Miércoles, 28 de Febrero del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  7438,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
Comentario del Evangelio Dominical, 30 de Septiembre del 2012
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=340&web=homilias-mensajes

Domingo XXVI, Tiempo Ordinario, ciclo B: 30 septiembre 2012

Números 11,25-29 -  Santiago 5,1-6  -  Marcos 9,38-48

 

LA FE NO TIENE FRONTERAS

 

El mensaje de Jesús no es monopolio de nadie

 

Los discípulos de Jesús tratan de impedir la actividad de un hombre que sana a los enfermos, devolviéndoles vida, dignidad, libertad. Alegan que actúa en nombre de Jesús… y que no es de los nuestros

Ellos se consideran ‘propietarios privados’ de la misión de Jesús y, por eso, no valoran el bien que hace aquel ‘discípulo anónimo’.

¿Solo los que pertenecen a ‘nuestro grupo’ pueden hacer el bien? ¿Son ‘rivales’ los otros que trabajan por una sociedad más humana? ¿El mensaje de Jesús es monopolio de ciertos grupos religiosos?

El Maestro Jesús, como en otras ocasiones (Mc 8,31-33;  9,33-37), corrige esa actitud sectaria, pues quien hace una buena acción está, en cierto sentido, vinculado a Jesús y a su proyecto de Vida: El que hace un milagro en mi nombre no puede hablar mal de mí. Quien no está contra nosotros, está a nuestro favor.

Ante la crisis que hay en muchas de nuestras comunidades cristianas: ¿Somos luz y fermento para construir una sociedad más fraterna, o condenamos las iniciativas que no se ajustan a nuestros esquemas?

No olvidemos que todos debemos comprometernos a trabajar por el verdadero desarrollo que es el paso de condiciones de vida menos humanas, a condiciones más humanas (PP, 1967, n.20-21).

Luego, Jesús les dice: Quien les dé a beber un vaso de agua, por ser ustedes de Cristo, les aseguro que recibirá su recompensa. Al respecto, decimos con frecuencia que los pobres nos evangelizan; que los pobres interpelan a la Iglesia, llamándola a la conversión; que muchos pobres realizan en su vida los valores evangélicos de solidaridad, servicio, sencillez y acogida del Reino (DP, n.1147).

Sin embargo, a los pobres campesinos de nuestra Sierra y Selva se les priva de una enorme cantidad de ‘vasos de agua’; porque hay empresas que al extraer minerales, petróleo, gas… contaminan el medio ambiente, envenenan el agua de los ríos, destruyen las lagunas… Señor, ¿cuándo te vimos sediento?

Los pobres que nos evangelizan -en el campo y en la ciudad- siguen denunciando esas injusticias porque defienden su derecho a vivir. Y para vivir todos necesitamos agua limpia y no agua contaminada, agua en cantidad y calidad suficiente para la salud y la alimentación; y también para las actividades agrícolas y ganaderas… Como leemos en la primera lectura: ¡Ojalá todo el Pueblo de Dios fuera profeta!

 

¡Ay de los que escandalizan a uno de estos pequeños!

 

Jesús sigue formando al pequeño grupo de sus seguidores para que se consagren enteramente por hacer realidad un mundo más fraterno. Nadie puede ser discípulo de Jesús y, al mismo tiempo, escandalizar

-con su manera de actuar- a los pequeños, a los creyentes más débiles: Al que escandalice a uno de estos pequeños que creen, mejor sería que lo arrojen al mar con una piedra de molino atada al cuello.

Es por eso que Jesús emplea imágenes muy duras, para que cada uno examine su propia vida, pues lo que está en juego es lo siguiente: entrar en el Reino de Dios… o ser arrojados al ‘basurero’

Hoy, lamentablemente, vivimos en una sociedad ‘escandalosa’ donde hay un abismo entre ricos y pobres: El lujo de unos pocos se convierte en insulto contra la miseria de las grandes masas (DP, 1979, n.28).

Todos tenemos manos, pies, ojos; pero ¿los usamos para hacer el bien?

*Las manos son figura del hacer, del trabajo, de la actividad. Como Jesús, debemos emplear nuestras manos para dar de comer… abrazar y bendecir a los pequeños… acoger a los excluidos…

Sin embargo, hay personas que usan sus manos para herir, humillar, someter, amontonar riquezas sin pagar el salario a los trabajadores (segunda lectura).

Si tu mano te hace caer, córtatela; renuncia a ese modo de actuar.

*Los pies nos hablan del camino: a dónde vamos… a quién seguimos. Caminando tras los pasos de Jesús: busquemos a las ovejas perdidas… demos vida a las personas heridas y abandonadas en el camino…

¡Ay de ustedes hipócritas que recorren mar y tierra para enriquecerse!

Si tu pie te hace caer, córtatelo; abandona esos caminos herrados.

*Los ojos representan los deseos y las aspiraciones del ser humano. Por eso, un ojo bueno y sano no es avaro ni envidioso; en cambio, el ojo malo y enfermo está lleno de codicia, ambición, egoísmo…

Miremos a las personas con ternura y compasión, como lo hace Jesús.

Si tu ojo te hace caer, córtatelo; miremos la vida de manera más evangélica.

J. Castillo A.

 

NADIE TIENE LA EXCLUSIVA DE JESÚS

 

La escena es sorprendente. Los discípulos se acercan a Jesús con un problema. Esta vez, el portador del grupo no es Pedro, sino Juan, uno de los dos hermanos que andan buscando los primeros puestos. Ahora pretende que el grupo de discípulos tenga la exclusiva de Jesús y el monopolio de su acción liberadora.

Vienen preocupados. Un exorcista, no integrado en el grupo, está echando demonios en nombre de Jesús. Los discípulos no se alegran de que la gente quede curada y pueda iniciar una vida más humana. Solo piensan en el prestigio de su propio grupo. Por eso, han tratado de cortar de raíz su actuación. Esta es su única razón: no es de los nuestros.

Los discípulos dan por supuesto que, para actuar en nombre de Jesús y con su fuerza curadora, es necesario ser miembro de su grupo. Nadie puede apelar a Jesús y trabajar por un mundo más humano, sin formar parte de la Iglesia. ¿Es realmente así? ¿Qué piensa Jesús?

Sus primeras palabras son rotundas: No se lo impidáis. El Nombre de Jesús y su fuerza humanizadora son más importantes que el pequeño grupo de sus discípulos. Es bueno que la salvación que trae Jesús se extienda más allá de la Iglesia establecida y ayude a las gentes a vivir de manera más humana. Nadie ha de verla como una competencia desleal.

Jesús rompe toda tentación sectaria en sus seguidores. No ha constituido su grupo para controlar su salvación mesiánica. No es rabino de una escuela cerrada sino Profeta de una salvación abierta a todos. Su Iglesia ha de apoyar su Nombre allí donde es invocado para hacer el bien.

No quiere Jesús que entre sus seguidores se hable de los que son nuestros y de los que no lo son, los de dentro y los de fuera, los que pueden actuar en su nombre y los que no pueden hacerlo. Su modo de ver las cosas es diferente: El que no está contra nosotros está a favor nuestro.

En la sociedad moderna hay muchos hombres y mujeres que trabajan por un mundo más justo y humano sin pertenecer a la Iglesia. Algunos ni son creyentes, pero están abriendo caminos al Reino de Dios y su justicia. Son de los nuestros. Hemos de alegrarnos en vez de mirarlos con resentimiento. Los hemos de apoyar en vez de descalificar.

Es un error vivir en la Iglesia viendo en todas partes hostilidad y maldad, creyendo ingenuamente que solo nosotros somos portadores del Espíritu de Jesús. El no nos aprobaría. Nos invitaría a colaborar con alegría con todos los que viven de manera evangélica y se preocupan de los más pobres y necesitados.                                      José Antonio Pagola (2012)

 

SON AMIGOS, NO ADVERSARIOS

 

A pesar de los esfuerzos de Jesús por enseñarles a vivir como Él, al servicio del Reino de Dios, haciendo la vida de las personas más humana, más digna y dichosa, los discípulos no terminan de entender el Espíritu que le anima, su amor grande a los más necesitados y la orientación profunda de su vida.

            El relato de Marcos es muy iluminador. Los discípulos informan a Jesús de un hecho que los ha molestado mucho. Han visto a un desconocido expulsando demonios. Está actuando en nombre de Jesús y en su misma línea: se dedica a liberar a las personas del mal que les impide vivir de manera humana y con paz. Sin embargo, a los discípulos no les gusta su trabajo liberador. No piensan en la alegría de los que son curados por aquel hombre. Su actuación les parece una intrusión que hay que cortar.

            Le exponen a Jesús su reacción: Se lo hemos querido impedir porque no es de los nuestros. Aquel extraño no debe seguir curando porque no es miembro del grupo. No les preocupa la salud de la gente, sino su prestigio de grupo. Pretenden monopolizar la acción salvadora de Jesús: nadie ha de curar en su nombre si no se adhiere al grupo.

            Jesús reprueba la actitud de sus discípulos y se coloca en una lógica radicalmente diferente. Él ve las cosas de otra manera. Lo primero y más importante no es el crecimiento de su pequeño grupo, sino que la salvación de Dios llegue a todo ser humano, incluso por medio de personas que no pertenecen al grupo: El que no está contra nosotros, está a favor nuestro. El que hace presente en el mundo la fuerza curadora y liberadora de Jesús está a favor de su grupo.

            Jesús rechaza la postura sectaria y excluyente de sus discípulos que solo piensan en su prestigio y crecimiento, y adopta una actitud abierta e inclusiva donde lo primero es liberar al ser humano de aquello que lo esclaviza y destruye. Este es el Espíritu que ha de animar siempre a sus verdaderos seguidores.

            Fuera de la Iglesia católica hay en el mundo un número incontable de hombres y mujeres que hacen el bien y viven trabajando por una humanidad más digna, más justa y más liberada. En ellos está vivo el Espíritu de Jesús. Hemos de sentirlos como amigos y aliados, nunca como adversarios. No están contra nosotros pues están a favor del ser humano, como estaba Jesús.                       

J. A. Pagola (2009)


 

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Febrero 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones