Miércoles, 28 de Febrero del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  4230,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
PAZ EN LA TIERRA
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=1711&web=homilias-mensajes

Nacimiento de Jesús, ciclo C: 25 de diciembre del 2015

Is 9,1-6  -  Tito 2,11-14  -  Lc 2,1-14

 

PAZ EN LA TIERRA

Cuando el consumismo desenfrenado sigue desfigurando la Navidad,

los cristianos debemos recuperar el mensaje del nacimiento de Jesús;

pues Dios, que tanto nos ama, se hace presente en medio de nosotros

en la fragilidad de un niño, su Hijo único, que nace pobre e indefenso.

 

María da a luz a su hijo primogénito

Habiendo recorrido unos 140 kilómetros, José y María llegan a Belén.

Meditemos en el nacimiento de Jesús a la luz de su vida pública.

*A María le llega la hora del parto. Fue riesgoso para María

y para el niño que lleva en su seno, hacer un viaje de varios días.

   Más tarde, al despedirse y al ver que sus discípulos están tristes,

Jesús les dice: Cuando una mujer va a dar a luz, está triste, porque

le llega su hora. Pero, cuando nace la criatura, no se acuerda

del dolor por la alegría de haber traído un hijo al mundo (Jn 16,21s).

*Da a luz a su hijo primogénito. Jesús nace pobre para enriquecernos

con su pobreza (2Cor 8,9), por eso tiene autoridad moral para decir:

Felices ustedes, los pobres, porque de ustedes es el Reino de Dios.

Felices ustedes, los que ahora tienen hambre, porque serán saciados.

Felices ustedes, los que ahora lloran, porque van a reír (Lc 6,20ss).

*Lo envuelve en pañales. Esta costumbre se observa desde siempre:

Al nacer, yo también respiré el aire común, y al caer en la tierra

que todos pisan, mi primera voz, como la de todos, fue el llanto;

me criaron entre pañales y con cuidados (Sab 7,3s;   Ez 16,4).

   Años después, José de Arimatea, hombre bueno y justo,

pide a Pilato el cuerpo de Jesús, lo envuelve en una sábana

y lo coloca en un sepulcro cavado en la roca (Lc 23,50ss).

*Lo acuesta en el establo, porque no hay lugar en la posada. Vino

a los suyos, y los suyos no le reciben (Jn 1,11). Tampoco hay lugar

para Él en la sinagoga de Nazaret, pues sus paisanos indignados:

lo empujan fuera del pueblo hasta un barranco, con intención

de arrojarlo. Pero Él se abre paso y sigue su camino (Lc 4,57ss).

 

Hoy ha nacido para ustedes el Salvador

   Dios Padre compasivo que defiende a los pobres, a las viudas,

a los forasteros, a los huérfanos… toma la iniciativa de anunciar

el nacimiento de su Hijo único, a unos pastores a quienes la sociedad

y la religión los desprecian y los consideran ladrones y gente impura.

*Cuando el ángel del Señor se les presenta y la gloria del Señor

los envuelve con su luz, aquellos pastores sienten un gran temor;

curiosamente tienen miedo no a la oscuridad de la noche, sino a la luz.  

   También, muchos de nosotros preferimos la oscuridad y no la luz:

La luz vino al mundo, y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz,

pues sus obras son malas. Quien obra mal odia la luz y no se acerca

a la luz, para que no se descubra sus malas acciones. En cambio,

el que vive de acuerdo a la verdad, se acerca a la luz, para que se vea

que todo lo hace de acuerdo a la voluntad de Dios (Jn 3,19ss).

*Luego el ángel del Señor les dice: Les anuncio una Buena Noticia,

motivo de mucha alegría para todos: hoy, les ha nacido el Salvador.

Esta Buena Noticia es la misma persona de Jesús y, por eso, es motivo

de alegría para aquellos pastores marginados y para todo el pueblo.

   Pero, hoy, si la persona de Jesús ha dejado de ser Buena Noticia,

si sus enseñanzas y obras son simples ritos que no dicen nada,

si repartimos juguetes y ropas usadas, sin ir a la raíz del problema,

si nos dejamos esclavizar por el consumismo que deshumaniza…

estaremos celebrando cualquier cosa menos el Nacimiento de Jesús.

*Después, el ángel del Señor les dice: En esto lo van a reconocer,

encontrarán al niño envuelto en pañales y acostado en un establo.

   Si quieres encontrar a Dios búscalo en la humildad, en la pobreza,

es donde Él está escondido, en los más necesitados, en los enfermos,

hambrientos, encarcelados. Jesús cuando nos predica la vida nos dice

cómo será nuestro juicio. No dirá vengan conmigo porque hiciste

tantas ofrendas al templo. La entrada al cielo no se paga con dinero.

No dirá tú eres muy importante, has estudiado tanto… Los honores no

nos abren la puerta del cielo. ¿Qué nos dirá Jesús para abrirnos las

puertas del cielo?: estaba hambriento y me diste de comer… enfermo

y en la cárcel y has venido a verme. (Papa Francisco, 18 dic. 2015).

   El mismo Jesús que nace pobre en Belén, aquel día nos dirá: Lo que

hicieron a mis hermanos insignificantes, a mí me lo hicieron (Mt 25).

Hagamos la voluntad de Jesús para poder decir: ¡FELIZ NAVIDAD! 

J. Castillo A.

 

LA NOSTALGIA DE LA NAVIDAD

   La Navidad es una fiesta llena de nostalgia. Se canta la paz, pero no sabemos construirla. Nos deseamos felicidad, pero cada vez parece más difícil ser feliz. Nos compramos mutuamente regalos, pero lo que necesitamos es ternura y afecto. Cantamos a un niño Dios, pero en nuestros corazones se apaga la fe. La vida no es como quisiéramos, pero no sabemos hacerla mejor.

   No es solo un sentimiento de Navidad. La vida entera está transida de nostalgia. Nada llena enteramente nuestros deseos. No hay riqueza que pueda proporcionar paz total. No hay amor que responda plenamente a los deseos más hondos. No hay profesión que pueda satisfacer del todo nuestras aspiraciones. No es posible ser amados por todos.

   La nostalgia puede tener efectos muy positivos. Nos permite descubrir que nuestros deseos van más allá de lo que hoy podemos poseer o disfrutar. Nos ayuda a mantener abierto el horizonte de nuestra existencia a algo más grande y pleno que todo lo que conocemos. Al mismo tiempo, nos enseña a no pedir a la vida lo que no nos pueda dar, a no esperar de las relaciones lo que no nos pueden proporcionar. La nostalgia no nos deja vivir encadenados solo a este mundo.

   Es fácil vivir ahogando el deseo de infinito que late en nuestro ser. Nos encerramos en una coraza que nos hace insensibles a lo que puede haber más allá de lo que vemos y tocamos. La fiesta de la Navidad, vivida desde la nostalgia, crea un clima diferente: estos días se capta mejor la necesidad de hogar y seguridad. A poco que uno entre en contacto con su corazón, intuye que el misterio de Dios es nuestro destino último.

   Si uno es creyente, la fe le invita estos días a descubrir ese misterio, no en un país extraño e inaccesible, sino en un niño recién nacido. Así de simple y de increíble. Hemos de acercarnos a Dios como nos acercamos a un niño: de manera suave y sin ruidos; sin discursos solemnes, con palabras sencillas nacidas del corazón. Nos encontramos con Dios cuando le abrimos lo mejor que hay en nosotros.

   A pesar del tono frívolo y superficial que se crea en nuestra sociedad, la Navidad puede acercar a Dios. Al menos, si la vivimos con fe sencilla y corazón limpio.                           

 

José Antonio Pagola (2009)

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Febrero 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones