Miércoles, 28 de Febrero del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  8490,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
EL ENCUENTRO DE DOS MADRES
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=1709&web=homilias-mensajes

4º Domingo de Adviento, ciclo C: 20 de diciembre del 2015

Miq 5,1-4  -  Heb 10,5-10  -  Lc 1,39-45

 

EL ENCUENTRO DE DOS MADRES

Entre 1995-2000, para acabar no con la pobreza sino con los pobres,

se aplicó -en el Perú- el Programa Nacional de Planificación Familiar.

Se realizó unas 270,000 esterilizaciones forzadas en mujeres, quienes

no tendrán la alegría de llevar en su seno el fruto bendito de un hijo.

   Muy diferente  lo que sucede en las montañas de Judea, cuando

María la madre de Jesús, visita a su prima Isabel la madre de Juan.

 

Bendita eres entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre

   María vive en Nazaret, de donde no sale algo bueno (Jn 1,46). 

Sin embargo, Dios envía al ángel Gabriel a Nazaret, para anunciar

a María: Concebirás y darás a luz un hijo, a quien llamarás Jesús.

Ella, después de escuchar el mensaje del ángel Gabriel, exclama:

Yo soy la servidora del Señor, hágase en mí según tu palabra.

   Luego, María se levanta y va a Judea para saludar a su prima Isabel.

Al oír su saludo, Isabel llena del Espíritu Santo dice con voz fuerte:

*Bendita eres entre las mujeres. María es bendita porque cree,

porque lleva en su seno a Jesús, verdadero Dios y verdadero hombre.

Más tarde, una mujer pobre y creyente, alza la voz y dice a Jesús:

¡Bendita la mujer que te dio a luz y te alimentó! (Lc 11,27).

*Bendito es el fruto de tu vientre. Jesús, fruto bendito del vientre

de María, viene a este mundo para salvarnos, da de comer

a los hambrientos, sana a los enfermos, perdona a los pecadores.

*Feliz tú que has creído, porque se cumplirá lo que te dijo el Señor.

Tanto amó Dios al mundo que nos ha dado a su Hijo único,

para que todos los que creen en Él, tengan la vida eterna (Jn 3,16).

   Después del saludo de Isabel, María alaba a Dios diciendo:

Su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

Actúa con la fuerza de su brazo. Dispersa a los soberbios de corazón.

Derriba del trono a los poderosos. Enaltece a los humildes.

A los hambrientos los colma de bienes. A los ricos los despide vacíos.

   Meditemos a continuación en las nueve salidas de María.

 

María se levanta y se pone en camino para ir…

*A la montaña de Judea… Mientras los poderosos de este mundo

oprimen a las personas débiles y matan a los niños indefensos;

dos mujeres pobres y creyentes, guiadas por el Espíritu Santo,

proclaman la dignidad de la mujer y de los niños que van a nacer:

Bendita eres entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre.

*A la ciudad de Belén… Allí María da a luz a su hijo primogénito,

lo envuelve en pañales y lo acuesta en el establo,

porque no había alojamiento para ellos en la posada.

Luego, el Ángel del Señor se presenta a los pastores para decirles:

Hoy, ha nacido para ustedes -en Belén- el Salvador (Lc 2,1-14).

*Al templo de Jerusalén… José y María llevan al niño Jesús

a Jerusalén para consagrarlo al Señor. En esa ocasión, Simeón

dice a María: Mira, este niño está destinado a hacer que muchos

en Israel caigan o se levanten. Será signo de  contradicción…

En cuanto a ti, una espada te atravesará el corazón (Lc 2,22-40).

*A Egipto…El Ángel del Señor se aparece en sueños a José y le dice:

Levántate, toma al niño y a su madre, y huye a Egipto,

porque Herodes buscará  al niño para matarlo (Mt 2,13-15).

*A Jerusalén…Jesús al cumplir doce años de edad, va con sus padres

a Jerusalén para la fiesta de la Pascua. Al terminar la fiesta, Jesús

se queda allí, sin que sus padres se dieran cuenta. Al cabo de tres días

lo hallan en el templo, y ante la pregunta angustiada de su madre,

Jesús le dice: Debo de ocuparme en las cosas de mi Padre (Lc 2,49).

*A Caná de Galilea… María, Jesús y sus discípulos son invitados

a unas bodas en Caná de Galilea. Como el vino se acabó, María dice

a Jesús: No tienen vino. Luego, dirigiéndose a los servidores les dice:

Hagan todo lo que Él les diga (Jn 2,1-12).

*A la región de Galilea… La gente le dice a Jesús: Mira, tu madre

y tus hermanos están fuera y te buscan. Jesús responde: El que hace

la voluntad de Dios, ese es mi hermano y mi madre (Mc 3,32-35).

*Al Calvario… Jesús, al ver a su madre y junto a ella al discípulo

amado, dice a su madre: Mujer, ahí tienes a tu hijo.

Después dice al discípulo: Ahí tienes a tu madre (Jn 19,25-27).

*A Jerusalén… María está presente en la naciente Iglesia guiada

por el Espíritu Santo (Hch 1,14; 2,1-4). Todos los creyentes se reúnen

para: -oír las enseñanzas de los apóstoles, -vivir unidos, -participar

en la fracción del pan y en las oraciones (Hch 2,42).       J. Castillo A

 

MUJERES CREYENTES

   Después de recibir la llamada de Dios, anunciándole que será madre del Mesías, María se pone en camino sola. Empieza para ella una vida nueva, al servicio de su Hijo Jesús. Marcha “aprisa”, con decisión. Siente necesidad de compartir su alegría con su prima Isabel y de ponerse cuanto antes a su servicio en los últimos meses de embarazo.

   El encuentro de las dos madres es una escena insólita. No están presentes los varones. Solo dos mujeres sencillas, sin ningún título ni relevancia en la religión judía. María, que lleva consigo a todas partes a Jesús, e Isabel que, llena del espíritu profético, se atreve a bendecir a su prima sin ser sacerdote.

   María entra en casa de Zacarías, pero no se dirige a él. Va directamente a saludar a Isabel. Nada sabemos del contenido de su saludo. Solo que aquel saludo llena la casa de una alegría desbordante. Es la alegría que vive María desde que escuchó el saludo del Ángel: Alégrate, llena de gracia.

   Isabel no puede contener su sorpresa y su alegría. En cuanto oye el saludo de María, siente los movimientos de la criatura que lleva en su seno y los interpreta maternalmente  como “saltos de alegría”.  Enseguida, bendice a María “a voz en grito” diciendo: Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre.

   En ningún momento llama a María por su nombre. La contempla totalmente identificada con su misión: es la madre de su Señor. La ve como una mujer creyente en la que se irán cumpliendo los designios de Dios: Dichosa porque has creído.

   Lo que más le sorprende es la actuación de María. No ha venido a mostrar su dignidad de madre del Mesías. No está allí para ser servida sino para servir. Isabel no sale de su asombro: ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?

   Son bastantes las mujeres que no viven con paz en el interior de la Iglesia. En algunas crece el desafecto y el malestar. Sufren al ver que, a pesar de ser las primeras colaboradoras en muchos campos, apenas se cuenta con ellas para pensar, decidir e impulsar la marcha de la Iglesia. Esta situación nos está haciendo daño a todos.

   El peso de una historia multisecular, controlada y dominada por el varón, nos impide tomar conciencia del empobrecimiento que significa para la Iglesia prescindir de una presencia más eficaz de la mujer. Nosotros no las escuchamos, pero Dios puede suscitar mujeres creyentes, llenas de espíritu profético, que nos contagien alegría y den a la Iglesia un rostro más humano. Serán una bendición. Nos enseñarán a seguir a Jesús con más pasión y fidelidad.

José Antonio Pagola (2012)

 

 

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Febrero 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones