Miércoles, 28 de Febrero del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  8815,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
Domingo XXVIII, Tiempo Ordinario, ciclo B: 14 octubre 2012
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=373&web=homilias-mensajes

 

                                VEINTE SIGLOS DESPUÉS

 

*El espíritu de Sabiduría vale más que el oro y la plata (Sab 7,7-11)

*La Palabra de Dios juzga los deseos del corazón (Heb 4,12-13)

*Vende todo lo que tienes, dalo a los pobre, sígueme (Mc 10,17-30)

 

                                      ¿Qué debemos hacer?

El autor del libro de Job presenta la situación inhumana de los pobres,

que son oprimidos y despojados de sus bienes por los ricos malvados.

Los malvados: -Cambian los linderos y apacientan ovejas robadas…

-Despojan de sus animales a los huérfanos y a las viudas…

-Apartan del camino a los pobres y los miserables se esconden…

-Arrancan del pecho de las viudas a sus hijos recién nacidos…

-Dan como garantía al hijo del pobre… (Job 24, cf. Eclo 34,18-22).

Los pobres: -Madrugan para buscar trabajo y pan para sus hijos…

-Pasan la noche desnudos, sin manto para protegerse del frío…

-Empapados por las lluvias se refugian en las rocas…

-Como animales de carga transportan el trigo y pasan hambre…

-Los moribundos gimen en la ciudad y los heridos piden socorro…

¿Algún día esos ricos malvados se convertirán y pedirán perdón?

¿Comprenderán que la Sabiduría vale más que el oro y la plata?

En pleno s.XXI, la economía del mercado, la explotación irracional,

la industrialización salvaje y descontrolada… -Dejan destrucción,

e incluso muerte, en nuestra región de América Latina y el Caribe…

-Privilegian el desmedido afán por la riqueza, por encima de la vida

de los personas y de los pueblos, y del respeto de la naturaleza…

-Con actitud egoísta destruyen nuestros bosques y la biodiversidad…

-Ponen en peligro la vida de millones de campesinos e indígenas,

 que son expulsados para vivir miserablemente en las ciudades…

-Contaminan el agua y el medio ambiente con desechos químicos….

-Convierten las zonas explotadas en inmensos desiertos (DA, n.473).

Pero, todos estos problemas se dan en países que se llaman católicos,

con Partidos políticos cristianos y Asociaciones patronales católicas.

Si sus miembros preguntaran: Maestro bueno, ¿qué debemos hacer?

Jesús volvería a decir: No mates… No cometas adulterio… No robes…

No mientas… No seas injusto… Honra a tu padre y a tu madre

¿Ellos podrán responder: Maestro, todo eso lo estamos cumpliendo?


                             

                         Seguir a Jesús pobre entre los pobres

Gracias al camino abierto por hermanos nuestros en la fe cristiana,

son muchísimos los que están comprometidos con los pobres, incluso

derramando su sangre por hacer realidad un mundo más fraterno.

*El Papa Juan XXIII (el 11 de sept. de 1962) y el Cardenal Lercaro

(el 6 de dic. 1962) hicieron hincapié sobre: La Iglesia de los pobres.

*El doc. de Medellín (1968) al hablar sobre: La pobreza de la Iglesia,

distingue:  -la pobreza como carencia de bienes que es un mal,

-la pobreza espiritual que es el tema de los pobres de Yavé, y

-la pobreza como compromiso que asume la condición de los pobres.

*En el doc. de Puebla (1979) se habla de la Opción preferencial

por los pobres y del potencial evangelizador de los pobres.

*Al inaugurar la IV Conferencia Episcopal de Santo Domingo (1992),

el Papa Juan Pablo II dijo: La Iglesia reafirma la opción preferencial

en favor de los pobres. Una opción no exclusiva ni excluyente

*El Papa Benedicto XVI en Aparecida (el año 2007), dijo: La opción

preferencial por los pobres está implícito en la fe cristológica.

Sin embargo, como dijeron nuestros Obispos en Medellín: La Iglesia

experimenta la urgencia de traducir ese espíritu de pobreza en gestos,

actitudes y normas que la hagan un signo más lúcido y auténtico de

su Señor. La pobreza de tantos hermanos clama justicia, solidaridad,

testimonio, compromiso, esfuerzo… Y, para ser consecuentes, añaden:

*Deseamos que nuestra habitación y estilo de vida sean modestos;

nuestro vestir, sencillo; nuestras obras e instituciones, funcionales

*Deseamos renunciar a títulos honoríficos propios de otra época

*Con la ayuda del Pueblo de Dios esperamos superar el sistema

arancelario, reemplazándolo por otras formas de cooperación

económica, desligadas de la administración de los sacramentos

*Alentamos a los que se sienten llamados a compartir la suerte

de los pobres, viviendo con ellos y aun trabajando con sus manos

*Queremos que nuestra Iglesia latinoamericana esté libre:

de ataduras temporales, de complicidad y de prestigio ambiguo

*Así la Iglesia, continuadora de la obra de Cristo, presentará ante

el mundo signo claro e inequívoco de la pobreza de su Señor

Veinte siglos después, Jesús nos sigue interpelando y nos dice:

Anda, vende lo que tienes… Reparte el dinero a los pobres…

Después, sígueme… ¿Nos iremos tristes, porque somos ricos?   JCA

 


CON JESÚS EN MEDIO DE LA CRISIS

Antes de que se ponga en camino, un desconocido se acerca a Jesús corriendo. Al parecer, tiene prisa para resolver su problema: ¿Qué haré para heredar la vida eterna? No le preocupan los problemas de esta vida. Es rico. Todo lo tiene resuelto.

Jesús lo pone ante la Ley de Moisés. Curiosamente, no le recuerda los diez mandamientos, sino solo los que prohíben actuar contra el prójimo. El joven es un hombre bueno, observante fiel de la religión judía: Todo eso lo he cumplido desde pequeño.

Jesús se le queda mirando con cariño. Es admirable la vida de una persona que no ha hecho daño a nadie. Jesús lo quiere atraer ahora para que colabore con Él en su proyecto de hacer un mundo más humano, y le hace una propuesta sorprendente: Una cosa te falta: anda, vende lo que tienes, dale el dinero a los pobres... y luego sígueme.

El rico posee muchas cosas, pero le falta lo único que permite seguir a Jesús de verdad. Es bueno, pero vive apegado a su dinero. Jesús le pide que renuncie a su riqueza y la ponga al servicio de los pobres. Solo compartiendo lo suyo con los necesitados, podrá seguir a Jesús colaborando en su proyecto.

El joven se siente incapaz. Necesita bienestar. No tiene fuerzas para vivir sin su riqueza. Su dinero está por encima de todo. Renuncia a seguir a Jesús. Había venido corriendo entusiasmado hacia Él. Ahora se aleja triste. No conocerá nunca la alegría de colaborar con Jesús.

La crisis económica nos está invitando a los seguidores de Jesús a dar pasos hacia una vida más sobria, para compartir con los necesitados lo que tenemos y sencillamente no necesitamos para vivir con dignidad. Hemos de hacernos preguntas muy concretas si queremos seguir a Jesús en estos momentos.

Lo primero es revisar nuestra relación con el dinero: ¿Qué hacer con nuestro dinero? ¿Para qué ahorrar? ¿En qué invertir? ¿Con quiénes compartir lo que no necesitamos? Luego revisar nuestro consumo para hacerlo más responsable y menos compulsivo y superfluo: ¿Qué compramos? ¿Dónde compramos? ¿Para qué compramos? ¿A quiénes podemos ayudar a comprar lo que necesitan?

Son preguntas que nos hemos de hacer en el fondo de nuestra conciencia y también en nuestras familias, comunidades cristianas e instituciones de Iglesia. No haremos gestos heroicos, pero si damos pequeños pasos en esta dirección, conoceremos la alegría de seguir a Jesús contribuyendo a hacer la crisis de algunos un poco más humana y llevadera. Si no es así, nos sentiremos buenos cristianos, pero a nuestra religión le faltará alegría.             José Antonio Pagola (2012)

 

UNA COSA NOS FALTA

 

El episodio está narrado con intensidad especial. Jesús se pone en camino hacia Jerusalén, pero antes de que se aleje de aquel lugar, llega corriendo un desconocido que cae de rodillas ante Él para retenerlo. Necesita urgentemente a Jesús.

No es un enfermo que pide curación. No es un leproso que, desde el suelo, implora compasión. Su petición es de otro orden. Lo que él busca en aquel maestro bueno es luz para orientar su vida: ¿Qué haré para heredar la vida eterna? No es una cuestión teórica, sino existencial. No habla en general, quiere saber qué ha de hacer él personalmente.

Antes que nada, Jesús le recuerda que no hay nadie bueno más que Dios. Antes de plantearnos qué hay que hacer, hemos de saber que vivimos ante un Dios bueno como nadie: en su bondad insondable hemos de apoyar nuestra vida. Luego, le recuerda los andamientos de ese Dios bueno. Según la tradición bíblica, ése es el camino para la vida eterna.

La respuesta del hombre es admirable. Todo eso lo ha cumplido desde pequeño, pero siente dentro de sí una aspiración más honda. Está buscando algo más. Jesús se le queda mirando con cariño. Su mirada está ya expresando la relación personal e intensa que quiere establecer con él.

Jesús entiende muy bien su insatisfacción: Una cosa te falta. Siguiendo esa lógica de ‘hacer  lo mandado para ‘poseer’  la vida eterna, aunque viva de manera intachable, no quedará plenamente satisfecho. En el ser humano hay una aspiración más profunda.

Por eso, Jesús le invita a orientar su vida desde una lógica nueva. Lo primero es no vivir agarrado a sus posesiones: vende lo que tienes. Lo segundo, ayudar a los pobres: dales tu dinero. Por último: ven y sígueme. Los dos podrán recorrer juntos el camino hacia el Reino de Dios. 

El hombre se levanta y se aleja de Jesús. Olvida su mirada cariñosa y se va triste. Sabe que nunca podrá conocer la alegría y la libertad de quienes siguen a Jesús. Marcos nos explica que era muy rico.

¿No es esta nuestra experiencia de cristianos satisfechos de los países ricos? ¿No vivimos atrapados por el bienestar material? ¿No le falta a nuestra religión el amor práctico a los pobres? ¿No nos falta la alegría y libertad de los seguidores de Jesús?         J. A. Pagola (2009)

 



 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Febrero 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones