Jueves, 18 de Abril del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  6788,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
JESÚS ES EL PASTOR MODELO
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=612&web=homilias-mensajes

IV Domingo de Pascua (ciclo C): 21 de abril del 2013

He 13,14.43-52  -  Ap 7,9.14-17  -  Jn 10,27-30

 

JESÚS ES EL PASTOR MODELO

 

Conozco a mis ovejas y yo les doy la vida eterna

*Jesús está en Jerusalén y se pasea en el pórtico de Salomón,

durante la fiesta de la Dedicación del Templo… Es invierno…

En esta circunstancia, algunas autoridades judías se acercan a Jesús

y le preguntan: Si eres el Mesías -el Cristo- dilo claramente.

Jesús, utilizando un lenguaje pastoril, les responde:

Ya se lo dije, pero ustedes no creen porque no son de mis ovejas.

Luego, aquellas autoridades precisamente por no ser ovejas de Jesús,

no solo intentan apedrear a Jesús, sino también buscan arrestarlo.

Lamentablemente, esas autoridades no solo buscan acabar con Jesús,

sino también roban, matan y destrozan el rebaño.

*Uno de los problemas que afecta a la mayoría de nuestra población

es la globalización económica que no tiene patria ni fronteras.

El neocolonialismo ha globalizado la pobreza pero no la riqueza.

Es lamentable que los trabajadores ya no tienen horarios de trabajo.

Con la inestabilidad laboral se ha incrementado la desocupación.

Hay exclusión, pobreza y miseria, aunque ciertos sectores lo niegan.

También es preocupante la contaminación del medio ambiente…

Tras estas injusticias: Hay autoridades que se apacientan a sí mismas.

Por falta de pastor las ovejas son presa de las fieras salvajes,

andan extraviadas y nadie va a buscarlas (Ez 34,1-10).

*Ante las consecuencias negativas de una industrialización salvaje,

los cristianos debemos seguir el ejemplo de Jesús -el Buen Pastor- que

nos sigue diciendo: Conozco a mis ovejas y yo les doy la vida eterna.

Algo más: Una religión de misa dominical pero de semanas injustas,

no agrada al Señor. Una religión de mucho rezo pero con hipocresías

en el corazón, no es cristiana. Una Iglesia que se instalara solo

para estar bien, para tener mucho dinero, mucha comodidad,

pero que olvidara el reclamo de las injusticias, no sería la verdadera

Iglesia de nuestro divino Redentor (Oscar Romero, 4 dic. 1977).

 

Mis ovejas escuchan mi voz y me siguen

Ante la torrencial lluvia de palabras, voces, propagandas, ruidos…

necesitamos urgentemente recuperar de nuevo el silencio,

para tener la capacidad de escuchar la voz de Jesús y seguirle.

*Así lo hacen Andrés y Juan, al oír que Jesús es el Cordero de Dios,

le siguen, ven dónde vive y se quedan con Él (Jn 1,35-39).

*A ciertas autoridades judías que buscan la manera de matar a Jesús,

porque no solo viola el sábado, sino que llama Padre suyo a Dios;

Jesús les dice: Quien escucha mi palabra y cree en Aquel

que me ha enviado tiene vida eterna y no es sometido a juicio,

sino que ha pasado de la muerte a la vida (Jn 5,24).

*Al finalizar su ministerio público en Jerusalén, Jesús exclama:

Al que escucha mis palabras y no las cumple yo no le juzgo,

porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvarlo.

Quien me desprecia y no acepta mis palabras tiene quien lo juzgue:

la palabra que yo he dicho lo juzgará el último día (Jn 12,47s).

En la época de Jesús, los discípulos escogían a sus maestros,

con la finalidad de imitarle y, luego, tener la misma autoridad.

Jesús, en cambio, opta por un camino diferente. El mismo

toma la iniciativa de llamar a sus discípulos, para que vivan con Él,

y para que colaboren en el proyecto de anunciar el Reino de Dios.

Además, quien sigue a Jesús lo hace libremente y de por vida.

*Este seguimiento de Jesús -igual que la conversión y la fe-

es universal, ninguna persona está excluida, está abierto a todos.

Es gratuito, se da como un don, pero se construye como una tarea.

*Quien sigue a Jesús lo hace de una manera incondicional y radical,

dando lo mejor de sí mismo: la vida; pues hay que morir para vivir,

perder para ganar, ser pequeño para ser grande, servir para ser señor.

*Este seguimiento es arriesgado, lleno de sorpresas e incertidumbres;

pues el discípulo de Jesús está expuesto a la inseguridad, a la duda,

al conflicto, incluso al fracaso, pero sabe en Quién está confiando.

*Tanto ayer como hoy, no todos siguen a Jesús de la misma forma,

ni por el mismo motivo o finalidad, ni con los mismos resultados.

Unos siguen a Jesús por curiosidad y de una manera superficial…

Otros lo hacen buscando la manera de matarle, son sus enemigos…

También están los auténticos… al respecto tengamos presente que

la primera y última palabra de Jesús a Pedro es: Sígueme. 

J. Castillo A.

ESCUCHAR Y SEGUIR A JESÚS

 

Era invierno. Jesús andaba paseando por el pórtico de Salomón, una de las galerías al aire libre, que rodeaban la gran explanada del Templo. Este pórtico, en concreto, era un lugar muy frecuentado por la gente pues, al parecer, estaba protegido contra el viento por una muralla.

Pronto, un grupo de judíos hacen corro alrededor de Jesús. El diálogo es tenso. Los judíos lo acosan con sus preguntas. Jesús les critica porque no aceptan su mensaje ni su actuación. En concreto, les dice: Vosotros no creéis porque no sois de mis ovejas. ¿Qué significa esta metáfora?

Jesús es muy claro: Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco; ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna. Jesús no fuerza a nadie. Él solamente llama. La decisión de seguirle depende de cada uno de nosotros. Solo si le escuchamos y le seguimos, establecemos con Jesús esa relación que lleva a la vida eterna.

Nada hay tan decisivo para ser cristiano como tomar la decisión de vivir como seguidores de Jesús. El gran riesgo de los cristianos ha sido siempre pretender serlo, sin seguir a Jesús. De hecho, muchos de los que se han ido alejando de nuestras comunidades son personas a las que nadie ha ayudado a tomar la decisión de vivir siguiendo sus pasos.

Sin embargo, ésa es la primera decisión de un cristiano. La decisión que lo cambia todo, porque es comenzar a vivir de manera nueva la adhesión a Cristo y la pertenencia a la Iglesia: encontrar, por fin, el camino, la verdad, el sentido y la razón de la religión cristiana.

Y lo primero para tomar esa decisión es escuchar su llamada. Nadie se pone en camino tras los pasos de Jesús siguiendo su propia intuición o sus deseos de vivir un ideal. Comenzamos a seguirle cuando nos sentimos atraídos y llamados por Cristo. Por eso, la fe no consiste primordialmente en creer algo sobre Jesús sino en creerle a Él.

Cuando falta el seguimiento a Jesús, cuidado y reafirmado una y otra vez en el propio corazón y en la comunidad creyente, nuestra fe corre el riesgo de quedar reducida a una aceptación de creencias, una práctica de obligaciones religiosas y una obediencia a la disciplina de la Iglesia.

Es fácil entonces instalarnos en la práctica religiosa, sin dejarnos cuestionar por las llamadas que Jesús nos hace desde el Evangelio que escuchamos cada domingo. Jesús está dentro de esa religión, pero no nos arrastra tras sus pasos. Sin darnos cuenta, nos acostumbramos a vivir de manera rutinaria y repetitiva. Nos falta la creatividad, la renovación y la alegría de quienes viven esforzándose por seguir a Jesús. 

José Antonio Pagola (2013)

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Abril 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones