en que se anuncia, ¿qué Evangelio es ése? Consideraciones piadosas

muy bonitas que no molestan a nadie, y así quisieran muchos que

fuera la predicación. Y aquellos predicadores que por no molestarse,

por no tener conflictos y dificultades evitan toda cosa espinosa,

no iluminan la realidad en que se vive, no tienen el valor de Pedro

de decirle a aquella turba donde están todavía las manos manchadas

de sangre que mataron a Cristo: ustedes lo mataron. Aunque le iba a

costar también la vida por esa denuncia, la proclama (16 abril 1978).

 

Reciban el Espíritu Santo

   Luego, Jesús sopla sobre ellos y dice: Reciban el Espíritu Santo.

El Espíritu Santo que Jesús comunica a sus discípulos, es el principio

de una nueva creación y de un nuevo pueblo destinado a continuar en

la tierra la obra de Jesús: dar vida plena empezando por los pobres.

La Iglesia predica desde los pobres y no nos avergonzamos nunca

de decir: la Iglesia de los pobres, porque entre los pobres quiso

poner Cristo su cátedra de redención (Homilía, 24 diciembre1978).

   Que el Espíritu de la Verdad, nos ayude a discernir, a la luz del 

Evangelio, “la ceremonia” de beatificación de Mons. Oscar Romero:

-Los pobres, huérfanos, forasteros y viudas, ¿qué lugar han ocupado?

-Las autoridades allí presentes ¿sirven al pueblo o lo dominan?

-Los agentes pastorales… ¿entregan sus vidas por los marginados?

-Los ricos… ¿comparten sus bienes con los más pobres y sufridos?

-Los jueces… ¿administran justicia sin coimas ni corrupción?

-Los dueños de los medios de comunicación… ¿son portavoces

de la verdad o simples voceros del sistema capitalista opresor?

J. Castillo A.

 

RECIBID EL ESPÍRITU

   Poco a poco, vamos aprendiendo a vivir sin interioridad. Ya no necesitamos estar en contacto con lo mejor que hay dentro de nosotros. Nos basta con vivir entretenidos. Nos contentamos con funcionar sin alma y alimentarnos solo de pan. No queremos exponernos a buscar la verdad. Ven Espíritu Santo y libéranos del vacío interior.

   Ya sabemos vivir sin raíces y sin metas. Nos basta con dejarnos programar desde fuera. Nos movemos y agitamos sin cesar, pero no sabemos qué queremos ni hacia dónde vamos. Estamos cada vez mejor informados, pero nos sentimos más perdidos que nunca. Ven Espíritu Santo y libéranos de la desorientación.

   Apenas nos interesan ya las grandes cuestiones de la existencia. No nos preocupa quedarnos sin luz para enfrentarnos a la vida. Nos hemos hecho más escépticos pero también más frágiles e inseguros. Queremos ser inteligentes y lúcidos. ¿Por qué no encontramos sosiego y paz? ¿Por qué nos visita tanto la tristeza? Ven Espíritu Santo y libéranos de la oscuridad interior.

   Queremos vivir más, vivir mejor, vivir más tiempo, pero ¿vivir qué? Queremos sentirnos bien, sentirnos mejor, pero ¿sentir qué? Buscamos disfrutar intensamente de la vida, sacarle el máximo jugo, pero no nos contentamos solo con pasarlo bien. Hacemos lo que nos apetece. Apenas hay prohibiciones ni terrenos vedados. ¿Por qué queremos algo diferente? Ven Espíritu Santo y enséñanos a vivir.

   Queremos ser libres e independientes, y nos encontramos cada vez más solos. Necesitamos vivir y nos encerramos en nuestro pequeño mundo, a veces tan aburrido. Necesitamos sentirnos queridos y no sabemos crear contactos vivos y amistosos. Al sexo le llamamos “amor” y al placer “felicidad”, pero ¿quién saciará nuestra sed? Ven Espíritu Santo y enséñanos a amar.

   En nuestra vida ya no hay sitio para Dios. Su presencia ha quedado reprimida o atrofiada dentro de nosotros. Llenos de ruidos por dentro, ya no podemos escuchar su voz. Volcados en mil deseos y sensaciones, no acertamos a percibir su cercanía. Sabemos hablar con todos menos con Él. Hemos aprendido a vivir de espaldas al Misterio. Ven Espíritu Santo y enséñanos a creer.

   Creyentes y no creyentes, poco creyentes y malos creyentes, así peregrinamos todos -muchas veces- por la vida. En la fiesta cristiana del Espíritu Santo a todos nos dice Jesús lo que un día dijo a sus discípulos exhalando sobre ellos su aliento: Recibid el Espíritu Santo. Ese Espíritu que sostiene nuestras pobres vidas y alienta nuestra débil fe puede penetrar en nosotros por caminos que solo Él conoce.    

José Antonio Pagola (2012)

  

 

 

 

 

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Marzo 2021
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2021
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones