Miércoles, 28 de Febrero del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  7051,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
2º Domingo, Tiempo Ordinario, ciclo A: 19 de enero del 2020
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=5508&web=homilias-mensajes

 


JUAN BAUTISTA ANUNCIA A JESÚS


   A Jesús no solo le hemos cubierto con títulos de poder y de gloria,

también le hemos construido templos y monumentos lujosos.  

   Sin embargo, yendo a las fuentes, Jesús es: una persona sencilla,

vive con los pobres, enseña con su ejemplo, y realiza gestos audaces.

   Juan Bautista es un testigo privilegiado y anuncia quién es Jesús.

 


Jesús es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo

   *En aquella época -y también en nuestros pueblos campesinos-

los corderos y las ovejas son fuente de vida. Así lo dice Job:

Cuando veía que alguien moría por falta de ropa,

o que un pobre no tenía con qué cubrirse,

con la lana de mis propias ovejas les abrigaba (31,19s).

   Recordemos la cena familiar de los judíos, esclavizados en Egipto.

No pudiendo soportar tantos maltratos, deciden liberarse… para ello:

ceñidos con el cinturón, sandalias en los pies y un bastón en la mano,

comen de prisa el cordero, porque es la Pascua del Señor (Ex 12,11).

   Ahora bien, cuando el Bautista dice que Jesús es el Cordero de Dios,

está anunciando que Jesús viene: para reunir a todos los pueblos,

que viven dispersos como ovejas sin pastor, y para liberarlos.

   Es significativo lo que dice Isaías (53,7) sobre el servidor del Señor:

Maltratado, no abre la boca, es como un cordero llevado al matadero.

   *Luego, Juan Bautista dice: Jesús quita el pecado del mundo.

Es bueno pedir perdón de los pecados y ofensas que hemos cometido.

Sin embargo, jamás debemos olvidar que hay “un pecado del mundo”:

los malos deseos, la codicia, el orgullo de las riquezas (1Jn 2,16).

Allí están los corruptos que amontonan cientos de millones de dólares,

explotando a seres humanos desamparados, que son imágenes de Dios.

   Para quitar “el pecado del mundo”, Jesús nos sigue diciendo:

Les doy este mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros.

Así como yo les amo a ustedes, así deben amarse. En este amor,

todos conocerán que ustedes son mis discípulos (Jn 13,34s).


Jesús es el que bautiza con el Espíritu Santo

   A continuación Juan anuncia: Jesús bautiza con el Espíritu Santo.

Siguiendo nuestras costumbres… muchos hemos sido bautizados,

sin dejarnos transformar por el Espíritu. Por eso, necesitamos

convertirnos, cambiar nuestra manera de vivir, nuestra mentalidad,

abandonar la mentira, pues solo la verdad nos hace libres (Jn 8,32).

Solo así, seremos hijos del Padre y hermanos entre nosotros,

anunciando la Buena Noticia de Jesús, en todo tiempo y lugar,

sin perder de vista la posibilidad de derramar nuestra sangre.

   Tengamos presente también que hay una gran diferencia entre:

-Conocer y amar a Jesús… que dejarnos llevar por cosas mundanas.

-Caminar con Él… que hacerlo solos, vacilando, tambaleando.

-Escuchar y practicar sus enseñanzas… que desconocerlas.

-Construir con el Evangelio, una sociedad más humana y fraterna…

que hacerlo confiando solo en  nuestra propia razón.

-Acoger a las personas despreciadas… en vez de abandonarlas.

 

Jesús es el Hijo de Dios

   Finalmente, Juan Bautista anuncia: Jesús es el Hijo de Dios.

Este título Hijo de Dios atraviesa el Evangelio de Juan:

*Natanael (o Bartolomé), a pesar de su duda inicial, exclama:

Maestro, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel (Jn 1,49).

*En Betania, Jesús le dice a Marta: Yo soy la resurrección y la vida.

El que cree en mí, aunque muera, vivirá. ¿Crees esto?

La respuesta de Marta es una verdadera profesión de fe:

Sí, Señor, yo creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios (Jn 11,25ss).

*El texto evangélico de Juan termina con el siguiente mensaje:

Estas cosas se han escrito para que crean que Jesús es el Mesías,

el Hijo de Dios, y creyendo tengan vida por medio de Él (Jn 20,31).

   Muchos de nosotros seguimos pensando en un “dios castigador”.

Sin embargo, como lo dice san Pablo, todos somos hijos de Dios:

Cuando se cumplió el tiempo, Dios envió a su Hijo,

que nació de una mujer, sometido a la ley de Moisés,

para rescatarnos a los que estábamos bajo esa ley

y concedernos gozar de los derechos de hijos de Dios.

Y porque ya somos sus hijos, Dios envió a nuestros corazones

el Espíritu de su propio Hijo que clama: “¡Abbá! ¡Padre!. Así pues,

ya no somos esclavos, sino hijos y herederos (Gal 4,4ss).  J. Castillo A.

 

CON EL FUEGO DEL ESPÍRITU

   Las primeras comunidades cristianas se preocuparon de diferenciar bien: el bautismo de Juan que sumergía a las gentes en las aguas del Jordán y el bautismo de Jesús que comunicaba su Espíritu para limpiar, renovar y transformar el corazón de sus seguidores. Sin ese Espíritu de Jesús, la Iglesia se apaga y se extingue.

   Solo el Espíritu de Jesús puede poner más verdad en el cristianismo actual. Solo su Espíritu nos puede conducir a recuperar nuestra verdadera identidad, abandonando caminos que nos desvían una y otra vez del Evangelio. Solo ese Espíritu nos puede dar luz y fuerza para emprender la renovación que necesita hoy la Iglesia.

   El Papa Francisco sabe muy bien que el mayor obstáculo para poner en marcha una nueva etapa evangelizadora es la mediocridad espiritual. Lo dice de manera rotunda. Desea alentar con todas sus fuerzas una etapa más ardiente, alegre, generosa, audaz, llena de amor hasta el fin, y de vida contagiosa. Pero todo será insuficiente, si no arde en los corazones el fuego del Espíritu.

   Por eso busca para la Iglesia de hoy evangelizadores con Espíritu, que se abran sin miedo a su acción y encuentren en ese Espíritu Santo de Jesús la fuerza para anunciar la verdad del Evangelio con audacia, en voz alta y en todo tiempo y lugar, incluso a contracorriente.

   La renovación que el Papa quiere impulsar en el cristianismo actual no es posible cuando la falta de una espiritualidad profunda se traduce en pesimismo, fatalismo y desconfianza, o cuando nos lleva a pensar que nada puede cambiar y, por tanto, es inútil esforzarse; o cuando bajamos los brazos definitivamente, dominados por un descontento crónico o por una acedia que seca el alma.

   Francisco nos advierte que a veces perdemos el entusiasmo al olvidar que el Evangelio responde a las necesidades más profundas de las personas. Sin embargo no es así. El Papa expresa con fuerza su convicción: no es lo mismo haber conocido a Jesús que no conocerlo, no es lo mismo caminar con Él que caminar a tientas, no es lo mismo poder escucharlo que ignorar su Palabra... no es lo mismo tratar de construir el mundo con su Evangelio que hacerlo solo con la propia razón.

   Todo esto lo hemos de descubrir por experiencia personal en Jesús. De lo contrario, a quien no lo descubre, pronto le falta fuerza y pasión; y una persona que no está convencida, entusiasmada, segura, enamorada, no convence a nadie. ¿No estará aquí uno de los principales obstáculos para impulsar la renovación querida por el Papa Francisco? 

José Antonio Pagola (2014)

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Febrero 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones