Miércoles, 17 de Enero del 2018
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  5223,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
2º Domingo de Adviento, ciclo B: 10 de diciembre del 2017
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=3453&web=homilias-mensajes


HACEN  FALTA  PROFETAS


   Han pasado varios siglos… y solo se escucha este lamento:

Oh Dios, ¿por qué nos abandonaste? Ya no tenemos profeta (Sal 74).

  De repente se oye una voz, pero no en los palacios de los opresores,

ni en el templo de Jerusalén, convertido en una cueva de ladrones,

tampoco en el barrio residencial donde viven los sumos sacerdotes.

   Esa voz grita en el desierto, lugar para oír a Dios y convertirse.

Es la voz del profeta Juan Bautista, hijo de Zacarías e Isabel.

 

Preparen el camino al Señor


   Muchos somos insensibles ante los rostros humanos que sufren:

-niños y niñas abandonados o víctimas de la prostitución sexual…

-jóvenes desorientados por falta de capacitación y trabajo…

-campesinos e indígenas expulsados de la tierra donde nacieron…

-personas ancianas que andan mendigando para poder sobrevivir…

   También somos cómplices del consumismo que: -destruye la tierra,

-agota los recursos naturales, -aumenta el cambio climático,

-pone en peligro la vida de las próximas generaciones…

   Los creyentes y personas de buena voluntad, ¿qué debemos hacer?

*El profeta Isaías nos dice: Preparen el camino al Señor. Y añade:

Que los valles se levanten… los montes y las colinas se abajen…

lo torcido se enderece… las quebradas se igualen (1ª lectura).

*Juan Bautista enviado por Dios para dar testimonio de la luz (Jn 1),

vive con mucha sencillez en su manera de vestir y en sus alimentos;

allí está el camino para: alimentar, vestir, acoger… a los necesitados.

A quienes acuden para ser bautizados, el profeta Juan les anuncia:

Detrás de mí viene Aquel que es más fuerte que yo… Ciertamente,

Jesús es más fuerte, pues viene a servir y a dar su vida (Mc 10,42ss).

   Actuando así, tiene sentido agradecer a Dios, porque su Hijo Jesús:   

-es el Camino que nos conduce al Padre,

-es la Verdad que nos hace libres,

-es la Vida que nos colma de alegría (Plegaria eucarística V/b).


Jesús es Buena Noticia


   Reflexionemos en la primera frase del texto de Marcos:

Origen de la Buena  Noticia de Jesús, el Mesías, el Hijo de Dios.

   *Sabiendo que la palabra Evangelio significa Buena Noticia,

tengamos presente que la misma persona de Jesús es Buena Noticia.

-Es Buena Noticia para las personas sencillas:

La gente estaba asombrada por su manera de enseñar, 

lo hacía con autoridad y no como los maestros de la ley (Mc 1,22).

-Es Buena Noticia porque sana a los enfermos (Mc 1,32ss;  6,55ss),

a la hija de una mujer pagana (Mc 7,24ss), a un ciego (Mc 10,46ss)…

-Es Buena Noticia, pues Él -con el testimonio de su vida-

nos revela el verdadero rostro de Dios, misericordioso y compasivo:

Jesús al ver aquella multitud siente compasión… (Mc 6,34).

   *Jesús es el Mesías (Cristo, Ungido).

No se trata de un Mesías poderoso… sino de un Mesías servidor.

Cuando Pedro confiesa que Jesús es el Mesías… Jesús anuncia

que morirá crucificado, pero resucitará al tercer día (Mc 8,29ss).

Mientras los poderosos asesinan… Dios Padre resucita a su Hijo.

   *Jesús es el Hijo de Dios. -Cuando Jesús es bautizado por Juan,

Dios Padre le dice: Tú eres mi Hijo amado, mi predilecto (Mc 1,11).

-En la transfiguración: Este es mi Hijo amado, escúchenlo (Mc 9,7).

-A la pregunta: ¿Eres tú el Mesías, el Hijo de Dios bendito?,

Jesús dice: Yo soy. Y verán al Hijo a la derecha de Dios (Mc 14,61s).

-Un pagano: Realmente este Hombre era Hijo de Dios (Mc 15,39).

   Busquemos a Jesús -el Hijo de Dios- en sus hermanos pobres:

-Este santo sínodo ruega y encarga, por las entrañas de Cristo,

que los pastores sean: moderados, benignos, fervientes…

y como padres siempre de los pobres (Santo Toribio, 1583).

-Aquella familia que comulgó volvió a su casa cantando…

La humilde choza del indio se ha convertido en un templo,

que tiene por sagrario el pecho de cada uno de sus moradores.

¡Cuántas oraciones mezcladas con lágrimas se elevan a Dios!

¡Cuán grandes y hermosas almas se ocultan

bajo los harapos del pobre! (Mons. Rubén Berroa, 1934).

-Una de las principales obligaciones del párroco es socorrer

y hacer socorrer a los necesitados de su parroquia,

El párroco debe considerarse como el padre de los pobres

y jamás humillar al necesitado (Mons. Daniel Figueroa, 1952). J.C.A


BUENA NOTICIA


   A lo largo de este nuevo año litúrgico los cristianos iremos leyendo los domingos el Evangelio de Marcos. Su pequeño escrito arranca con este título: Comienza la Buena Noticia de Jesucristo, Hijo de Dios. Estas palabras nos permiten evocar algo de lo que encontraremos en su relato.

   Con Jesús “comienza” algo nuevo. Es lo primero que quiere dejar claro Marcos. Todo lo anterior pertenece al pasado. Jesús es el comienzo de algo nuevo e inconfundible. En el relato, Jesús dirá que el tiempo se ha cumplido. Con Él llega la Buena Noticia de Dios.

   Esto es lo que están experimentando los primeros cristianos. Quien se encuentra vitalmente con Jesús y penetra un poco en su misterio, sabe que empieza una vida nueva, algo que nunca había experimentado anteriormente.

   Lo que encuentran en Jesús es una Buena Noticia. Algo nuevo y bueno. La palabra “Evangelio” que emplea Marcos es muy frecuente entre los primeros seguidores de Jesús y expresa lo que sienten al encontrarse con Él. Una sensación de liberación, alegría, seguridad y desaparición de miedos. En Jesús se encuentran con “la salvación de Dios”.

   Cuando alguien descubre en Jesús al Dios amigo del ser humano, el Padre de todos los pueblos, el defensor de los últimos, la esperanza de los perdidos, sabe que no encontrará una noticia mejor. Cuando conoce el proyecto de Jesús de trabajar por un mundo más humano, digno y dichoso, sabe que no podrá dedicarse a nada más grande.

   Esta Buena Noticia es Jesús mismo, el protagonista del relato que va a escribir Marcos. Por eso, su intención primera no es ofrecernos doctrina sobre Jesús ni aportarnos información biográfica sobre Él, sino seducirnos para que nos abramos a la Buena Noticia que solo podremos encontrar en Él.

   Marcos le atribuye a Jesús dos títulos: uno típicamente judío, el otro más universal. Sin embargo reserva a los lectores alguna sorpresa. Jesús es el “Mesías” al que los judíos esperaban como liberador de su pueblo. Pero un Mesías muy diferente del líder guerrero que muchos anhelaban para destruir a los romanos. En su relato, Jesús es descrito como enviado por Dios para humanizar la vida y encauzar la historia hacia su salvación. Es la primera sorpresa.

   Jesús es “Hijo de Dios”, pero no dotado del poder y la gloria que algunos hubieran imaginado. Un Hijo de Dios profundamente humano, tan humano que solo Dios puede ser así. Solo cuando termina su vida de servicio a todos, ejecutado en una cruz, un centurión romano confiesa: Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios. Es la segunda sorpresa.


 

José Antonio Pagola (2011)


+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Enero 2018
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2018
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones