Miércoles, 22 de Noviembre del 2017
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  4723,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
26º Domingo, Tiempo Ordinario, ciclo A: 1 de octubre 2017
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=3204&web=homilias-mensajes


NO EL QUE DICE… SINO EL QUE HACE…


   Quienes tenemos la boca llena de palabras y promesas incumplidas,

escuchemos a Jesús de Nazaret que -en el sermón del monte- anuncia:

No el que dice: ¡Señor, Señor!, entrará en el Reino de los cielos,

sino el que hace la voluntad de mi Padre celestial (Mt 7,21-23).

   Y para sorpresa de muchos creyentes, Jesús nos sigue diciendo:

Los publicanos y las prostitutas van delante en el camino del Reino.

 

De los dos hijos, ¿quién hace la voluntad del padre?


   Jesús, después de cumplir su misión en Galilea, ingresa a Jerusalén.

El templo que domina la ciudad y es orgullo de los judíos (Lc 21,5),

fue construido por Herodes que tenía las manos manchadas de sangre.

Sin embargo, aquel templo: -¿Es casa de oración o cueva de ladrones?

-¿Es lugar de perdón y reconciliación o símbolo de injusticias?

-¿Acoge a publicanos y prostitutas o solo a los que se creen justos?

   Con una parábola, Jesús se dirige a los profesionales de la religión,

que de tanto hablar de Dios y decir salmos, se han vuelto insensibles.

Por ejemplo, dos de ellos ven a un herido… pero no hacen nada,

en cambio, un samaritano le salva la vida (Lc 10,25-37; cf. 17,11-19).

Lo anterior se aplica a muchos de nosotros que hemos sido bautizados,

pues en vez de practicar el mandamiento de amar a Dios y al prójimo;

tenemos una fe vacía que no produce compromisos de misericordia.

   Algo más. Después de estar en una masiva concentración religiosa,

y de oír un discurso con palabras complicadas que pocos entienden:

-¿Se avanza en hacer realidad el Reino de Dios y su justicia?

-¿Los pobres ocupan un lugar preferencial en nuestras comunidades?

-¿Acogemos a personas despreciadas por los esclavos del consumo?

-¿Somos capaces de entrar en conflicto con los adinerados, y decirles:

que los publicanos y prostitutas van delante en el camino del Reino?

   De nada sirven las palabras sin el testimonio de las obras:

Este pueblo me honra con la boca, pero su corazón está lejos de mí.

Ofrecen un culto inútil y enseñan preceptos humanos (Mt 15,7-9).


Los publicanos y las prostitutas


   En Jerusalén están: -los sumos sacerdotes (personas sagradas),

-los ancianos (los más ricos), -los fariseos (que se creen puros),

-los maestros de la Ley (expertos en la interpretación de la Escritura).

   Todos ellos: -Si dan limosna, lo hacen al sonido de las trompetas…

como ciertas personas que dan con una mano lo que roban con la otra.

-Cuando rezan, van a las plazas y calles para que la gente les vea…

y algo peor, hacen oraciones para devorar los bienes de las viudas.

-Si ayunan, ponen cara triste o desfiguran su rostro… sin embargo,

no hacen nada por tantas personas pobres, débiles y olvidadas.

   Estos funcionarios del templo han escuchado a Juan Bautista,

que enseñaba el camino de la justicia… pero no le creyeron;

quizás, como tienen buena fama, ya no necesitan convertirse.

En cambio, los publicanos (cobradores de impuesto) y las prostitutas

al escuchar la predicación de Juan, le creyeron y se convirtieron.

En este contexto, adquiere pleno sentido la siguiente frase de Jesús:

Les aseguro que los publicanos y las prostitutas

les llevan la delantera en el camino del Reino de Dios.

   Hoy, ante el desafío de construir una sociedad humana y fraterna,

empecemos por los excluidos: no valen nada, porque no tienen nada;

ellos son producto de un sistema injusto, opresor, corrupto, violento…

   Al respecto, S. Pablo en su 1ª carta a los Corintios (1,26-29) escribe:

Miren hermanos, a quiénes ha llamado Dios.

Entre ustedes no hay muchos sabios humanamente hablando,

tampoco gente poderosa, ni personas de familias importantes.

Por el contrario, Dios eligió: a los necios para humillar a los sabios,

a los débiles del mundo para humillar a los fuertes,

a gente sin importancia, despreciada, que no vale nada… para anular

a los que valen algo. Y así nadie podrá gloriarse delante de Dios.

   También en la carta de Santiago (2,14-18) leemos lo siguiente:

Hermanos, ¿de qué sirve a uno decir que tiene fe, si no tiene obras?...

Si a un hermano o hermana les falta la ropa y el pan de cada día,

y ustedes dicen: vayan en paz, abríguense y coman lo que quieran;

pero no les dan lo que ellos necesitan, ¿de qué sirve?

Así sucede con la fe sin obras, está completamente muerta

Muéstrame, si puedes, tu fe sin las obras.

Yo, en cambio, te mostraré mi fe por medio de las obras. J. Castillo A

POR DELANTE DE NOSOTROS


   Un día Jesús pronunció estas duras palabras contra los dirigentes religiosos de su pueblo: Os aseguro que los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el camino del Reino de Dios. Hace unos años pude comprobar que la afirmación de Jesús no es una exageración.

   Un grupo de prostitutas de diferentes países, acompañadas por algunas Hermanas Oblatas, reflexionaron sobre Jesús con la ayuda del libro: Jesús. Aproximación histórica. Todavía me conmueve la fuerza y el atractivo que tiene Jesús para estas mujeres de alma sencilla y corazón bueno. Rescato algunos de sus testimonios.

   *Me sentía sucia, vacía y poca cosa, todo el mundo me usaba. Ahora me siento con ganas de seguir viviendo porque Dios sabe mucho de mi sufrimiento... Dios está dentro de mí. Dios está dentro de mí. Dios está dentro de mí. ¡Este Jesús me entiende!...

   *Ahora, cuando llego a casa después del trabajo, me lavo con agua muy caliente para arrancar de mi piel la suciedad y después le rezo a este Jesús porque Él sí me entiende y sabe mucho de mi sufrimiento... Jesús, quiero cambiar de vida, guíame porque tú solo conoces mi futuro...

   *Yo pido a Jesús todo el día que me aparte de este modo de vida. Siempre que me ocurre algo, yo le llamo y Él me ayuda. Él está cerca de mí, es maravilloso... Él me lleva en sus manos, Él me carga, siento la presencia de Él...

   *En la madrugada es cuando más hablo con Él. Él me escucha mejor porque en este horario la gente duerme. Él está aquí, no duerme. Él siempre está aquí. A puerta cerrada, me arrodillo y le pido que merezca su ayuda, que me perdone, que yo lucharé por Él…

   *Un día yo estaba apoyada en la plaza y dije: Oh, Dios mío, ¿será que yo solo sirvo para esto? ¿Solo para la prostitución?... Entonces es el momento en que más sentí a Dios cargándome, ¿entendiste?, transformándome. Fue en aquel momento. Tanto que yo no me olvido. ¿Entendiste?...

   *Yo ahora hablo con Jesús y le digo: aquí estoy, acompáñame. Tú viste lo que le sucedió a mi compañera (se refiere a una compañera asesinada en un hotel). Te ruego por ella y pido que nada malo suceda a mis compañeras. Yo no hablo, pero pido por ellas pues ellas son personas como yo...

   *Estoy furiosa, triste, dolida, rechazada, nadie me quiere, no sé a quién culpar, o sería mejor odiar a la gente y a mí, o al mundo. Fíjate, desde que era niña yo creí en Ti y has permitido que esto me pasara... Te doy otra oportunidad para protegerme ahora. Bien, yo te perdono, pero por favor no me dejes de nuevo...


 

José Antonio Pagola (2014)

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Noviembre 2017
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2017
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones