Miércoles, 28 de Febrero del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  5996,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
LOS PREFERIDOS DE JESÚS
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=1163&web=homilias-mensajes

XIV Domingo, Tiempo Ordinario (ciclo A): 6 de julio del 2014

Zac 9,9-10  -  Rom 8,9-13  -  Mt 11,25-30

 

LOS PREFERIDOS DE JESÚS

   La fe no es enemiga del saber humano. Sin embargo, preguntemos:

¿Es justo defender un sistema económico que destruye la vida:

-la vida de la madre tierra y -la vida de millones de seres humanos?

¿Cuántos ‘sabios’ trabajan para que los ricos sean más ricos,

y cuántos están al servicio de los pobres para que dejen de ser pobres?

Para seguir reflexionando, escuchemos a Jesús que exclama:

Te doy gracias, Padre, porque has ocultado estas cosas a los sabios

y entendidos, y las diste a conocer a la gente sencilla

 

Los sabios y entendidos

   En la época de Jesús, los sumos sacerdotes, los maestros de la ley

y los fariseos se consideran a sí mismos como ‘sabios y entendidos’.

-Los primeros, tienen en sus manos el poder social y religioso,

no necesitan aprender, ni ser guiados o aconsejados. Ellos viven bien,

pues han hecho de la Casa de Dios una cueva de ladrones (Mt 21).

-Los otros, expertos en las Escrituras: Ocupan la cátedra de Moisés.

Enseñan pero no practican. Ponen pesadas cargas sobre las espaldas

de la gente sencilla, mientras ellos se niegan a moverlas con el dedo.

Todo lo hacen para ser vistos. Les gusta ocupar los primeros puestos.

Son guías ciegos. Cuelan un mosquito pero se tragan un camello.

Descuidan lo esencial de la Ley: la justicia y la misericordia (Mt 23).

   Para ellos las enseñanzas y obras de Jesús son un peligro; si lo dejan

actuar, todos van a creer en Él, vendrán los romanos y nos destruirán

Por eso, no solo desprecian e insultan a Jesús, también le persiguen,

y todos ellos de común acuerdo buscan darle muerte (Jn 11,47ss).

   Hoy, ¿por qué se adormece a los pobres con proyectos paliativos,

sin ir a las verdaderas causas de tantas injusticias y desigualdades?

¿Hay ‘sabios y entendidos’ capaces de ver la opresión de los pobres,

oír sus gritos de dolor, y comprometerse por su liberación integral?

¿De qué sirve acumular conocimientos, certificados, títulos, etc.

si después no hacemos nada para compartirlo con los demás?

 

La gente sencilla

   Jesús enseña desde su experiencia, desde lo que Él vive y siente.

Su enseñanza no parte de grandes ideas ni de principios teóricos,

sino de la realidad, de lo que ve y oye al caminar de un lugar a otro.

Para Jesús todo es una oportunidad para anunciar el Reino de Dios:

la semilla y la tierra… el trigo y la cizaña… el tesoro y la perla

Muchos ‘sabios y entendidos’ no estarán de acuerdo con lo que Jesús

enseña, pero no podrán decir que no le han entendido.

Además, Jesús habla con autoridad y no como los maestros de la ley.

   La mirada que tiene la gente sencilla -del campo y de la ciudad-

generalmente va a lo esencial, es transparente, limpia, sin hipocresía.

Los pequeños, como dice Jesús, son los más pobres, los que suplican

a Dios el amigo de la vida (Sab 11): verdad y libertad, justicia y paz.

Todos ellos saben por experiencia: -lo que es vivir sin seguridad…

-levantarse de madruga para buscar trabajo y pan para sus hijos…

-trabajar hasta escupir sangre para que otros vivan mejor…

-soportar las lluvias y el frio llevando una ropa que apenas les cubre…

-llorar por el hijo que nace para vivir pero muere antes de tiempo…

   Solo la sabiduría del Evangelio nos lleva a creer en Jesús que dice:

*Vengan a mí los que están cansados y agobiados, yo los aliviaré.

Si los seguidores de Jesús nos comprometemos en hacer realidad,

aquí y ahora, el Reino de Dios y su justicia, entonces serán felices:

los pobres, los que tienen hambre, los que lloran (Lc 6,20).

*Aprendan de mí que soy manso y humilde de corazón. Al respecto,

el apóstol Pablo escribe: Cristo tomó la condición de servidor.

Se hizo semejante a los seres humanos. Se humilló y se hizo obediente

hasta la muerte y muerte en la cruz (Flp 2).

*Mi yugo es suave y mi carga es ligera. Mientras los fariseos imponen

costumbres humanas para ocultar robos y corrupciones (Lc 11,37ss),

Jesús nos da su mandamiento: Amarnos como Él nos ama (Jn 13,34s).

   Para seguir a Jesús y poner en práctica sus enseñanzas, acudamos:

-a los ‘pequeños’ que sufren, ellos son los hermanos de Jesús,

-a los excluidos por los ‘sabios y entendidos’ que desprecian al pobre,

-a los que viven con lo necesario, sin amontonar riquezas materiales,

-a los jóvenes que ya piensan y a los que piensan como jóvenes,

-a los que por defender la vida… son perseguidos y encarcelados.

Con ellos haremos realidad una Iglesia pobre entre los pobres

J. Castillo A.

 

TRES LLAMADAS DE JESÚS

   El evangelio de Mateo ha recogido tres llamadas de Jesús que hemos de escuchar con atención sus seguidores, pues pueden transformar el clima de desaliento, cansancio y aburrimiento que a veces se respira en algunos sectores de nuestras comunidades.

   *Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados. Yo os aliviaré. Es la primera llamada. Está dirigida a todos los que viven su religión como una carga pesada. No son pocos los cristianos que viven agobiados por su conciencia. No son grandes pecadores. Sencillamente, han sido educados para tener siempre presente su pecado y no conocen la alegría del perdón continuo de Dios. Si se encuentran con Jesús, se sentirán aliviados.

   Hay también cristianos cansados de vivir su religión como una tradición gastada. Si se encuentran con Jesús, aprenderán a vivir a gusto con Dios. Descubrirán una alegría interior que hoy no conocen. Seguirán a Jesús, no por obligación sino por atracción.

   *Cargad con mi yugo porque es llevadero y mi carga ligera. Es la segunda llamada. Jesús no agobia a nadie. Al contrario, libera lo mejor que hay en nosotros pues nos propone vivir haciendo la vida más humana, digna y sana. No es fácil encontrar un modo más apasionante de vivir.

   Jesús libera de miedos y presiones, no los introduce; hace crecer nuestra libertad, no nuestras servidumbres; despierta en nosotros la confianza, nunca la tristeza; nos atrae hacia el amor, no hacia las leyes y preceptos. Nos invita a vivir haciendo el bien.

   *Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón y encontraréis descanso. Es la tercera llamada. Hemos de aprender de Jesús a vivir como Él. Jesús no complica nuestra vida. La hace más clara y más sencilla, más humilde y más sana. Ofrece descanso. No propone nunca a sus seguidores algo que Él no haya vivido. Nos invita a seguirlo por el mismo camino que Él ha recorrido. Por eso puede entender nuestras dificultades y nuestros esfuerzos, puede perdonar nuestras torpezas y errores, animándonos siempre a levantarnos.

   Hemos de centrar nuestros esfuerzos en promover un contacto más vital con Jesús en tantos hombres y mujeres necesitados de aliento, descanso y paz. Me entristece ver que es precisamente su modo de entender y de vivir la religión lo que conduce a no pocos, casi inevitablemente, a no conocer la experiencia de confiar en Jesús. Pienso en tantas personas que, dentro y fuera de la Iglesia, viven ‘perdidos’, sin saber a qué puerta llamar. Sé que Jesús podría ser para ellos la gran noticia.

 

José Antonio Pagola (2014)

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Febrero 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones