Miércoles, 28 de Febrero del 2024
$('#sl1').before('<div id="nav1">').cycle({
    fx: 'fade',
    speed: 300,
    timeout:  4026,
   	pager:  '#nav1'     }); 
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
Archivo Documentario de la Conferencia Episcopal Peruana
+ homilias mensajes
19º Domingo, Tiempo Ordinario, ciclo C: 11 de agosto del 2019
arzobispadodehuancayo.org/?idt=12&id=5100&web=homilias-mensajes

JESÚS NOS PIDE ESTAR VIGILANTES

   Para no preocuparnos demasiado por la comida, la bebida, la ropa...

Jesús dice: Busquen primero el Reino de Dios y su justicia (Mt 6,33).

   No se trata de amontonar bienes materiales sino de compartir,

pues la verdadera felicidad está en acoger a los hermanos de Jesús:

Estoy a la puerta y llamo. Si alguien oye mi voz y abre la puerta,

entraré en su casa, cenaré con él y él conmigo (Apc 3,20).

 

No tengan miedo

   Para dominar a la gente, los poderosos imponen temor y terror.

Es por eso que Jesús, mientras va formando a sus discípulos, les dice:

No temas, pequeño rebaño, pues el Padre decidió darles el Reino

porque donde está tu tesoro, allí estará también tu corazón.

   Mientras unos sueñan con una Iglesia rica, de masas, sin memoria,

el Evangelio de Jesús nos muestra el camino de una Iglesia servidora,

ligera de equipaje, en salida, pobre entre los pobres, misericordiosa…

   San Juan Crisóstomo (349-407), obispo de Constantinopla,

defendió -en sus homilías- a los pobres despreciados,

y, al mismo tiempo, denunció el lujo y la avaricia de los ricos.

Por esta opción evangélica, fue desterrado en dos oportunidades.

Antes de partir a Comana, en el Ponto (actual Turquía), donde murió,

dijo: Díganme, ¿qué podemos temer?

¿La muerte? -Para mí la vida es Cristo, y la muerte una ganancia.

¿El destierro? -Del Señor es la tierra y cuanto la llena.

¿La confiscación de los bienes? -Nada trajimos al mundo,

de modo que nada podemos llevarnos de él.

Yo me río de todo lo que es temible en este mundo y de sus bienes.

No temo la muerte ni envidio las riquezas.

No tengo deseos de vivir, si no es para el bien espiritual de ustedes

Cristo está conmigo, ¿qué puedo temer?

Que vengan a asaltarme las olas del mar y la ira de los poderosos,

todo eso no pesa más que la tela de araña...

Felices los servidores que están preparados

   Después de aquel llamado para confiar en Dios y superar el miedo,

Jesús sigue enseñando a sus seguidores, utilizando comparaciones.

*A quienes acumulan dinero, sin pensar en los pobres, Jesús les dice:

Vendan lo que tienen y repártanlo a los necesitados.

Actuando de esta manera, se tiene un tesoro en el corazón de Dios,

donde los ladrones no llegan ni la polilla lo puede destruir.

Hace falta liberarnos del poder del dinero, como lo hace Zaqueo:

Mira, Señor, la mitad de mis bienes se la doy a los pobres,

y a quien le exigí algo injustamente, le devolveré cuatro veces más.

Jesús le dice: Hoy ha llegado la salvación a esta casa (Lc 19,1-10).

*Tener ajustado el cinturón significa estar listos para actuar, trabajar,

hacer realidad entre nosotros una sociedad más humana y fraterna.

Muy lamentable la sumisión y pasividad de aquellos cristianos,

que no hacen nada para dar vida a quienes sufren pobreza y miseria.

*El tener las lámparas encendidas se relaciona con las buenas obras:

Ustedes son la sal de la tierra… Ustedes son la luz del mundo…

Procuren que la luz de ustedes brille delante de la gente,

para que, viendo el bien que hacen, alaben al Padre (Mt 5,13-16).

*La frase: si el dueño de casa supiera a qué hora vendrá el ladrón,

debe ayudarnos a estar siempre vigilantes para acoger, servir, ayudar,

y dar testimonio de seguir a Jesús, incluso entregando nuestra vida.

Es interesante la insistencia de Jesús para estar despiertos, atentos…

porque sería muy lamentable vivir sin tener meta ni objetivo alguno.

*Hay malos servidores que en ausencia y demora del dueño de casa,

aprovechan la situación para odiar y maltratar a sus semejantes:

El que ama a su hermano vive en la luz y no tropieza.

Pero el que odia a su hermano vive y camina en las tinieblas,

y no sabe a dónde va, porque la oscuridad ciega sus ojos (1Jn 2,10s).

   Jesús llama felices, dichosos, bienaventurados,

a los servidores que son fieles en acoger y servir a los necesitados,

sobre todo cuando el dueño de casa llega a la hora menos pensada.

A todos ellos el Señor les hará sentarse a la mesa y les servirá:

¿Quién es más importante, el que se sienta a la mesa o el que sirve?

¿No lo es, acaso, el que se sienta a la mesa?

Pero yo estoy en medio de ustedes como quien sirve (Lc 22,27).

   Felices aquellas personas que desde su pobreza: comparten el pan,

consuelan al que sufre, acogen al pobre abandonado.      J. Castillo A.

 

VIVIR EN MINORÍA

   Lucas ha recopilado en su Evangelio unas palabras, llenas de afecto y cariño, dirigidas por Jesús a sus seguidores y seguidoras. Con frecuencia, suelen pasar desapercibidas. Sin embargo, leídas hoy con atención desde nuestras parroquias y comunidades cristianas, cobran una sorprendente actualidad. Es lo que necesitamos escuchar de Jesús en estos tiempos no fáciles para la fe.

   Mi pequeño rebaño. Jesús mira con ternura inmensa a su pequeño grupo de seguidores. Son pocos. Tienen vocación de minoría. No han de pensar en grandezas. Así los imagina Jesús siempre: como un poco de “levadura” oculto en la masa, una pequeña “luz” en medio de la oscuridad, un puñado de “sal” para poner sabor a la vida.

   Después de siglos de “imperialismo cristiano”, los discípulos de Jesús hemos de aprender a vivir en minoría. Es un error añorar una Iglesia poderosa y fuerte. Es un engaño buscar poder mundano o pretender dominar la sociedad. El Evangelio no se impone por la fuerza. Lo contagian quienes viven al estilo de Jesús haciendo la vida más humana.

   No tengas miedo. Es la gran preocupación de Jesús. No quiere ver a sus seguidores paralizados por el miedo ni hundidos en el desaliento. No han de perder nunca la confianza y la paz. También hoy somos un pequeño rebaño, pero podemos permanecer muy unidos a Jesús, el Pastor que nos guía y nos defiende. Él nos puede hacer vivir estos tiempos con paz.

   Vuestro Padre ha tenido a bien daros el reino. Jesús se lo recuerda una vez más. No han de sentirse huérfanos. Tienen a Dios como Padre. Él les ha confiado su proyecto del Reino. Es su gran regalo. Lo mejor que tenemos en nuestras comunidades: la tarea de hacer la vida más humana y la esperanza de encaminar la historia hacia su salvación definitiva.

   Vended vuestros bienes y dad limosna. Los seguidores de Jesús son un pequeño rebaño, pero nunca han de ser una secta encerrada en sus propios intereses. No vivirán de espaldas a las necesidades de nadie. Será comunidades de puertas abiertas. Compartirán sus bienes con los que necesitan ayuda y solidaridad. Darán limosna, es decir, “misericordia”. Este es el significado original del término griego.

   Los cristianos necesitaremos todavía algún tiempo para aprender a vivir en minoría en medio de una sociedad secular y plural. Pero hay algo que podemos y debemos hacer sin esperar a nada: transformar el clima que se vive en nuestras comunidades y hacerlo más evangélico. El Papa Francisco nos está señalando el camino con sus gestos y su estilo de vida.  

José Antonio Pagola (2013)

 

+ Otras Noticias
+ Agenda Arquidiocesana
ENLACES
ENLACES
Calendario
    Febrero 2024
  • D
  • L
  • M
  • M
  • J
  • V
  • S
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ARZOBISPADO DE HUANCAYO © 2024
Dir. Jr. Puno # 430 - Hyo. Telef. - Fax: +51 064 239189
e-mails:arzohyo@gmail.com - Secretaria
      arzocomunicacion@gmail.com - Oficina de Comunicaciones
Area Contactenos - Comunicaciones