Miércoles, 28 de Febrero del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  9105,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
AMAR COMO DIOS NOS AMA
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=963&web=homilias-mensajes

VII Domingo del Tiempo Ordinario (ciclo A): 23 febrero 2014

Lev 19,1-2. 17-18  -  1Cor 3,16-23  -  Mt 5,38-48


 AMAR COMO DIOS NOS AMA

¿Podemos permanecer indiferentes cuando hay niños y niñas:

que tienen hambre… andan mal vestidos… duermen en las calles…

son sometidos a la prostitución infantil y al turismo sexual…?

Como seguidores de Jesús, hagamos todo lo posible para liberarlos

de esa opresión; que asuman aquellas cicatrices que un día sangraron,

y se proyecten hacia el futuro de una manera diferente. Pero también,

debemos ir a las causas, liberar a los opresores para que cambien,

que se conviertan. Solo así, haremos realidad una sociedad fraterna.

 

Yo les digo: amen a sus enemigos

Jesús desde su experiencia de ser Hijo de Dios, Padre misericordioso,

nos dice: Amen a sus enemigos, recen por sus perseguidores.

Así serán hijos del Padre que está en el cielo, que hace salir el sol

sobre malos y buenos; y hace llover sobre justos e injustos.

Amar al enemigo, al delincuente, al perseguidor, al violento…

no significa aprobar sus maldades, injusticias, calumnias, insultos…

Sin embargo, jamás venceremos el mal destruyendo a esas personas.

Si nos dejamos llevar por el odio y la venganza nos deshumanizamos,

pues por ese camino solo se incrementa la espiral de la violencia.

En cambio, si actuamos como Dios con un amor que acoge a todos, 

respetaremos la vida de nuestros enemigos, cercanos o lejanos,

para que a fuerza del amor y oración, cambien su manera de actuar,

se conviertan, lleguen a ser nuestros amigos y juntos hagamos el bien.

 

Sean perfectos como es perfecto el Padre que está en el cielo

*Jesús denuncia la hipocresía de los fariseos y maestros de la ley…

Sin embargo, Él acepta comer en casa de un jefe de los fariseos,

y, sabiendo que hay un abismo entre ricos y pobres, le dice:

Cuando ofrezcas un banquete, no invites a tus amigos, hermanos,

parientes o vecinos ricos... Invita más bien a pobres, mancos, cojos

y ciegos; y tú serás feliz porque ellos no pueden pagarte (Lc 14,12ss).

*Ser samaritano es sinónimo de odio, rechazo, insulto: ¿no tenemos

razón al decir que eres samaritano y estás endemoniado?; le dicen

a Jesús los judíos que tratan de ridiculizar sus enseñanzas (Jn 8,48).

Sin embargo cuando un hombre es herido y abandonado en el camino,

dos funcionarios del templo lo ven y pasan de largo sin hacer nada.

Solo un samaritano actúa con amor y salva al enfermo (Lc 10,25ss).

*Mientras van caminando hacia Jerusalén, sus discípulos le dicen:

Señor, enséñanos a orar… Gracias a esta petición, Jesús nos enseña

a llamar a Dios Padre, y perdonar a los que nos ofenden (Lc 11).

*Los recaudadores de impuestos conocidos también como publicanos,

son odiados por colaborar con el poderoso imperio romano.

En Jericó vive Zaqueo, jefe de los cobradores de impuestos, muy rico.

Gracias a la acogida de Jesús, Zaqueo se convierte, cambia su vida,

se pone de pie y dice: Señor, doy la mitad de mis bienes a los pobres,

y a quien le he robado le devolveré cuatro veces más (Lc 19).

*Cuando Jesús es arrestado, uno de sus seguidores saca la espada

y corta una oreja al servidor del sumo sacerdote. Jesús le dice:

Guarda la espada: quien a espada mata, a espada muere (Mt 26,51s);

*Durante el primer interrogatorio, en presencia del sumo sacerdote, 

uno de los guardias del templo da una bofetada a Jesús diciéndole:

¿Así respondes al sumo sacerdote? Entonces Jesús le responde:

Si he hablado mal, demuéstrame la maldad,

pero si he hablado bien, ¿por qué me golpeas? (Jn 18,19-23).

*Las últimas palabras de Jesús vienen a ser una síntesis de sus gestos

y enseñanzas sobre el amor a los enemigos. Después de ser torturado

y sentenciado injustamente a morir crucificado, Jesús desde las cruz

dice: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen (Lc 23,34).

*Jesús nos ha dado el ejemplo para que nosotros hagamos lo mismo.

Más tarde, cuando empiezan las persecuciones, sus discípulos oran

a Dios diciendo: Ahora, Señor, fíjate en sus amenazas y concede

a tus servidores anunciar tu mensaje con toda libertad (Hch 4,29).

*Recordemos al diácono Esteban, mientras le apedrean, se arrodilla

y grita: Señor, no le tengas en cuenta este pecado (Hch 7,59s).

*Pablo de Tarso, una vez convertido (Gal 1,13ss), dice lo siguiente:

El amor es paciente y servicial, no es envidioso ni busca aparentar,

no es orgulloso ni actúa con bajeza, no busca su interés ni se irrita.

El amor todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta (1Cor 13).

J. Castillo A.

 

UNA LLAMADA ESCANDALOSA

            La llamada al amor es siempre seductora. Seguramente, muchos acogían con agrado la llamada de Jesús a amar a Dios y al prójimo. Era la mejor síntesis de la Ley. Pero lo que no podían imaginar es que un día les hablara de amar a los enemigos.

            Sin embargo, Jesús lo hizo. Sin respaldo alguno de la tradición bíblica, distanciándose de los salmos de venganza que alimentaban la oración de su pueblo, enfrentándose al clima general de odio que se respiraba en su entorno, proclamó con claridad absoluta su llamada: Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os aborrecen y rezad por los que os calumnian.

            Su lenguaje es escandaloso y sorprendente, pero totalmente coherente con su experiencia de Dios. El Padre no es violento: ama incluso a sus enemigos, no busca la destrucción de nadie. Su grandeza no consiste en vengarse sino en amar incondicionalmente a todos. Quien se sienta hijo de ese Dios, no introducirá en el mundo odio ni destrucción de nadie.

            El amor al enemigo no es una enseñanza secundaria de Jesús, dirigida a personas llamadas a una perfección heroica. Su llamada quiere introducir en la historia una actitud nueva ante el enemigo porque quiere eliminar en el mundo el odio y la violencia destructora. Quien se parezca a Dios no alimentará el odio contra nadie, buscará el bien de todos incluso de sus enemigos.

            Cuando Jesús habla del amor al enemigo, no está pidiendo que alimentemos en nosotros sentimientos de afecto, simpatía o cariño hacia quien nos hace mal. El enemigo sigue siendo alguien del que podemos esperar daño, y difícilmente pueden cambiar los sentimientos de nuestro corazón.  Amar al enemigo significa, antes que nada, no hacerle mal, no buscar ni desear hacerle daño. No hemos de extrañarnos si no sentimos amor alguno hacia él. Es natural que nos sintamos heridos o humillados. Nos hemos de preocupar cuando seguimos alimentando el odio y la sed de venganza.

            Pero no se trata solo de no hacerle mal. Podemos dar más pasos hasta estar incluso dispuestos a hacerle el bien si lo encontramos necesitado. No hemos de olvidar que somos más humanos cuando perdonamos que cuando nos vengamos alegrándonos de su desgracia.

            El perdón sincero al enemigo no es fácil. En algunas circunstancias a la persona se le puede hacer en aquel momento prácticamente imposible liberarse del rechazo, el odio o la sed de venganza. No hemos de juzgar a nadie desde fuera. Solo Dios nos comprende y perdona de manera incondicional, incluso cuando no somos capaces de perdonar.       

José Antonio Pagola (2014)

 

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Febrero 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones