Miércoles, 28 de Febrero del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  5617,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
5º Domingo de Pascua, ciclo B: 29 de abril del 2018
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=3869&web=homilias-mensajes


YO SOY LA VID VERDADERA


   Como buen campesino, Jesús de Nazaret anuncia el Reino de Dios,

utilizando comparaciones sencillas: El sembrador que va a sembrar...

El trigo y la mala hierba… La semilla de mostaza… La vid

   En el Evangelio de hoy, nos dice que Él es la vid verdadera,

y que sus seguidores deben estar unidos a Él para dar fruto;

caso contrario, se secan, son arrancados y arrojados al fuego.

  

Sin mí ustedes no pueden hacer nada


   En el salmo 80,  la vid es un símbolo del pueblo elegido

que fue liberado de la esclavitud de Egipto por el mismo Dios,

y conducido a una tierra fértil donde: echó raíces hasta llenar el país,

extendió sus ramas hasta el mar y sus brotes hasta el río Éufrates.

   Con el paso del tiempo, aquella viña -el pueblo preferido del Señor-,

en vez de producir uvas dulces, dio frutos amargos…

El Señor esperaba de su pueblo justicia y encontró muerte (Is 5,1-7).

   Jesús viene a cumplir la voluntad del Padre compasivo, a saber:

defender los derechos de los pobres, huérfanos, viudas, forasteros. 

Pero, esta misión le trae problemas de parte de las autoridades,

quienes, para quedarse con la viña del Señor y explotar al pueblo,

apedrean a los profetas, y matan al hijo amado del dueño (Mc 12,1ss).

Además, a los maestros de la ley que son unos hipócritas,

les gusta pasearse lujosamente vestidos, ser saludados en las plazas,

ocupar los primeros asientos; y, con pretexto de largas oraciones,

se tragan los bienes de las viudas (Mc 12,38ss).

   Sin embargo, Jesús que espera la conversión de todos, nos dice:

Un hombre tenía una higuera en su viña.

Fue a buscar fruto en ella y no lo encontró. Dijo entonces al viñador:

“Hace tres años que vengo en busca de fruto y nunca encuentro nada.

Córtala, pues solo sirve para agotar la tierra”. El viñador le dice:

“Señor, déjala todavía este año, cavaré alrededor y echaré abono,

a ver si da fruto; si no, el año que viene la cortarás” (Lc 13,6-11).


Permanecer unidos a Jesús para dar fruto


   Desde el Evangelio de Jesús, otro mundo es posible,

solamente, si los creyentes permanecemos unidos a Él, para dar fruto.

Cuántas cosas cambiarían, en nuestras familias y en nuestra sociedad,

si ponemos en práctica el ejemplo de Jesús, el Hijo amado del Padre,

que no vino a ser servido, sino a servir y dar su vida (Mc 10,42ss).

   ¿Hasta cuándo la industrialización salvaje y descontrolada,

seguirá destruyendo la vida del ser humano y de la hermana tierra?

Los “idólatras del dinero”, ¿hacen algo por los campesinos y nativos

que dejan sus tierras y, como migrantes, buscan salvar sus vidas?

Al respecto, san Agustín (354-430) en el Sermón 239,4, nos dice:

Que nadie se alabe porque acoge a un inmigrante.

Cristo lo fue, y mejor era Cristo acogido que los que le acogían.

No seas soberbio al acoger al pobre, ni pienses interiormente:

“yo le doy y él recibe, yo le acojo en mi casa y él carece de techo”…

Ciertamente, el migrante necesita pan, pero tú necesitas la verdad,

él necesita un techo y tú el cielo, él carece de dinero y tú de justicia.

   Ya en el siglo XVI, Pedro de Quiroga, clérigo, hizo esta denuncia:

Todo ha sido rapiña y codicia cuanto han tratado con nosotros…

¡Oh cristianos y qué heredad han dañado! No tienen razón cierta,

si dicen que la planta era mala o que no estaba la tierra dispuesta;

sino que plantaron mal y cultivaron peor (“Coloquios de verdad”).

 

La gloria de Dios consiste en que tengamos Vida plena


   Jesús no se preocupa por los ritos y las ceremonias del templo,

tampoco por la estricta observancia de las normas y costumbres,

impuestas por los fariseos, maestros de la ley y sacerdotes.

   Su preocupación es dar Vida plena a los niños, jóvenes y adultos;

y, por eso, Él mismo se identifica con los hambrientos y sedientos,

con los forasteros y desnudos, con los enfermos y encarcelados;

llamando a todos ellos “mis hermanos” (Mt 25,37-40).

   Ojalá los devotos de la Cruz de Cristo, oigan lo que dice san Pablo:

Cuando ustedes se reúnen, ya no comen la Cena del Señor;

porque cada uno se adelanta a comer su propia cena,

y mientras uno pasa hambre, el otro (el devoto) está borracho.

¿No tienen ustedes sus casas para comer y beber?

¿Por qué desprecian la asamblea de Dios,

avergonzando a los que nada tienen? (1Cor 11,20-22).   J. Castillo A.

 

CONTACTO VITAL


   Según el relato evangélico de Juan, en vísperas de su muerte, Jesús revela a sus discípulos su deseo más profundo: Permaneced en mí. Conoce su cobardía y mediocridad. En muchas ocasiones les ha recriminado su poca fe. Si no se mantienen vitalmente unidos a Él, no podrán subsistir.

   Las palabras de Jesús no pueden ser más claras y expresivas: Como el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo si no permanece en la vid, así tampoco vosotros si no permanecéis en mí. Si no se mantienen firmes en lo que han aprendido y vivido junto a Él, su vida será estéril. Si no viven de su Espíritu, lo iniciado por Él se extinguirá.

   Jesús emplea un lenguaje rotundo: ‘Yo soy la vid y vosotros los sarmientos’. En los discípulos ha de correr la savia que proviene de Jesús. No lo han de olvidar nunca. El que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante, porque sin mí no podéis hacer nada. Separados de Jesús, sus discípulos no podemos nada.

   Jesús no solo les pide que permanezcan en Él. Les dice también que sus palabras permanezcan en ellos. Que no las olviden. Que vivan de su Evangelio. Esa es la fuente de la que han de beber. Ya se lo había dicho en otra ocasión: Las palabras que os he dicho son espíritu y vida.

   El Espíritu del Resucitado permanece hoy vivo y operante en su Iglesia de múltiples formas, pero su presencia invisible y callada adquiere rasgos visibles y voz concreta gracias al recuerdo guardado en los relatos evangélicos por quienes lo conocieron de cerca y le siguieron. En los evangelios nos ponemos en contacto con su mensaje, su estilo de vida y su proyecto del Reino de Dios.

   Por eso, en los evangelios se encierra la fuerza más poderosa que poseen las comunidades cristianas para regenerar su vida. La energía que necesitamos para recuperar nuestra identidad de seguidores de Jesús. El Evangelio de Jesús es el instrumento pastoral más importante para renovar hoy a la Iglesia.

   Muchos cristianos buenos de nuestras comunidades solo conocen los evangelios “de segunda mano”. Todo lo que saben de Jesús y de su mensaje proviene de lo que han podido reconstruir a partir de las palabras de los predicadores y catequistas. Viven su fe sin tener un contacto personal con “las palabras de Jesús”.

   Es difícil imaginar una “nueva evangelización” sin facilitar a las personas un contacto más directo e inmediato con los evangelios. Nada tiene más fuerza evangelizadora que la experiencia de escuchar juntos el Evangelio de Jesús desde las preguntas, los problemas, sufrimientos y esperanzas de nuestros tiempos.                   


José Antonio Pagola (2012)


+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Febrero 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones