Viernes, 14 de Junio del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  5546,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
Sagrada Familia, ciclo C: 30 de diciembre del 2018
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=4556&web=homilias-mensajes


LA FAMILIA DE NAZARET


   Bendita sea la familia de José, María y Jesús que nos enseña:

el significado de la familia… su comunión de amor…

su sencilla y austera belleza… su carácter sagrado (Pablo VI, 1964).

Bendito sea Jesús que anuncia el verdadero rostro de Dios Padre.

Bendita sea María que medita en los gestos y palabras de Jesús.

 


José, María y el joven Jesús van a Jerusalén


   Al cumplir doce años, Jesús va a Jerusalén con José y María,

para la Pascua: liberación de su pueblo de la esclavitud de Egipto.

Al respecto, reflexionemos y practiquemos los siguientes textos:

*He visto la opresión de mi pueblo en Egipto,

he oído sus quejas, me he fijado en sus sufrimientos,

he bajado para liberarlos y llevarlos a una tierra fértil (Ex 3,7ss).

*No explotes ni oprimas al extranjero,

porque ustedes también fueron extranjeros en Egipto…

No maltrates a las viudas ni a los huérfanos…

Si prestas dinero a una persona pobre de mi pueblo que vive contigo,

no seas como el prestamista, cobrándole intereses…

Si tomas en prenda la ropa de una persona pobre,

se lo devolverás antes de ponerse el sol,

porque esa ropa es lo único que tiene para protegerse del frío;

si no, ¿sobre qué va a acostarse el pobre? (Ex 22,20ss).

*Cuando algún día tu hijo te pregunte:

¿qué significa estos mandatos, leyes y decretos

que les ha ordenado el Señor nuestro Dios?

Le responderás a tu hijo: Éramos esclavos del faraón en Egipto,

y el Señor nos sacó de allí con gran poder (Dt 6,20ss).

*Al llegar la hora, se sientan a la mesa y Jesús dice a sus discípulos:

Cuánto he deseado comer con ustedes esta Pascua antes de morir.

Les aseguro que no volveré a comerla

hasta que se cumpla en el Reino de Dios (Lc 22,14ss).


Debo de estar en la casa de mi Padre


   Según el texto de Lucas, las primeras palabras de Jesús son:

Debo de estar en la casa de mi Padre.

Más tarde, Jesús anunciará -con palabras y obras- esta Buena Noticia:

Dios es un Padre compasivo y misericordioso.

*A ustedes que me escuchan les digo: Amen a sus enemigos.

Hagan el bien a quienes les odian. Bendigan a quienes les maldicen.

Oren por quienes les insultan… Sean misericordiosos

como es misericordioso el Padre de ustedes (Lc 6,27-36).

*Al volver los setenta y dos discípulos… Jesús lleno de alegría dice:

Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra,

porque has ocultado estas cosas a los sabios y entendidos,

y las diste a conocer a la gente sencilla (Lc 10,21).

*Cuando un discípulo dice: Señor, enséñanos a orar; Jesús contesta:

Cuando recen digan: Padre, santificado sea tu nombre

Danos hoy nuestro pan de cada día… (Lc 11,1ss).

*Jesús que acoge y come con pecadores, denuncia a los hipócritas,

narrando la parábola del padre misericordioso (Lc 15,11-32).

*Jesús crucificado, antes de morir pronuncia sus últimas palabras:

-Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen (Lc 23,34).

-Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu (Lc 23,46).

 


María medita todo esto en su corazón


   María -al meditar- va profundizando en la misión de su hijo Jesús,

y, de esta manera, ella también crece en gracia y en sabiduría.

   Para no dejarnos esclavizar por la propaganda comercial navideña,

sigamos el ejemplo de María, la madre de Jesús y madre nuestra.

Busquemos tiempo y silencio para: -dar sentido a nuestra vida, y

-crear una familia humana fraterna, como Jesús quiere (Lc 8,19ss).

    Como hace María, meditemos también en los siguientes textos:

*El ángel le dice: Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.

Estas palabras la impresionan muchísimo

y se pregunta que significaría este saludo (Lc 1,28s).

*Al recibir, en Belén, la visita de los pastores,

María observa cuidadosamente estos acontecimientos,

y los medita en su corazón (Lc 2,19).

*Pasados los días de angustia y después de hallar a su hijo Jesús,

María guarda todo esto en su corazón (Lc 2,51).    Javier Castillo A.

 


UNA FAMILIA DIFERENTE



   Entre los católicos se defiende casi instintivamente el valor de la familia, pero no siempre nos detenemos a reflexionar el contenido concreto de un proyecto familiar, entendido y vivido desde el Evangelio. ¿Cómo sería una familia inspirada en Jesús?

   La familia, según Él, tiene su origen en el misterio del Creador que atrae a la mujer y al varón a ser “una sola carne”, compartiendo su vida en una entrega mutua, animada por un amor libre y gratuito. Esto es lo primero y decisivo. Esta experiencia amorosa de los padres puede engendrar una familia sana.

   Siguiendo la llamada profunda de su amor, los padres se convierten en fuente de vida nueva. Es su tarea más apasionante. La que puede dar una hondura y un horizonte nuevo a su amor. La que puede consolidar para siempre su obra creadora en el mundo.

   Los hijos son un regalo y una responsabilidad. Un reto difícil y una satisfacción incomparable. La actuación de Jesús, defendiendo siempre a los pequeños y abrazando y bendiciendo a los niños, sugiere la actitud básica: cuidar la vida frágil de quienes comienzan su andadura por este mundo. Nadie les podrá ofrecer nada mejor.

   Una familia cristiana trata de vivir una experiencia original en medio de la sociedad actual, indiferente y agnóstica: construir su hogar desde Jesús. Donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. Es Jesús quien alienta, sostiene y orienta la vida sana de la familia.

   El hogar se convierte entonces en un espacio privilegiado para vivir las experiencias más básicas de la fe cristiana: la confianza en un Dios Bueno, amigo del ser humano; la atracción por el estilo de vida de Jesús; el descubrimiento del proyecto de Dios, de construir un mundo más digno, justo y amable para todos. La lectura del Evangelio en familia es, para todo esto, una experiencia decisiva.

   En un hogar donde se le vive a Jesús con fe sencilla, pero con pasión grande, crece una familia siempre acogedora, sensible al sufrimiento de los más necesitados, donde se aprende a compartir y a comprometerse por un mundo más humano. Una familia que no se encierra solo en sus intereses sino que vive abierta a la familia humana.

   Muchos padres viven hoy desbordados por diferentes problemas, y demasiado solos para enfrentarse a su tarea. ¿No podrían recibir una ayuda más concreta y eficaz desde las comunidades cristianas? A muchos padres creyentes les haría mucho bien encontrarse, compartir sus inquietudes y apoyarse mutuamente. No es evangélico exigirles tareas heroicas y desentendernos luego de sus luchas y desvelos.          

José Antonio  Pagola (2012)

 


Discurso de Paulo VI, en la Iglesia de la Anunciación de Nazaret,

el 5 de enero de 1964.    https://w2.vatican.va/content/paul-vi/es/speeches/1964/documents/hf_p-vi_spe_19640105_nazareth.html

 

 

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Junio 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones