Viernes, 14 de Junio del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  8092,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
1º Domingo de Cuaresma, ciclo A: 1 de marzo del 2020
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=5583&web=homilias-mensajes

 


NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN

   Para ser fiel a la misión que el Padre le ha confiado, Jesús

-a lo largo de toda su vida- supera varias pruebas o tentaciones:

El egoísmo insaciable…La figuración…Arrodillarse ante el poderoso.

   Estas mismas dificultades las tenemos también nosotros.


 

Escucha y practica la Palabra de Dios

   Después de ayunar cuarenta días en el desierto, Jesús tiene hambre.

Fue entonces cuando el tentador le pide actuar pensando en sí mismo:

Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes.

Jesús -Hijo de Dios- renuncia a usar el poder en beneficio propio.

   Más adelante, gracias a un joven que da sus cinco panes de cebada,

Jesús comparte el pan con unas cinco mil personas que tienen hambre.

Luego se va al monte para alimentarse de la Palabra de Dios (Jn 6).

   Examinemos nuestra vida, reflexionando en los siguientes textos:

Ay de ustedes, los ricos, porque ya tienen su consuelo!

¡Ay de ustedes, los que viven satisfechos, porque tendrán hambre!

¡Ay de ustedes, los que ahora ríen, porque van a llorar! (Lc 6,24ss).

*Después del asesinato del Bautista, Jesús va a un lugar despoblado,

y al ver que la gente le sigue tiene compasión y sana a los enfermos.

Cuando sus discípulos le piden despedir a la gente, Jesús les dice:

No tienen por qué irse, denles ustedes de comer (Mt 14,13ss).

*A cualquier persona que tenga demasiado apego

por las cosas materiales o por su propia imagen,

a quien le gusta el dinero, los banquetes exuberantes,

las mansiones suntuosas, los trajes refinados, los autos de lujo,

le aconsejaría que se fije qué está pasando en su corazón

y rece para que Dios lo libere de esas ataduras. (Papa Francisco,

III Encuentro Mundial de Movimientos Populares, 5 nov. 2016).

   Tengamos gestos de amor y de ternura, compartiendo nuestro pan

con las personas despreciadas por la sociedad y la religión…sabiendo

que la vida es más importante que satisfacer una necesidad pasajera.


No tentarás al Señor, tu Dios

   Luego, el tentador propone a Jesús ingresar a la ciudad de Jerusalén

descendiendo triunfalmente desde la parte más alta del templo.

Jesús que vino a este mundo no para buscar figuración y prestigio,

rechaza esa tentación: No tentarás al Señor, tu Dios (Dt 6,16).

   Sin embargo, una tentación parecida le harán sus propios familiares:

Cuando uno quiere sobresalir, no hace las cosas a escondidas.

Pues, tú que haces maravillas, date a conocer a todo el mundo.

Sus parientes hablan así porque no creen en 

Élpues desenmascara las malas acciones 

de muchas personas hipócritas (Jn 7,4ss).

   A quienes usan el templo para figurar, aparentar, dominar, engañar,

negociar con la administración de los sacramentos… Jesús les dice:

No basta decir: ¡Señor, Señor!, para entrar en el Reino de los cielos,

sino hacer la voluntad de mi Padre que está en el cielo.

Aquel día muchos me dirán: Señor, en tu Nombre hemos predicado,

hemos expulsado demonios, hemos realizado muchos milagros.

Pero yo les diré: No les conozco, aléjense malhechores (Mt 7,21ss).

   No encerremos a Dios en el templo, pues para el Profeta de Nazaret,

los que adoran a Dios deben hacerlo en espíritu y verdad (Jn 4,21ss).


 

Adora y sirve al Señor, tu Dios

   Desde una montaña muy alta, el tentador le muestra a Jesús

todos los países del mundo, con sus riquezas y glorias… y le dice:

Todo esto te daré, si te postras y me adoras. Jesús le responde:

Vete, porque está escrito: adora al Señor, tu Dios, y sírvele solo a Él.

En el Gólgota (=Calvario), a Jesús crucificado le insultan diciendo:

Si eres el Hijo de Dios, sálvate y baja de la cruz (Mt 27,40).

   Siguiendo la voluntad del Padre compasivo y misericordioso, 

Jesús introduce en este mundo el Reino de Dios y su justicia;

y desde una montaña dice: Felices los que tienen espíritu de pobre

Sus enseñanzas no las impone con poder, las ofrece con amor.

Ser Hijo de Dios no es un privilegio, es un servicio desinteresado.

   Por eso, hacer -hoy- una Iglesia pobre y servidora, significa:

-Despojarnos del poder, del tener y de los prestigios ambiguos.

-Anunciar el Evangelio, entregando la propia vida como hace Jesús.

-Liberar a los que sufren el peso intolerable de la miseria (SRS, 13).

-Vivir “ligeros de equipaje”, sabiendo que somos simples pasajeros.

-Ser hijos de nuestro Padre,  y hermanos entre nosotros.  J. Castillo A 

 

NUESTRA GRAN TENTACIÓN

   La escena de “las tentaciones de Jesús” es un relato que no hemos de interpretar ligeramente. Las tentaciones que se nos describen no son propiamente de orden moral. El relato nos está advirtiendo de que podemos arruinar nuestra vida, si nos desviamos del camino que sigue Jesús.

   La primera tentación es de importancia decisiva, pues puede pervertir y corromper nuestra vida de raíz. Aparentemente, a Jesús se le ofrece algo bien inocente y bueno: poner a Dios al servicio de su hambre. Si eres Hijo de Dios, manda que estas piedras se conviertan en panes.

   Sin embargo, Jesús reacciona de manera rápida y sorprendente: No solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de boca de Dios. No hará de su propio pan un absoluto. No pondrá a Dios al servicio de su propio interés, olvidando el proyecto del Padre. Siempre buscará primero el Reino de Dios y su justicia. En todo momento escuchará su Palabra.

   Nuestras necesidades no quedan satisfechas solo con tener asegurado nuestro pan. El ser humano necesita y anhela mucho más. Incluso, para rescatar del hambre y la miseria a quienes no tienen pan, hemos de escuchar a Dios, nuestro Padre, y despertar en nuestra conciencia el hambre de justicia, la compasión y la solidaridad.

   Nuestra gran tentación es hoy convertirlo todo en pan. Reducir cada vez más el horizonte de nuestra vida a la mera satisfacción de nuestros deseos; hacer de la obsesión por un bienestar siempre mayor o del consumismo indiscriminado y sin límites el ideal casi único de nuestras vidas.

   Nos engañamos si pensamos que ese es el camino a seguir hacia el progreso y la liberación. ¿No estamos viendo que una sociedad que arrastra a las personas hacia el consumismo sin límites y hacia la autosatisfacción, no hace sino generar vacío y sinsentido en las personas, y egoísmo, insolidaridad e irresponsabilidad en la convivencia?

   ¿Por qué nos estremecemos de que vaya aumentando de manera trágica el número de personas que se suicidan cada día? ¿Por qué seguimos encerrados en nuestro falso bienestar, levantando barreras cada vez más inhumanas para que los hambrientos no entren en nuestros países, no lleguen hasta nuestras residencias ni llamen a nuestra puerta?

   La llamada de Jesús nos puede ayudar a tomar más conciencia de que no solo de bienestar vive el hombre. El ser humano necesita también cultivar el espíritu, conocer el amor y la amistad, desarrollar la solidaridad con los que sufren, escuchar su conciencia con responsabilidad, abrirse al Misterio último de la vida con esperanza.

José Antonio Pagola (2014)

 

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Junio 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones