Miércoles, 21 de Febrero del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  6214,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
DESDE GALILEA
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=947&web=homilias-mensajes

III Domingo, Tiempo Ordinario (ciclo A): 26 enero 2014

Is 9,1-4  -  1Cor 1,10-13.17  -  Mt 4,12-23

 

DESDE GALILEA…

Después que Juan Bautista fue encarcelado, Jesús se retira a Galilea,

tierra cercana a los paganos y con una religiosidad muy sospechosa.

Se trata de pueblos que viven en la oscuridad y sombras de muerte,

y, por eso, son despreciados por los judíos y autoridades de Jerusalén.

Desde Galilea de los paganos, Jesús anuncia el Reino de Dios

y busca a hombres y mujeres para que le sigan, no para que le adoren.

 

… Jesús anuncia el Reino de Dios

Jesús nace pobre en Belén y jamás hace discursos sobre la pobreza.

Él va a Galilea para vivir entre los pobres, indefensos y maltratados;

y, desde esa experiencia -como lo hizo Juan Bautista- proclama:

Conviértanse, porque está cerca el Reino de los cielos.

Conversión es dejar el camino errado para tomar el camino recto,

en otras palabras, que el mensaje de Jesús cambie nuestras vidas.

Solo así, como Jesús, estaremos al servicio del Reino de Dios:

*Reino de amor: Amen a sus enemigos… así serán hijos del Padre 

celestial que hace salir el sol sobre buenos y malos (Mt 5,43-48).

*Reino de vida: Miren las aves y los lirios del campo (Mt 6,26ss)…

  Al ver la multitud Jesús dice: Denles ustedes de comer (Mt 14,13ss).  

*Reino de santidad: Padre nuestro, santificado sea tu Nombre…

  Danos hoy nuestro pan de cada día… (Mt 6,9-13).

*Reino de gracia: Se llamará Emmanuel: Dios con nosotros (Mt 1).

  Yo estoy en medio de ellos (Mt 18). Yo estaré con ustedes (Mt 28).

*Reino de la verdad: No juren… Digan sí, cuando es sí (Mt 5,33-37).

*Reino de libertad: Si quieres ser perfecto, anda, vende tus bienes

  y dáselo a los pobres, luego sígueme. El joven se fue triste (Mt 19).

*Reino de justicia: Felices los que tienen hambre y sed de justicia,

  porque ellos serán saciados (Mt 5, 6).

*Reino de paz: Felices los que trabajan por la paz,

  porque ellos se llamarán hijos de Dios (Mt 5,9).

 

… Jesús llama a sus seguidores

Anunciar la llegada del Reino, no es tarea de una sola persona.

Por eso Jesús, mientras camina a orillas del lago de Galilea,

llama a Pedro y a su hermano Andrés, a Santiago y a su hermano Juan.

Ellos no son profesionales de la religión, son expertos en la pesca,

saben echar las redes, saben repararlas y, además, tienen una familia.

Desde esa experiencia son llamados para ser pescadores de personas.

Jesús sigue buscando seguidores para que caminen con Él,

para que vivan una nueva experiencia de Dios, Padre misericordioso.

Jesús nos guía y educa para formar una nueva familia, donde todos

vivamos como hermanos, pues tenemos un solo Padre celestial.

Jesús nos ilumina la mente y el corazón, para que sigamos su ejemplo:

Vengan a mí los que están cansados y agobiados, yo les aliviaré.

Carguen con mi yugo y aprendan de mí, que soy manso y humilde…

Porque mi yugo es suave y mi carga es ligera (Mt 11,25-30).

Hagamos realidad su mensaje final, pues Jesús nos sigue diciendo:

Vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos

Enséñenles a cumplir todo lo que yo les he encomendado (Mt 28,19s).

Para ser misioneros itinerantes, como lo fue Jesús, sus seguidores

debemos ser ligeros de equipaje, debemos dejar redes, barca, familia.

Que no sea letra muerta lo que Jesús dice al grupo de los Doce:

No lleven oro ni plata, ni monedas, ni provisiones para el camino,

ni dos túnicas, ni calzado, ni bastón  (Mt 10,5-15).

Entre los seguidores de Jesús, además del grupo de los pescadores,

hay también personas marginadas por la sociedad y la religión:

*Jesús ve a Mateo, cobrador de impuestos para el imperio romano,

y le dice: Sígueme. Mateo se levanta y le sigue (Mt 9,9).

*Más tarde, en Jericó, Jesús se compadece de dos ciegos, les toca

los ojos, al instante recobran la vista y siguen a Jesús (Mt 20,29ss).

*Junto a la cruz de Jesús, están mirando de lejos, muchas mujeres

que han seguido a Jesús desde Galilea y le han ayudado.

Entre ellas están: María Magdalena, María la madre de Santiago

y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo (Mt 27,55s).

*Jesús resucitado sale al encuentro de aquellas mujeres

que han ido de madrugada al sepulcro, y les dice: ¡Alégrense!

No tengan miedo. Vayan y anuncien a mis hermanos para que

se dirijan a Galilea, allí me verán (Mt 28,1-10).

J. Castillo A.

 

ALGO NUEVO Y BUENO

               

            El primer escritor que recogió la actuación y el mensaje de Jesús lo resumió todo diciendo que Jesús proclamaba la ‘Buena Noticia de Dios’. Más tarde, los demás evangelistas emplean el mismo término griego (euanggelion) y expresan la misma convicción: en el Dios anunciado por Jesús las gentes encontraban algo ‘nuevo’ y ‘bueno’.

            ¿Hay todavía en ese Evangelio algo que pueda ser leído, en medio de nuestra sociedad indiferente y descreída, como algo nuevo y bueno para el hombre y la mujer de nuestros días? ¿Algo que se pueda encontrar en el Dios anunciado por Jesús y que no proporciona fácilmente la ciencia, la técnica o el progreso? ¿Cómo es posible vivir la fe en Dios en nuestros días?

            En el Evangelio de Jesús los creyentes nos encontramos con un Dios desde el que podemos sentir y vivir la vida como un regalo que tiene su origen en el misterio último de la realidad que es Amor. Para mí es bueno no sentirme solo y perdido en la existencia, ni en manos del destino o el azar. Tengo a Alguien a quien puedo agradecer la vida.

            En el Evangelio de Jesús nos encontramos con un Dios que, a pesar de nuestras torpezas, nos da fuerza para defender nuestra libertad sin terminar esclavos de cualquier ídolo; para no vivir siempre a medias ni ser unos ‘vividores’; para ir aprendiendo formas nuevas y más humanas de trabajar y de disfrutar, de sufrir y de amar. Para mí es bueno poder contar con la fuerza de mi pequeña fe en ese Dios.

            En el Evangelio de Jesús nos encontramos con un Dios que despierta nuestra responsabilidad para no desentendernos de los demás. No podremos hacer grandes cosas, pero sabemos que hemos de contribuir a una vida más digna y más dichosa para todos pensando sobre todo en los más necesitados e indefensos. Para mí es bueno creer en un Dios que me pregunta con frecuencia qué hago por mis hermanos.

            En el Evangelio de Jesús nos encontramos con un Dios que nos ayuda a entrever que el mal, la injusticia y la muerte no tienen la última palabra. Un día todo lo que aquí no ha podido ser, lo que ha quedado a medias, nuestros anhelos más grandes y nuestros deseos más íntimos alcanzarán en Dios su plenitud. A mí me hace bien vivir y esperar mi muerte con esta confianza.

            Ciertamente, cada uno de nosotros tiene que decidir cómo quiere vivir y cómo quiere morir. Cada uno ha de escuchar su propia verdad. Para mí no es lo mismo creer en Dios que no creer. A mí me hace bien poder hacer mi recorrido por este mundo sintiéndome acogido, fortalecido, perdonado y salvado por el Dios revelado en Jesús. 

José Antonio Pagola (2014)

 

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Febrero 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones