Miércoles, 21 de Febrero del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  9521,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
VENGA A NOSOTROS TU REINO
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=426&web=homilias-mensajes

Mi Reino no es como los reinos de este mundo

Jesucristo, Rey del Universo (ciclo B): 25 de noviembre del 2012

Daniel 7,13-14  -  Apocalipsis 1,5-8  -  Juan 18,33-37

 


Para anunciar el Reino de Dios, a Jesús de Nazaret solo le basta:

la autoridad moral de su Palabra… y el testimonio de su Vida

Jesús, el Profeta ligero de equipaje, recorre la región de Galilea,

haciendo todo lo posible para que los hombres y las mujeres tengan

la capacidad de: ver, oír, hablar, levantarse, caminar… (Lc 7,22).

Esta misión, aparentemente inofensiva, fue motivo para que Jesús

fuera condenado a muerte por las autoridades religiosas y políticas:

¿Qué vamos a hacer? Este hombre hace muchos milagros.


Si lo dejamos que siga, todos creerán en Él, y vendrán los romanos

y destruirán nuestro lugar santo y nuestra nación. Entonces Caifás

que era el sumo sacerdote les dijo: Conviene que muera un hombre

por todo el pueblo, y no que toda la nación perezca. A partir de este

momento tomaron la decisión de dar muerte a Jesús (Jn 11,45-53).

Una vez apresado, Jesús fue juzgado por Caifás y, luego, por Pilato.

Éste, representante del imperio romano, le pregunta a Jesús: Tu nación

y los sumos sacerdotes te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?

Jesús, que conoce muy bien las injusticias que cometen: los romanos,

terratenientes, cobradores de impuestos, autoridades religiosas…

le responde a Pilato: Mi reino no es como los reinos de este mundo.

*Los reyes de este mundo tienen territorio y fronteras que defender…

El Reino de Jesús no está ligado a un territorio, pues Dios es Espíritu

y los que le adoran deben hacerlo en espíritu y verdad (Jn 4,19-24).

*Los reyes de este mundo mientras oprimen se hacen alabar…

En el Reino de Jesús, sus discípulos son servidores (Jn 13,12-17).

*En el reino de este mundo los lobos rapaces amontonan oro…

En el Reino de Jesús todos son amigos y se esfuerzan por amarse

mutuamente, entregando la propia vida por los amigos (Jn 15,12-15).

*En el reino de este mundo abundan: palacios, tronos, oro, riquezas…

En el Reino de Jesús la cruz es camino a la resurrección (Jn 19,1-24).

 

Vine al mundo para ser testigo de la verdad

Enseñando Jesús en el templo de Jerusalén, dijo a los judíos:

Si se mantienen fieles a mi palabra, serán realmente discípulos míos,

conocerán la verdad y la verdad les hará libres. Sin embargo,

después de una larga discusión y al no aceptar las enseñanzas

de Jesús, los judíos cogieron piedras para apedrearlo (Jn 8,31-59).

En el Evangelio de hoy, Jesús -el Profeta del Reino de Dios-

está frente a Pilato el representante del imperio más poderoso.

Pues bien, cuando Pilato pregunta a Jesús: Entonces, ¿tú eres rey?;

Jesús le responde: Tú lo dices. Yo soy rey, para esto he nacido,

para esto he venido al mundo, para ser testigo de la verdad.

Jesús es rey y vino a este mundo para darnos vida en plenitud.

Sus discípulos no son funcionarios del templo ni del imperio romano;

son creyentes que escuchan y practican las enseñanzas del Maestro,

y siguen los pasos de Jesús para ser como Él: testigos de la verdad.

Por eso, los cristianos no son propietarios de la verdad sino testigos;

no imponen su doctrina, no controlan la fe de los demás, no pretenden  

tener razón en todo. Son servidores de la Buena Noticia que libera.

Ante la actual crisis de fe, la Iglesia atraerá cuando vean que su rostro

se parece al rostro de Jesús, y su vida les recuerda la vida de Jesús:

Señor, danos entrañas de misericordia ante toda miseria humana.

Inspíranos el gesto y la palabra oportuna frente al hermano solo

y desamparado. Ayúdanos a mostrarnos disponibles ante quien  

se siente explotado y deprimido… Solo desde los pobres,

los hermanos de Jesús, se empieza a comprender todo el Evangelio.

Entonces Jesús dijo a la gente: Salió un sembrador a sembrar

Señor, aumenta nuestra fe para sembrar la Buena Noticia del Reino:

-donde hay egoísmo, sembremos la semilla del Reino de Gracia,

-donde hay pecado, sembremos la semilla del Reino de Santidad,

-donde hay odio, sembremos la semilla del Reino de Amor,

-donde hay muerte, sembremos la semilla del Reino de Vida,

-donde hay mentira, sembremos la semilla del Reino de Verdad,

-donde hay esclavitud, sembremos la semilla del Reino de Libertad,

-donde hay exclusión, sembremos la semilla del Reino de Justicia,

-donde hay guerra, sembremos la semilla del Reino de Paz.

Solo así, todos los hombres y mujeres de buena voluntad tendremos

un motivo para seguir amando y para seguir esperando. J. Castillo A

 

INTRODUCIR VERDAD

El juicio contra Jesús tuvo lugar probablemente en el palacio en el que residía Pilato cuando acudía a Jerusalén. Allí se encuentran una mañana de abril del año treinta un reo indefenso llamado Jesús y el representante del poderoso sistema imperial de Roma.

El Evangelio de Juan relata el dialogo entre ambos. En realidad, más que un interrogatorio, parece un discurso de Jesús para esclarecer algunos temas que interesan mucho al evangelista. En un determinado momento Jesús hace esta solemne proclamación: Yo para esto he venido al mundo: para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz.

Esta afirmación recoge un rasgo básico que define la trayectoria profética de Jesús: su voluntad de vivir en la verdad de Dios. Jesús no solo dice la verdad, sino que busca la verdad y solo la verdad de un Dios que quiere un mundo más humano para todos sus hijos e hijas.

Por eso, Jesús habla con autoridad, pero sin falsos autoritarismos. Habla con sinceridad, pero sin dogmatismos. No habla como los fanáticos que tratan de imponer su verdad. Tampoco como los funcionarios que la defienden por obligación aunque no crean en ella. No se siente nunca guardián de la verdad sino testigo.

Jesús no convierte la verdad de Dios en propaganda. No la utiliza en provecho propio sino en defensa de los pobres. No tolera la mentira o el encubrimiento de las injusticias. No soporta las manipulaciones. Jesús se convierte así en: voz de los sin voz, y voz contra los que tienen demasiada voz (Jon Sobrino).

Esta voz es más necesaria que nunca en esta sociedad atrapada en una grave crisis económica. La ocultación de la verdad es uno de los más firmes presupuestos de la actuación de los grandes poderes financieros y de la gestión política sometida a sus exigencias. Se nos quiere hacer vivir la crisis en la mentira.

Se hace todo lo posible para ocultar la responsabilidad de los principales causantes de la crisis y se ignora de manera perversa el sufrimiento de las víctimas más débiles e indefensas. Es urgente humanizar la crisis poniendo en el centro de atención la verdad de los que sufren y la atención prioritaria a su situación cada vez más grave.

Es la primera verdad exigible a todos si no queremos ser inhumanos. El primer dato previo a todo. No nos podemos acostumbrar a la exclusión social y la desesperanza en que están cayendo los más débiles. Quienes seguimos a Jesús hemos de escuchar su voz y salir instintivamente en su defensa y ayuda. Quien es de la verdad escucha su voz.                José Antonio Pagola (2012)

 

EXAMEN ANTE EL TESTIGO DE LA VERDAD

Dentro del proceso en el que se va a decidir la ejecución de Jesús, el Evangelio de Juan ofrece un sorprendente diálogo privado entre Pilato, representante del imperio más poderoso de la Tierra y Jesús, un reo maniatado que se presenta como testigo de la verdad.

Precisamente, Pilato quiere, al parecer, saber la verdad que se encierra en aquel extraño personaje que tiene ante su trono: ¿Eres tú el rey de los judíos? Jesús va a responder exponiendo su verdad en dos afirmaciones fundamentales, muy queridas al evangelista Juan.

Mi reino no es de este mundo. Jesús no es rey al estilo que Pilato puede imaginar. No pretende ocupar el trono de Israel ni disputar a Tiberio su poder imperial. Jesús no pertenece a ese sistema en el que se mueve el prefecto de Roma, sostenido por la injusticia y la mentira. No se apoya en la fuerza de las armas. Tiene un fundamento  completamente diferente. Su realeza proviene del amor de Dios al mundo.

Pero añade a continuación algo muy importante: Soy rey... y he venido al mundo para ser testigo de la verdad. Es en este mundo donde quiere ejercer su realeza, pero de una forma sorprendente. No viene a gobernar como Tiberio sino a ser testigo de la verdad. introduciendo el amor y la justicia de Dios en la historia humana.

Esta verdad que Jesús trae consigo no es una doctrina teórica. Es una llamada que puede transformar la vida de las personas. Lo había dicho Jesús: Si os mantenéis fieles a mi Palabra... conoceréis la verdad y la verdad os hará libres. Ser fieles al Evangelio de Jesús es una experiencia única pues lleva a conocer una verdad liberadora, capaz de hacer nuestra vida más humana.

Jesucristo es la única verdad de la que nos está permitido vivir a los cristianos. ¿No necesitamos en la Iglesia de Jesús hacer un examen de conciencia colectivo ante el ‘Testigo de la Verdad’.

¿Atrevernos a discernir con humildad qué hay de verdad y qué hay de mentira en nuestro seguimiento a Jesús? ¿Dónde hay verdad liberadora y dónde mentira que nos esclaviza? ¿No necesitamos dar pasos hacia mayores niveles de verdad humana y evangélica en nuestras vidas, nuestras comunidades y nuestras instituciones?                        J. A. Pagola (2009)



 

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Febrero 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones