Sábado, 23 de Enero del 2021
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  9131,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
Jesucristo, Rey del Universo, ciclo A: 22 de noviembre del 2020
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=5894&web=homilias-mensajes

 


*Buscaré a las ovejas perdidas y sanaré a las enfermas (Ez 34,11-17)

*Cristo eliminará todo señorío, autoridad y poder (1Cor 15,20-28)

*¿Cuándo te vimos con hambre, y te alimentamos? (Mt 25,31-46)

 

SEPARA A UNOS DE OTROS

   Aquel día -al atardecer de la vida- todos seremos examinados.

No por las oraciones, prácticas religiosas, o promesas que hacemos,

sino por la acogida y ayuda que damos a las personas necesitadas.

   Son benditos quienes dan de comer a los hermanos/as de Jesús…

Y son malditos los que no lo hacen… los egoístas, los indiferentes.

 

Jesús vino a servir y no a ser servido

   La fiesta que hoy celebramos, fue establecida por el Papa Pío XI,

el 11 de diciembre de 1925; y ordenaba renovar en este día

la consagración del género humano al Sagrado Corazón de Jesús.

¿Qué autoridad moral tienen los gobernantes corruptos, para consagrar

su país al Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María?

   Nuestro destino final se decide, en esta tierra, a partir de las obras

que hacemos o dejamos de hacer a las personas más necesitadas.

En la Sagrada Escritura, dar limosna significa hacer justicia:

*El Señor hace justicia al huérfano y a la viuda, ama al emigrante,

dándole alimento y vestido (Deut 10,18),

*Practicar la justicia agrada a Dios más que los sacrificios (Prov 21,3).

*Felices los que tienen hambre y sed de justicia,

porque ellos serán saciados (Mt 5,6).

*Cuando des limosna, no la publiques a los cuatro vientos,

como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles,

para que la gente los alabe. Les aseguro que ya recibieron su premio.

Tú en cambio, cuando des limosna, no debe saber tu mano izquierda

lo que hace tu derecha; cuida que tu limosna quede en secreto,

y el Padre que ve lo secreto, te premiará (Mt 6,2-4).

*Les doy un mandamiento nuevo, que se amen unos a otros

como yo les amo. En esto conocerán todos que ustedes

son mis discípulos, si se aman mutuamente (Jn 13,34s).

   Hoy en día, los cristianos y cristianas ¿amamos preferentemente

a los hermanos y hermanas de Jesús? (cf. Is 58,6-12).

 

   *Señor, ¿cuándo te vimos con hambre?

En el Perú, con tantos recursos naturales en la Costa, Sierra y Selva,

hay personas que sufren hambre, sobre todo niños menores de 5 años.

Jesús al ver esa multitud, tiene compasión y dice a sus discípulos:

No tienen necesidad de irse, denles ustedes de comer (Mt 14,14ss).

   *Señor, ¿cuándo te vimos sediento?

Cada día, se contaminan los lagos, los ríos, el mar, arrojando basura,

relaves mineros, productos químicos, desechos industriales…

Como siempre, los pobres sufren más, al beber agua contaminada.

Hoy también, Jesús crucificado exclama: Tengo sed (Jn 19,28).

   *Señor, ¿cuándo te vimos forastero?

Las empresas mineras que hay en nuestro país, son una amenaza,

pues, con el apoyo de los gobiernos de turno, esas empresas extraen:

minerales, petróleo, gas… y dejan inmensos depósitos de porquería.

Ante esta injusticia que clama al cielo, los campesinos y nativos

se ven obligados -con dolor- a dejar la tierra que los vio nacer.

Diferente lo que dicen los discípulos de Emaús al Forastero Jesús:

Quédate con nosotros, ya es tarde y el día se acaba (Lc 24,29).

   *Señor, ¿cuándo te vimos desnudo?

¿Cómo se explica que produciendo lana y algodón,

fibra de alpacas y de llamas, etc. preferimos los vestidos asiáticos?

¿De qué sirve “alquilar” vestidos para ciertas ceremonias religiosas,

cuando negamos al mismo Jesús el vestido para cubrir su desnudez?

José de Arimatea, hombre justo, pide a Pilato el cuerpo de Jesús,

y, luego, lo envuelve en una sábana (Lc 23,50-53; cf. Lc 2,7).

   *Señor, ¿cuándo te vimos enfermo?

Lamentablemente, tenemos hospitales sin camas, sin medicamentos,

sin equipos suficientes. Entre tanto, sigue el comercio de las clínicas.

¿Hay proyectos para promover la salud, y prevenir enfermedades?

Un samaritano ve al enfermo abandonado en el camino,

tiene compasión, cura sus heridas, lo sube a su propia cabalgadura,

lo lleva a un alojamiento, y lo cuida (Lc 10,30ss).

   *Señor, ¿cuándo te vimos encarcelado?

Nuestros penales están repletos y con miles de personas enfermas.

No olvidemos que todos ellos son hijos de Dios y hermanos nuestros.

Ojalá llegue el día en que haya paz con justicia, y justicia con amor.

Arrestan a Jesús y todos sus discípulos huyen (Mt 26,56).  J. Castillo

 

UN JUICIO EXTRAÑO

   Las fuentes no admiten dudas. Jesús vive volcado hacia aquellos que ve necesitados de ayuda. Es incapaz de pasar de largo. Ningún sufrimiento le es ajeno. Se identifica con los más pequeños y desvalidos y hace por ellos todo lo que puede. Para Él la compasión es lo primero. El único modo de parecernos a Dios: Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo.

   ¿Cómo nos va a extrañar que, al hablar del Juicio final, Jesús presente la compasión como el criterio último y decisivo que juzgará nuestras vidas y nuestra identificación con él? ¿Cómo nos va a extrañar que se presente identificado con todos los pobres y desgraciados de la historia?

   Según el relato de Mateo, comparecen ante el Hijo del Hombre, es decir, ante Jesús, el compasivo, “todas las naciones”. No se hacen diferencias entre “pueblo elegido” y “pueblo pagano”. Nada se dice de las diferentes religiones y cultos. Se habla de algo muy humano y que todos entienden: ¿Qué hemos hecho con todos los que han vivido sufriendo?

   El evangelista no se detiene propiamente a describir los detalles de un juicio. Lo que destaca es un doble diálogo que arroja una luz inmensa sobre nuestro presente, y nos abre los ojos para ver que, en definitiva, hay dos maneras de reaccionar ante los que sufren: nos compadecemos y les ayudamos, o nos desentendemos y los abandonamos.

   El que habla es un Juez que está identificado con todos los pobres y necesitados: Cada vez que ayudasteis a uno de estos mis pequeños hermanos, lo hicisteis conmigo. Quienes se han acercado a ayudar a un necesitado, se han acercado a Él. Por eso han de estar junto a Él en el reino: Venid, benditos de mi Padre.

   Luego se dirige a quienes han vivido sin compasión: Cada vez que no ayudasteis a uno de estos pequeños, lo dejasteis de hacer conmigo. Quienes se han apartado de los que sufren, se han apartado de Jesús. Es lógico que ahora les diga: Apartaos de mí. Seguid vuestro camino...

   Nuestra vida se está jugando ahora mismo. No hay que esperar ningún juicio. Ahora nos estamos acercando o alejando de los que sufren. Ahora nos estamos acercando o alejando de Cristo. Ahora estamos decidiendo nuestra vida.

José Antonio Pagola (2014)

 

Encíclica Quas primas del Papa Pío XI sobre la fiesta de Cristo Rey

http://w2.vatican.va/content/pius-xi/es/encyclicals/documents/hf_p-xi_enc_11121925_quas-primas.html

 

 

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Enero 2021
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2021
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones