Jueves, 18 de Abril del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  9508,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
VIERNES SANTO, 10 de abril del 2020
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=5685&web=homilias-mensajes

 


Creemos que Jesús fue crucificado, muerto y sepultado

   Jesús se enfrenta a los poderosos que oprimen al pueblo,

quienes, desde el inicio de su vida pública, deciden acabar con Él.

Un sábado, Jesús sana a un hombre paralítico.

De inmediato, los fariseos van a ver a los herodianos

para ver la forma de eliminar a Jesús (Mc 3,1-6).

¿Es delito dar vida a los enfermos, en lugar del “cumplo-y-miento”

rutinario de tantas normas, tradiciones y costumbres humanas?

   En la región de Cesarea de Felipo, Jesús anuncia a sus seguidores:

que Él va a Jerusalén, donde las autoridades, los sumos sacerdotes

y los escribas, le van a matar, pero que al tercer día resucitará.

Entonces Pedro se lo lleva aparte y le reprende diciéndole:

Dios no lo quiera, Señor. Esto no te puede pasar. Jesús le dice:

Aléjate, Satanás, piensas como los hombres no como Dios (Mt 16,21s).

¡Es fácil confesar con los labios, pero qué difícil dar la propia vida!

   Un sábado, en la sinagoga de Nazaret, Jesús lee este texto de Isaías:

El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para:

-anunciar la Buena Noticia a los pobres, -dar vista a los ciegos,

-liberar a los cautivos y oprimidos, -proclamar el año de gracia.

Luego comenta: Hoy mismo se cumple este pasaje de la Escritura

Después, al decirles que ningún profeta es bien recibido en su tierra,

sus paisanos se indignan, lo sacan fuera de la ciudad

y lo llevan a un barranco con la intención de arrojarlo.

Pero Jesús pasa en medio de ellos y sigue su camino (Lc 4,16-30).

Anunciar el Reinado de Dios y su justicia, tiene un precio: morir.

   Amenazas de muerte y de persecución, atraviesa del texto de Juan:

Jesús, un sábado, sana al paralítico de la piscina de Betsaida…

Los judíos atacaban a Jesús por no respetar el descanso sabático

y tenían ganas de acabar con Él (Jn 5,1-18).

En el discurso de despedida, Jesús dice a sus discípulos:

Si el mundo les odia, sepan que antes me odió a mí… Si a mí

me han perseguido, también les perseguirán a ustedes (Jn 15,18ss).

Es bueno pensar en los dolores de los que sufren en nuestra sociedad.

Pero, hace falta ir a las causas económicas y políticas de esos dolores

y, sobre todo, examinarnos: ¿Qué estamos haciendo por ellos?



Meditemos en las palabras de despedida de Jesús

1.      Después que le crucifican, Jesús implora:

Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen (Lc 23,34).

2.      Uno de los malhechores crucificados, insulta a Jesús diciéndole:

¿No eres tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y también a nosotros!

Pero el otro le responde diciendo:

¿No temes a Dios, tú, que sufres la misma condena?

Lo nuestro es justo, pues recibimos el castigo de nuestros delitos,

en cambio Él no ha cometido ningún crimen. Y le suplica:

Jesús, cuando llegues a tu Reino, acuérdate de mí.  Jesús le dice:

Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso (Lc 23,39-43).

3.      Cerca de la cruz de Jesús está su Madre,

con María la esposa de Cleofás, y con María Magdalena.

Jesús, al ver a su Madre y junto a ella al discípulo a quien ama,

dice a su Madre: Mujer, ahí tiene a tu hijo.

Después dice al discípulo: Ahí tienes a tu madre.

Desde aquel momento el discípulo la acoge en su casa (Jn 19,25-27).

4.      A mediodía, Jesús grita con fuerte voz:

Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?

Al oírlo, algunos de los presentes comentan: Está llamando a Elías.

Uno de ellos corre a mojar una esponja en vinagre,

la pone en la punta de una caña y le ofrece de beber diciendo:

Veamos si viene Elías a librarlo (Mc 15,33-36).

5.      Después de esto, sabiendo Jesús que todo se había cumplido,

y para que se cumpliera también la Escritura, exclama:

Tengo sed (Jn 19,28).

6.      Jesús al probar el vinagre, dice:

Todo está consumado (Jn 19,30).

7.      Desde el mediodía, hasta las tres de la tarde,

todo el país se quedó en oscuridad.

En ese momento la cortina del templo se rompió por la mitad.

Entonces Jesús, dando un fuerte grito, exclama:

Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y dicho esto, muere.

   El capitán romano, viendo lo sucedido, alaba a Dios diciendo:

Verdaderamente este hombre era justo (Lc 23,44-47).  


J. Castillo A.

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Abril 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones