Sábado, 6 de Marzo del 2021
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  4961,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
19║ Domingo, Tiempo Ordinario, ciclo B: 12 de agosto del 2018
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=4137&web=homilias-mensajes

PARA NOSOTROS, ¿QUIÉN ES JESÚS?

   En aquella época, los judíos rechazan la divinidad de Jesús

no admiten que sea superior a Moisés… ni que sea enviado de Dios.

   Hoy, muchos dejamos de lado la humanidad de Jesús de Nazaret,

y preferimos buscarlo arriba en las nubes, en un cielo lejano.

   En cambio, si vemos el mundo que nos rodea con los ojos de Jesús,

haríamos algo por los que escupen sangre para que otros vivan mejor.

 

Este Jesús, ¿no es el hijo de José?

   Los judíos de Nazaret han visto crecer a Jesús en medio de ellos.

Solo saben que es un vecino más: es el hijo de José… y, por eso,

buscan desprestigiarlo, porque Él no puede tener más autoridad que:

-los escribas o maestros de la ley, estudiosos de las escrituras;

-los fariseos, personas que cumplen con la ley y las tradiciones; y

-los sacerdotes, encargados del culto en el templo de Jerusalén.

En otras palabras: ¿Puede salir algo bueno de Nazaret? (Jn 1,46).

   También hoy, muchos creyentes practicamos una fe desencarnada,

damos la impresión de habernos alejado del Profeta de Nazaret,

que sana a los leprosos, acoge a los pecadores y come con ellos.

Es decir: -seguimos sepultando a Jesús con títulos de gloria;

-adornamos las imágenes de Jesús, de la Virgen y de los Santos

con coronas de metales preciosos, o con vestidos de mal gusto;

-incluso explotamos a los pobres, a los débiles, a los necesitados,

luego oímos Misa, damos limosna, y pedimos a Dios una gracia.

  Si no hacemos una opción concreta y preferencial por los que sufren,

si no nos comprometemos con ellos; ¿podemos creer en Jesús,

el servidor, protector y liberador de los pequeños y despreciados?

   A los judíos que le critican, Jesús les dice: No murmuren.

Nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre que me ha enviado.

   Para creer que Jesús es Dios verdadero y enviado del Padre,

necesitamos una gracia especial, como dice el profeta Isaías:

Tus hijos serán discípulos de Dios y tendrán paz (Is, 54,13).

El que oye al Padre y aprende de Él, viene a mí

   Escuchar a Dios nuestro Padre, aprender de Él, ser sus discípulos,

es una gracia que nos permite ir al encuentro de Jesús, su Hijo amado.

   En efecto, solo Dios -Padre bueno y misericordioso-

nos enseña… abre nuestros ojos para ver a su Hijo Jesús…

abre nuestros oídos para oír sus enseñanzas y practicarlas

   Para ser discípulos del Padre, es necesario seguir a su Hijo Jesús,

que escoge y llama a los que quiere para que vivan con Él (Mc 3,13).

Este seguimiento brota de un encuentro con su persona,

para ello es necesario un cambio total en nuestra manera de vivir:

Les aseguro que todo el que deje casa, hermanos, madre o padre,

hijos o campos, por mí y por la Buena Noticia del Reinado de Dios,

recibirá en esta vida cien veces más… en medio de persecuciones;

y en el mundo futuro la vida eterna (Mc 10,29s).

 

Yo soy el pan que da Vida

Al respecto, unamos la figura de Jesús-pan con Jesús-grano de trigo:

Si el grano de trigo que cae en tierra no muere, permanece infecundo,

pero si muere, da mucho fruto (Jn 12,24). Ser pan es dar Vida plena:

Yo vine para que tengan Vida, y la tengan en abundancia (Jn 10,10).

   El Papa Francisco (en la Bula Rostro de la misericordia, n.15), dice:

Igualmente se nos preguntará: -si ayudamos a superar la duda,

que hace caer en el miedo y en ocasiones es fuente de soledad;

-si fuimos capaces de vencer la ignorancia en la que viven millones

de personas, sobre todo los niños privados de la ayuda necesaria

para ser rescatados de la pobreza;

-si fuimos capaces de ser cercanos a quien estaba solo y afligido;

-si perdonamos a quien nos ofendió y rechazamos

cualquier forma de rencor o de odio que conduce a la violencia;

-si tuvimos paciencia siguiendo el ejemplo de Dios

que es tan paciente con nosotros; finalmente,

-si encomendamos al Señor en la oración a nuestros hermanos/as. 

En cada uno de estos “más pequeños” está presente Cristo mismo.

Su carne se hace de nuevo visible como cuerpo martirizado,

llagado, flagelado, desnutrido, en fuga... para que nosotros

los reconozcamos, lo toquemos y lo asistamos con cuidado.

No olvidemos las palabras de san Juan de la Cruz:

En el ocaso de nuestras vidas, seremos juzgados en el amor.    J.C.A

 

EL CAMINO PARA CREER EN JESÚS

   Según el relato de Juan, Jesús repite cada vez de manera más abierta que viene de Dios para ofrecer a todos un alimento que da vida eterna. La gente no puede seguir escuchando algo tan escandaloso sin reaccionar. Conocen a sus padres. ¿Cómo puede decir que viene de Dios?

   A nadie nos puede sorprender su reacción. ¿Es razonable creer en Jesucristo? ¿Cómo podemos creer que en ese hombre concreto, nacido poco antes de morir Herodes el Grande, y conocido por su actividad profética en la Galilea de los años treinta, se ha encarnado el Misterio insondable de Dios.

   Jesús no responde a sus objeciones. Va directamente a la raíz de su incredulidad: No critiquéis. Es un error resistirse a la novedad radical de su persona obstinándose en pensar que ya saben todo acerca de su verdadera identidad. Les indicará el camino que pueden seguir.

   Jesús presupone que nadie puede creer en Él si no se siente atraído por su persona. Es cierto. Tal vez, desde nuestra cultura, lo entendemos mejor que aquellas gentes de Cafarnaún. Cada vez nos resulta más difícil creer en doctrinas o ideologías. La fe y la confianza se despiertan en nosotros cuando nos sentimos atraídos por alguien que nos hace bien y nos ayuda a vivir.

   Pero Jesús les advierte de algo muy importante: Nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre que me ha enviado. La atracción hacia Jesús la produce Dios mismo. El Padre que lo ha enviado al mundo despierta nuestro corazón para que nos acerquemos a Jesús con gozo y confianza, superando dudas y resistencias.

   Por eso hemos de escuchar la voz de Dios en nuestro corazón y dejarnos conducir por Él hacia Jesús. Dejarnos enseñar dócilmente por ese Padre, Creador de la vida y Amigo del ser humano: Todo el que escucha lo que dice el Padre y aprende, viene a mí.

   La afirmación de Jesús resulta revolucionaria para aquellos hebreos. La tradición bíblica decía que el ser humano escucha en su corazón la llamada de Dios a cumplir fielmente la Ley. El profeta Jeremías había proclamado así la promesa de Dios: Yo pondré mi Ley dentro de vosotros y la escribiré en vuestro corazón.

   Las palabras de Jesús nos invitan a vivir una experiencia diferente. La conciencia no es solo el lugar recóndito y privilegiado en el que podemos escuchar la Ley de Dios. Si en lo íntimo de nuestro ser, nos sentimos atraídos por lo bueno, lo hermoso, lo noble, lo que hace bien al ser humano, lo que construye un mundo mejor, fácilmente nos sentiremos invitados por Dios a sintonizar con Jesús. Es el mejor camino para creer en Él.        

José Antonio Pagola (2012)

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Marzo 2021
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2021
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones