Viernes, 14 de Junio del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  4598,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
FE, AMOR, PERDÓN
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=678&web=homilias-mensajes

Domingo XI del Tiempo Ordinario (ciclo C): 16 junio 2013

2Sam 12,7-13  -  Gal 2,16.19-21  -  Lc 7,36-8,3

 

FE, AMOR, PERDÓN

 

Jesús acoge a una mujer pecadora

Los fariseos -que significa separados- honran a Dios con los labios,

pero sus corazones están lejos de Él; pues en vez de cumplir

la Ley de Dios, se aferran a observar tradiciones humanas.

Pagan el impuesto de la menta, la ruda y de todas las hortalizas,

pero descuidan la justicia y el amor a Dios.

Con el pretexto de largas oraciones devoran los bienes de las viudas.

Cuelan un mosquito pero se tragan un camello (Lc 11,57ss; Mt 23).

Si van al templo, dirán esta oración: Oh Dios, te doy gracias porque

no soy como los demás que son ladrones, injustos, adúlteros (Lc 18).

Los fariseos y doctores critican a Jesús diciendo que es un comilón,

bebedor, amigo de publicanos y pecadores (Lc 7,34;  15.1-2).

Y, justamente, por buscar las ovejas perdidas de Israel, Jesús acepta

la invitación que le hace el fariseo Simón para comer en su casa.

Lo que no estaba previsto es la presencia de una mujer pecadora.

Ella no tiene nombre. En el pueblo es despreciada por ser prostituta.

Ella, sentada a los pies de Jesús como si fuera su discípula, llora.

Con sus lágrimas lava los pies del Profeta itinerante que camina

por las aldeas de Galilea anunciando la Buena Noticia del Reino.

Y, en señal de gratitud, ella acoge a Jesús cubriendo sus pies de besos

y ungiéndolos con un perfume precioso que había llevado.

Para Simón todos estos gestos son propios de una mujer de mala vida,

y reacciona criticando a Jesús y condenando a la mujer: Si éste

fuera profeta sabría que la mujer que le está tocando es una pecadora.

Jesús, después de narrar la parábola de dos deudores, dice a Simón:

Sus numerosos pecados están personados, porque tiene mucho amor.

Luego, acoge con ternura y compasión a aquella mujer para decirle:

Tus pecados te son perdonados… Tu fe te ha salvado… Vete en paz

Más tarde, hablando con los funcionarios del templo, Jesús les dirá:

Los publicanos y prostitutas entrarán antes que ustedes en el Reino.

Sobre el uso y abuso de las mujeres por la sociedad de consumo,

reflexionemos en este texto del P. Ernesto Cardenal, de Nicaragua:

Señor, recibe a esta muchacha conocida en toda la Tierra con el

nombre de Marilyn Monroe (1926-1962), aunque ése no era su

verdadero nombre (pero Tú conoces su verdadero nombre, el de la

huerfanita violada a los 9 años y la empleadita de tienda que a los 16

se había querido matar) y que ahora se presenta ante Ti sin ningún

maquillaje, sin su agente de prensa, sin fotógrafos y sin firmar

autógrafos, sola como un astronauta frente a la noche espacial (…).

Señor, en este mundo contaminado de pecados y de radiactividad,

Tú no culparás tan solo a una empleadita de tienda, que como toda

empleadita de tienda soñó con ser estrella de cine. Y su sueño fue

realidad (pero como la realidad del tecnicolor). Ella no hizo sino

actuar según el script que le dimos, el de nuestras propias vidas,

y era un script absurdo (…).

La película terminó sin el beso final. La hallaron muerta en su cama

con la mano en el teléfono (tenía 36 años). Y los detectives

no supieron a quién iba a llamar. Fue como alguien que ha marcado

el número de la única voz amiga  y oye tan solo la voz de un disco

que le dice: NÚMERO OCUPADO. O como alguien que herido

por los gangsters alarga la mano a un teléfono desconectado.

Señor,             quienquiera que haya sido el que ella iba a llamar y no llamó

(y tal vez no era nadie o era Alguien cuyo número no está en la Guía

telefónica de Los Ángeles-California), contesta Tú al teléfono (1965).

 

Mujeres, discípulas de Jesús

Jesús deja de lado el machismo y ciertos prejuicios de aquella época

y acepta mujeres como discípulas que le atienden con sus bienes;

entre ellas están: María Magdalena, Juana, Susana y muchas más.

Las mujeres que han acompañado a Jesús desde Galilea a Jerusalén,

observan su muerte y también el sepulcro donde ponen su cuerpo.

Luego, el primer día de la semana, María Magdalena, Juana y María

de Santiago escuchan esta Buena Noticia que Jesús ha resucitado:

¿Por qué buscan entre los muertos al que está vivo? No está aquí,

ha resucitado, como les dijo cuando todavía estaba en Galilea.

Mención especial merece la persona de María, la Madre de Jesús,

la bendita entre las mujeres, por haber acompañado a su Hijo,

el fruto bendito de su vientre, desde Belén hasta el Calvario.   

J. Castillo A.

 

DEFENSOR DE LAS PROSTITUTAS

 

Jesús se encuentra en casa de Simón, un fariseo que lo ha invitado a comer. Inesperadamente, una mujer interrumpe el banquete. Los invitados la reconocen enseguida. Es una prostituta de la aldea. Su presencia crea malestar y expectación. ¿Cómo reaccionará Jesús? ¿La expulsará para que no contamine a los invitados?

La mujer no dice nada. Está acostumbrada a ser despreciada, sobre todo, en los ambientes fariseos. Directamente se dirige hacia Jesús, se echa a sus pies y rompe a llorar. No sabe cómo agradecerle su acogida: cubre sus pies de besos, los unge con un perfume que trae consigo y se los seca con su cabellera.

La reacción del fariseo no se hace esperar. No puede disimular su desprecio: Si este fuera profeta, sabría quién es esta mujer y lo que es: una pecadora. El no es tan ingenuo como Jesús. Sabe muy bien que esta mujer es una prostituta, indigna de tocar a Jesús. Habría que apartarla de Él.

Pero Jesús no la expulsa ni la rechaza. Al contrario, la acoge con respeto y ternura. Descubre en sus gestos un amor limpio y una fe agradecida. Delante de todos, habla con ella para defender su dignidad y revelarle cómo la ama Dios: Tus pecados están perdonados. Luego, mientras los invitados se escandalizan, la reafirma en su fe y le desea una vida nueva: Tu fe te ha salvado. Vete en paz. Dios estará siempre con ella.

Hace unos meses, me llamaron a tomar parte en un Encuentro Pastoral muy particular. Estaba entre nosotros un grupo de prostitutas. Pude hablar despacio con ellas. Nunca las podré olvidar. A lo largo de tres días pudimos escuchar su impotencia, sus miedos, su soledad... Por vez primera comprendí por qué Jesús las quería tanto. Entendí también sus palabras a los dirigentes religiosos: Os aseguro que los publicanos y las prostitutas entrarán antes que vosotros en el reino de los cielos.

Estas mujeres engañadas y esclavizadas, sometidas a toda clase de abusos, aterrorizadas para mantenerlas aisladas, muchas sin apenas protección ni seguridad alguna, son las víctimas invisibles de un mundo cruel e inhumano, silenciado en buena parte por la sociedad y olvidado prácticamente por la Iglesia.

Los seguidores de Jesús no podemos vivir de espaldas al sufrimiento de estas mujeres. Nuestras Iglesias diocesanas no pueden abandonarlas a su triste destino. Hemos de levantar la voz para despertar la conciencia de la sociedad. Hemos de apoyar mucho más a quienes luchan por sus derechos y su dignidad. Jesús que las amó tanto sería también hoy el primero en defenderlas.                                                     José Antonio Pagola (2013)

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Junio 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones