Martes, 19 de Septiembre del 2017
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  5482,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
LO DEJAN TODO Y SIGUEN A JESÚS
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=1814&web=homilias-mensajes

5º Domingo, Tiempo Ordinario, ciclo C: 7 de febrero del 2016

Is 6,1-8  -  1Cor 15,1-11  -  Lc 5,1-11

 

LO DEJAN TODO Y SIGUEN A JESÚS

La Palabra de Dios es viva, eficaz y más cortante que espada de dos

filos. Penetra hasta la raíz del alma y del espíritu, hasta lo más íntimo

de la persona para discernir los deseos y pensamientos del corazón.

No hay criatura que escape a su vista (Heb 4,12s). Por esta Palabra

de Dios, hay hombres y mujeres que lo dejan todo y siguen a Jesús.

 

Desde las orillas del lago… Desde una barca…

   Después del rechazo que tuvo en Nazaret, Jesús sigue su camino

Un día, llega a las orillas del lago de Genesaret, región de Galilea,

donde se reunió muchísima gente para oír la Palabra de Dios.

   Allí, desde las orillas del lago… y desde una barca…

Jesús les anuncia lo que siente en su corazón: Dios Padre nos ama,

y quiere que todos sus hijos e hijas tengan vida en abundancia.

Usa palabras y comparaciones sencillas, que todos comprenden.

Quizás algunos no estarán de acuerdo con sus enseñanzas, pero nadie

dirá que no le han entendido… ¿Qué diremos del lenguaje litúrgico?

   Años más tarde, los que se han convertido y fueron bautizados

se reúnen para escuchar la enseñanza de los apóstoles (Hch 2,42).

Cuando les prohíben enseñar en nombre de Jesús, Pedro y Juan

responden: No podemos callar lo que hemos visto y oído (Hch 4,20).

Incluso, en medio de las persecuciones, no cesan de orar diciendo:

Señor, concede a tus siervos anunciar tu Palabra sin miedo (4,29).

   ¿Qvemos, hoy, en las orillas de los lagos y en las frágiles barcas?

¿Somos capaces de oír el grito de la tierra y el grito de los pobres?

*Lamentablemente, seguimos contaminando lagunas, ríos y mares…

destruimos la tierra, sin pensar en las próximas generaciones…

Jesús que enseña desde las orillas del lago… ¿qué nos diría?

*Habiendo saqueado los recursos naturales en África y América

Latina, los países ricos cierran sus fronteras a los miles de migrantes

que huyen del hambre, de la guerra, de la muerte… en frágiles barcas.

¿Qué nos diría Jesús que enseña a la gente desde una barca…?

 

Maestro, por tu palabra, echaré las redes

   Después de enseñar, Jesús dice a Pedro: Rema mar adentro y echa

las redes para pescar. Pedro “experto” en las tareas del mar responde:

Maestro, hemos trabajado toda la noche sin pescar nada.

Desde su experiencia, Pedro sabe que Jesús le pide algo imposible,

sin embargo, cree y responde: por tu Palabra, voy a echar las redes.

   Habiendo realizado una pesca abundante que las redes se rompían,

Pedro se arroja a los pies de Jesús y exclama: Señor, apártate de mí

que soy un pecador. Jesús le responde: No temas, en adelante serás

pescador de personas, es decir, librarás a quienes están en peligro.

   En nuestra sociedad que se asemeja a una noche oscura:

-hay explotación de las personas pobres, débiles, indefensas…

-hay guerras ocasionadas por el armamentismo, gran crimen actual…

-hay violencia indiscriminada pues la vida no vale nada…

   Pero, sabiendo que para cada noche oscura hay un claro amanecer,

confiemos en Jesús que vino: -a buscar y salvar lo que está perdido,

-a iluminar a los que viven en tinieblas y en sombras de muerte,

 a guiar nuestros pasos por el camino de la paz (Lc 19,10 y 1,78s)

 

Lo dejan todo y siguen a Jesús

   Al final de esta jornada “bien ocupada”, Pedro y sus compañeros

llevan sus barcas a tierralo dejan todoy siguen a Jesús

   Seguir a Jesús es una gracia… y también una respuesta libre…

Pedro, Santiago y Juan saben echar y reparar las redes, ellos viven

de su trabajo y saben lo que dejan. Más tarde, desde esta experiencia,

al anunciar la Buena Noticia del Reino, sabrán lo que significa:

El Reino de los cielos es semejante a una red que se echa al mar

   Actualmente, los cristianos y personas de buena voluntad estamos

llamados a construir (Mt 7,21ss) una sociedad más humana y fraterna.

Para ello, debemos dejar todo lo que nos impide tener vida plena:

consumismo… explotación humana… destrucción de la tierra… etc.

Si por esta causa, debemos dar la vida, oigamos a S. Juan Crisóstomo

(350-407) quien, antes al partir al exilio, dice: ¿Qué podemos temer?:

-¿La muerte?, para mí la vida es Cristo y una ganancia el morir.

-¿El destierro?, del Señor es la tierra y cuanto la llena.

-¿La confiscación de bienes?, sin nada venimos al mundo y sin nada

nos iremos. Yo me río de todo lo que es temible en este mundo…

No tengo deseos de vivir, si no es para el bien de ustedes.

J. Castillo A.

 

LA FUERZA DEL EVANGELIO

   El episodio de una pesca sorprendente e inesperada en el lago de Galilea ha sido redactado por el evangelista Lucas para infundir aliento a la Iglesia cuando experimenta que todos sus esfuerzos por comunicar su mensaje fracasan. Lo que se nos dice es muy claro: hemos de poner nuestra esperanza en la fuerza y el atractivo del Evangelio.

   El relato comienza con una escena insólita. Jesús está de pie a orillas del lago, y la gente se va agolpando a su alrededor para oír la Palabra de Dios. No vienen movidos por la curiosidad. No se acercan para ver prodigios. Solo quieren escuchar de Jesús la Palabra de Dios.

   No es sábado. No están congregados en la cercana sinagoga de Cafarnaún para oír las lecturas que se leen al pueblo a lo largo del año. No han subido a Jerusalén a escuchar a los sacerdotes del Templo. Lo que les atrae tanto es el Evangelio del Profeta Jesús, rechazado por los vecinos de Nazaret.

   También la escena de la pesca es insólita. Cuando de noche, en el tiempo más favorable para pescar, Pedro y sus compañeros trabajan por su cuenta, no obtienen resultado alguno. Cuando, ya de día, echan las redes confiando solo en la Palabra de Jesús que orienta su trabajo, se produce una pesca abundante, en contra de todas sus expectativas.

   En el trasfondo de los datos que hacen cada vez más patente la crisis del cristianismo entre nosotros, hay un hecho innegable: la Iglesia está perdiendo de modo imparable el poder de atracción y la credibilidad que tenía hace solo unos años.

   Los cristianos venimos experimentando que nuestra capacidad para transmitir la fe a las nuevas generaciones es cada vez menor. No han faltado esfuerzos e iniciativas. Pero, al parecer, no se trata solo ni primordialmente de inventar nuevas estrategias.

   Ha llegado el momento de recordar que en el Evangelio de Jesús hay una fuerza de atracción que no hay en nosotros. Esta es la pregunta más decisiva: ¿Seguimos “haciendo cosas” desde una Iglesia que va perdiendo atractivo y credibilidad, o ponemos todas nuestras energías en recuperar el Evangelio como la única fuerza capaz de engendrar fe en los hombres y mujeres de hoy?

   ¿No hemos de poner el Evangelio en el primer plano de todo? Lo más importante en estos momentos críticos no son las doctrinas elaboradas a lo largo de los siglos, sino la vida y la persona de Jesús. Lo decisivo no es que la gente venga a tomar parte en nuestras cosas sino que puedan entrar en contacto con Él. La fe cristiana solo se despierta cuando las personas descubren el fuego de Jesús.

José Antonio Pagola (2013)

 

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Setiembre 2017
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2017
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones