Miércoles, 28 de Febrero del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  8148,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
BUSQUEN Y ENCONTRARÁN
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=1716&web=homilias-mensajes

Epifanía del Señor, ciclo C: 3 de enero  del 2016

Is 60,1-6  -  Ef 3,2-6  -  Mt 2,1-12

 

BUSQUEN Y ENCONTRARÁN

   Ante la persona de Jesús se puede actuar de diferentes maneras:

-El rey Herodes quiere saber dónde está Jesús, pero para matarlo.

-Los sacerdotes del templo y los maestros de la ley saben que Jesús

 ha de nacer en Belén, pero no hacen nada, permanecen indiferentes.

-Unos magos de Oriente, en cambio, guiados por una estrella,

 caminan y buscan a Jesús para adorarle y ofrecerle sus dones.

-Y nosotros, ¿a quién buscamos?... ¿a quién adoramos?...

 

Las autoridades de Jerusalén rechazan a Jesús

*Para determinados sectores de nuestra sociedad, que solo buscan

el poder político y económico a costa de la explotación de los débiles,

tienen en Herodes un modelo: él es ‘rey’… vive en un palacio…

Sin embargo, tiene miedo a un Niño pobre que ha nacido en Belén,

y para acabar con Él, ordena matar a los niños menores de dos años.

   Actualmente, los pocos privilegiados que nadan en la abundancia,

tienen miedo de perder sus privilegios, sus riquezas, su “buen vivir”.

Hoy -nos dice el Papa Francisco- todo entra dentro del juego

de la competitividad y de la ley del más fuerte, donde el poderoso

se come al más débil. Como consecuencia de esta situación, grandes

masas de la población se ven excluidas y marginadas: sin trabajo…

sin horizontes… sin salida… (‘La alegría del Evangelio’, n.53).

*En Jerusalén, se hallan también los funcionarios de la religión que

han convertido la casa de oración en una cueva de ladrones (Mt 21).

*Los maestros de la ley y fariseos son expertos en la Escritura.

Al ser interrogados, responden que el Cristo ha de nacer en Belén;

pero no hacen nada para seguir el ejemplo de los magos de Oriente.

   Más tarde, a estos especialistas en la Escritura, Jesús les dice:

Ustedes estudian la Escritura con mucho cuidado, porque esperan

encontrar en ella la Vida eterna; sin embargo, esa Escritura da

testimonio de mí y ustedes no quieren venir a mí para tener Vida…

Yo les conozco y sé que ustedes no tienen el amor de Dios (Jn 5,39ss).

 

En Belén, unos magos de Oriente adoran a Jesús

   Los magos de Oriente son personas que dejan su tierra, se ponen 

en marcha y emprenden una aventura buscando al verdadero Rey.

Este recorrido físico tiene relación con el camino de la fe,

que es una gracia divina para ponernos de pie… caminar… buscar…

encontrar… Ver dónde vive Jesús y quedarnos con Él (Jn 1,38s).

   Hoy, necesitamos arriesgarnos como hacen los magos de Oriente,

para salir de nuestros egoísmos, comodidades y costumbres negativas;

y encontrarnos con Jesús, tomando en serio el Evangelio que anuncia.

Aquellos magos solo tienen la luz de una estrella que les guía a Belén,

pero su mérito está en caminar… buscar… preguntar… encontrar…

porque, guiados por el misterio, sienten la necesidad de adorar

Entran en la casa. Ven al niño con María, su madre. Se arrodillan.

Le adoranAbren sus cofres. Le ofrecen: oro, incienso y mirra.

   Desde la época de los Santos Padres (siglo 4º) se dice que ofrecen:

oro porque Jesús es rey, incienso por ser Dios, y mirra por su pasión.

   Sin embargo, es más acertado lo que dice Santo Tomás de Aquino:

Oro, porque los padres de Jesús son pobres. Incienso, por el mal olor

que hay en el establo. Mirra, para la salud del niño (Lectura, n.201).

   Digamos algo sobre la pobreza…el mal olor…y las enfermedades…

*¿Hasta cuándo los pobres campesinos de la Sierra y los indígenas

de la Selva seguirán siendo expulsados de la tierra donde nacieron?

¿Por qué se permite a los que buscan y adoran el “becerro de oro”:

destruir la naturaleza y explotar a los pobres con salarios de hambre?

*Sobre el mal olor, escuchemos al Papa Francisco (Laudato si, n.21):

La tierra, nuestra casa, parece convertirse cada vez más

en un inmenso depósito de porquería. En muchos lugares del planeta,

los ancianos añoran los paisajes de otros tiempos, que ahora se ven

inundados de basura… Muchas veces se toman medidas solo cuando

se ha producido efectos irreversibles para la salud de las personas.

*Siendo el hambre la causa de tantas enfermedades, Paulo VI dice: 

Cuando tantos pueblos tienen hambre, cuando tantos hogares sufren

miseria, cuando tantos hombres viven sumergidos en la ignorancia,

cuando quedan por construir tantas escuelas, hospitales, viviendas

dignas de ese nombre, todo derroche público o privado, todo gasto

de ostentación nacional o personal, toda carrera de armamentos

se convierte en un escándalo intolerable (PP, 1967, n.53). 

J. Castillo A.

 

¿A QUIÉN ADORAMOS?

   Los magos vienen del Oriente, un lugar que evoca en los judíos la patria de la astrología y de otras ciencias extrañas. Son paganos. No conocen las Escrituras Sagradas de Israel, pero sí el lenguaje de las estrellas. Buscan la verdad y se ponen en marcha para descubrirla. Se dejan guiar por el misterio, sienten necesidad de “adorar”.

   Su presencia provoca un sobresalto en todo Jerusalén. Los magos han visto brillar una estrella nueva que les hace pensar que ya ha nacido el rey de los judíos y vienen a adorarlo. Este rey no es Augusto. Tampoco Herodes. ¿Dónde está? Esta es su pregunta.

   Herodes se “sobresalta”. La noticia no le produce alegría alguna. Él es quien ha sido designado por Roma “rey de los judíos”. Hay que acabar con el recién nacido: ¿Dónde está ese rival extraño?

   Los sumos sacerdotes y letrados conocen las Escrituras y saben que ha de nacer en Belén, pero no se interesan por el niño ni se ponen en marcha para adorarlo.

   Esto es lo que encontrará Jesús a lo largo de su vida: hostilidad y rechazo en los representantes del poder político; indiferencia y resistencia en los dirigentes religiosos. Solo quienes buscan el Reino de Dios y su justicia lo acogerán.

   Los magos prosiguen su larga búsqueda. A veces, la estrella que los guía desaparece dejándolos en la incertidumbre. Otras veces, brilla de nuevo llenándolos de inmensa alegría. Por fin se encuentran con el Niño y, cayendo de rodillas, lo adoran. Después, ponen a su servicio las riquezas que tienen y los tesoros más valiosos que poseen. Este Niño puede contar con ellos pues lo reconocen como su Rey y Señor.

   En su aparente ingenuidad, este relato nos plantea preguntas decisivas: ¿Ante quién nos arrodillamos nosotros? ¿Cómo se llama el “dios” que adoramos en el fondo de nuestro ser? Nos decimos cristianos, pero ¿vivimos adorando al Niño de Belén? ¿Ponemos a sus pies nuestras riquezas y nuestro bienestar? ¿Estamos dispuestos a escuchar su llamada a entrar en el Reino de Dios y su justicia?

En nuestras vidas siempre hay alguna estrella que nos guía hacia Belén.

José Antonio Pagola (2014)Los grupos de Jesús.

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Febrero 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones