Viernes, 14 de Junio del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  5226,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
AMAR COMO JESÚS NOS AMÓ
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=622&web=homilias-mensajes

V Domingo de Pascua (ciclo C): 28 de abril del 2013

He 14,20-27  -  Ap 21,1-5  -  Jn 13,31-35

 

AMAR COMO JESÚS NOS AMÓ

 

Ámense los unos a los otros como yo les he amado

Estamos al final de la vida terrenal de Jesús con su comunidad,

y al comienzo de una nueva relación entre el Maestro y sus discípulos.

Sabiendo Jesús que ha llegado la ‘hora’ de su muerte y resurrección,

habiendo amado a los suyos, los amó hasta el extremo.

Así se cumple lo que Él dijo: Si el grano de trigo que cae en tierra

no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto (Jn 12,23-26).

Por eso, durante la cena Pascual, Jesús lava los pies a sus discípulos,

y les dice: Ejemplo les he dado para que ustedes hagan lo mismo.

Judas Iscariote, después de participar en esta Cena y lavado de pies,

se retira pues Satanás había entrado en su corazónEra de noche

Luego, en el discurso de despedida, Jesús anuncia a sus discípulos:

Les doy un mandamiento nuevo, ámense como yo les he amado

¿Dónde está la novedad de este mandamiento, si en el A.T. se decía:

Amarás a tu prójimo como a ti mismo? (Lev 19,18; cf. Mc 12,28-34).

No se trata simplemente de amar, como hacen también los pecadores;

sino de amar a la manera de Jesús, amar como Él mismo nos amó.

*La gran preocupación de Jesús es el sufrimiento de los enfermos,

el hambre de los pobres, el desamparo de los marginados y excluidos.

Hoy, casi 900 millones de hermanos nuestros se acuestan con hambre.

*Jesús acoge a todos y a nadie excluye, pues en su mesa caben todos;

y lo hace no para buscar honores, sino porque es un servidor de amor.

*Lo más importante para Jesús no es la observancia del sábado,

sino dar vida plena a todos, preferentemente, a los pobres excluidos.

*A Jesús no le interesa los sacrificios ni las ceremonias del templo,

exige más bien que sus seguidores tengan entrañas de misericordia;

sin doble lenguaje, sin temor a que los poderosos les persigan.

*Como Buen Pastor, Jesús da la vida por sus ovejas, y nos dice:

Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos.

Ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando.

 

En este amor conocerán que ustedes son mis discípulos

Los que dejan la Iglesia para unirse a otros grupos religiosos lo hacen

porque allí: encuentran una experiencia de Dios (dimensión personal),

se sienten parte de una comunidad religiosa (dimensión comunitaria),

entienden y les interesa el contenido de la fe (dimensión doctrinal).

De esta manera, buscan respuestas a sus inquietudes y aspiraciones,

lo que no encuentran -como debería ser- en nuestra Iglesia (DA 225s).

Estos hechos son serios desafíos para examinar nuestra labor pastoral,

a la luz de las enseñanzas y obras de Jesús que nos sigue diciendo:

Todos reconocerán que son mis discípulos, si se aman unos a otros.

Y, justamente, este es el testimonio de las primeras comunidades:

-Los creyentes estaban todos unidos y poseían todo en común.

-Vendían sus bienes y los repartían según la necesidad de cada uno.

-A diario acudían al templo con entusiasmo y con un mismo espíritu.

-En sus casas partían el pan y comían juntos con alegría y sencillez.

-Alababan a Dios y eran estimados por todos (Hch 2,42-47).

Sabiendo que los problemas no se solucionan de un día para otro,

tomemos en serio las recientes palabras del Papa Francisco:

Una Iglesia que no sale, a la corta o a la larga, se enferma

en la atmósfera viciada de su encierro.

Es verdad también que a una Iglesia que sale le puede pasar

lo que a cualquier persona que sale a la calle: tener un accidente.

Ante esta alternativa, les quiero decir francamente que prefiero

mil veces una Iglesia accidentada que una Iglesia enferma.

La enfermedad típica de la Iglesia encerrada es la autorreferencial;

mirarse a sí misma, estar encorvada sobre sí misma como aquella

mujer del Evangelio. Es una especie de narcisismo que nos conduce

a la mundanidad espiritual y al clericalismo sofisticado (…). Que el

Señor nos libre de maquillar nuestro episcopado con los oropeles

de la mundanidad, del dinero y del “clericalismo de mercado”.

(Carta a la Conferencia Episcopal Argentina, 25 marzo 2013).

Sigamos meditando en el himno al amor cristiano del Apóstol Pablo:

Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles,

pero no tengo amor, soy como una campana o un platillo que suena…

El amor es paciente, es servicial, no es envidioso ni busca aparentar.

No es orgulloso ni actúa con bajeza, no busca su interés ni se irrita…

Nunca se alegra de la injusticia sino de la verdad… (1Cor 13).

J. Castillo A.

 

AMISTAD DENTRO DE LA IGLESIA

 

Es la víspera de su ejecución. Jesús está celebrando la última cena con los suyos. Acaba de lavar los pies a sus discípulos. Judas ha tomado ya su trágica decisión, y después de tomar el último bocado de manos de Jesús, se ha marchado a hacer su trabajo. Jesús dice en voz alta lo que todos están sintiendo: Hijos míos, me queda ya poco de estar con vosotros.

Les habla con ternura. Quiere que queden grabados en su corazón sus últimos gestos y palabras: Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también entre vosotros. La señal por la que os conocerán todos que sois mis discípulos será que os amáis unos a otros. Este es el testamento de Jesús.

Jesús habla de un ‘mandamiento nuevo’. ¿Dónde está la novedad? La consigna de amar al prójimo está ya presente en la tradición bíblica. También filósofos diversos hablan de filantropía y de amor a todo ser humano. La novedad está en la forma de amar propia de Jesús: amaos como yo os he amado. Así se irá difundiendo a través de sus seguidores su estilo de amar.

Lo primero que los discípulos han experimentado es que Jesús los ha amado como a amigos: No os llamo siervos... a vosotros os he llamado amigos. En la Iglesia nos hemos de querer sencillamente como amigos y amigas. Y entre amigos se cuida la igualdad, la cercanía y el apoyo mutuo. Nadie está por encima de nadie. Ningún amigo es señor de sus amigos.

Por eso, Jesús corta de raíz las ambiciones de sus discípulos cuando los ve discutiendo por ser los primeros. La búsqueda de protagonismos interesados rompe la amistad y la comunión. Jesús les recuerda su estilo: no he venido a ser servido sino a servir. Entre amigos nadie se ha de imponer. Todos han de estar dispuestos a servir y colaborar.

Esta amistad vivida por los seguidores de Jesús no genera una comunidad cerrada. Al contrario, el clima cordial y amable que se vive entre ellos los dispone a acoger a quienes necesitan acogida y amistad. Jesús les ha enseñado a comer con pecadores y gentes excluidas y despreciadas. Les ha reñido por apartar a los niños. En la comunidad de Jesús no estorban los pequeños sino los grandes.

Un día, el mismo Jesús que señaló a Pedro como ‘Roca’ para construir su Iglesia, llamó a los Doce, puso a un niño en medio de ellos, lo estrechó entre sus brazos y les dijo: El que acoge a un niño como este en mi nombre, me acoge a mí. En la Iglesia querida por Jesús, los más pequeños, frágiles y vulnerables han de estar en el centro de la atención y los cuidados de todos. José Antonio Pagola (2013)

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Junio 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones